Calientes

Se activan con el calor de tu cuerpo y la fricción de las manos.  ¡Sóplalo y sentirás con más intensidad su efecto de calor!  Perfecto para un masaje en la espalda, nalga, piernas, cuello... ¡la noche perfecta!