y tu que putas quieres? el lado oscuro de la migracion hacia el norte

y tu que putas quieres?  el lado oscuro de la migracion hacia el norte
Escrito originalmente por Seux en Guiacereza.com

Al costado de la US 40, cerca al pueblito de Mevan  Nc. Existe un antro… que en términos latinos centroamericanos se les llama “Barras” lugares donde la migración a los EEUU trae mujeres campesinas, mujeres de fuego, mujeres con piel de selva urbana de todo el mundo… en ese lugar inicia ésta historia.

Estábamos parados esperando el Diablo,  El tren de los mojados, el tren de la muerte; esa línea férrea que recorre varios países centroamericanos… serpenteando las fronteras  desde Guatemala, Honduras, Salvador y finalmente en Mexico. Miles de migrantes montados en sus vagones, llevan un sólo sueño…cruzar la frontera americana en busca de mejores oportunidades de vida.

Dice Carlos, proveniente del Salvador: “Vine aquí al norte porque  huía de la pobreza y de la violencia en  mi país, violencia putrefacta que dejo la guerra civil y que hoy carga el lastre de la marginalidad incontrolable de los “Maras”.

Nuestro corazón se quedaban  en casa, con nuestras familias…pero no hay de otra!! Exclamo Carlos. Las miles de razones por las cuales cruzan los migrantes del mundo, son indeterminadas por tal motivo las fronteras de los países poderosos se cierran cada vez más.

Para sectores Republicanos (Partido Conservador de los EEUU) se deben construir más muros, más armas, más hombres que custodien la frontera. “No podemos arriesgar el futuro de nuestra nación”  dice Donald Trump. Olvidan que la miseria es generada por la incapacidad del sistema de brindar las oportunidades de vida digna a todos…

Dice Carlos que cuando la vio subirse al tren… creo que me enamoro cuando la vi!! corría a toda velocidad para montarse a la bestia, con su morral al hombro venia acompañada de otro hombre  que le ayudaba a no caer… “le pase la mano para que terminara se subir… me miro a los ojos y solo me dijo gracias” subirse es una odisea y llegar a los EEUU toda una aventura

Se sentaron al lado de Carlos  y este les ofreció agua… todos deben cargar el agua, es algo tan valioso como los dólares que deben entregar al coyote cuando lleguen a la frontera. Aproximadamente unos cinco mil dólares por cabeza… “la gente se miraba, como si se conocieran, pero lo real es que nadie se conoce con nadie” son miradas perdidas en el horizonte…todos miran al norte, olvidando su sur.

Recibió el agua y conversamos un poco. Es hondureña, como unas características especiales…mujeres de nalgas grandes y rostros indígenas. Venia acompañada de su novio, los dos decidieron viajar a los EEUU a probar suerte…”yo me imagino como será allá, tan grande como en las películas y donde los dólares llegan por montones” dice Lorena… todos imaginábamos como seria ese lugar extraño, aprender un nuevo idioma  y encontrar jale (trabajo) para pagar lo que prestamos para venir… dijo Santiago  novio de Lorena.

El viaje fue largo y encima de ese diablo intentábamos dormir, abrazados a nuestras pertenencias, un  morral de esperanzas. Sueños que se ´pierden a la distancia.

Nos bajamos en Piedras Negras (Coahuila México) un poblado en la frontera, y  de inmediato los diferentes coyotes recogieron los grupos y  nos separaron. En ese momento la perdí de vista…Dice Carlos;  Nos llevaron diferentes lugares para descansar  y comer algo de proteína… nos entregaron unas tortillas y tacos. Solo esperábamos que nos dieran la orden para partir.

Pasamos toda la noche  y todo el día, esperábamos que nos recogieran…solo nos dijeron que ahorráramos bien el agua y que guardaran los documentos  donde estuvieran bien seguros, todo en bolsas por si toca tirarse al Rio Bravo. Todos hicimos fila para pagar el dinero y solo quedamos a la espera de la salida.

A las doce de la noche dieron la orden de salir, nos montamos en unas camionetas y en diez minutos estábamos en el lugar por donde el coyote había decido pasar la frontera…. Corrimos a la barrera y comenzamos a caminar despacio por caminos llenos de piedras… el coyote decía que camináramos rápido y que nos tendiéramos entre los arbustos cuando el helicóptero pasara. 

Llevábamos como cuarenta minutos caminado, bordeando la entrada y en un momento la guardia americana encendieron las luces de sus camionetas   y comenzaron a disparar indiscriminadamente. Todos corrimos  y las balas zumbaban por todos los lados…oíamos gritos de Stop!! Stop!!  Yo solo corrí por donde pude, cuando pasaba por un arbusto me choque de frente con Lorena y caímos de bruces… el helicóptero iluminaba todos los caminos y solo nos quedaba tirarnos bajo los arbustos. Se abrazó a mi llorando, sentí su sudor y sus senos grandes que se pegaban a mi pecho…sólo le pregunte…donde quedo tu novio? No se? lo perdí cuando  iniciaron los disparos!!

Esperamos que el helicóptero pasara y corrimos de nuevo al sendero que nos llevó al caserío donde estábamos. El coyote nos recogió y nos llevó a una bodega grande… poco a poco fueron llegando las personas, entre ellos Santiago el novio de Lorena… solo se escuchaba que habían muerto dos y detuvieron una veintena de perdonas.

Nos dijeron que esperáramos, que al día siguiente  lo intentaríamos de nuevo… medio dormimos, nadie podía conciliar el sueño después del susto.

A las diez de la mañana nos dieron de nuevo las tortillas y los tacos, con botellas de agua. El calor era insoportable… sudábamos como locos, me dolía todo el cuerpo…era una situación deprimente.

A las dos de la tarde irrumpieron en la Bodega  diez hombres armados con fusiles y pistolas. Nos hicieron filar y nos empezaron a contar uno a uno…eran miembros de los zetas, el grupo armado que contrala ese lado de la frontera y maneja el negocio de la droga y el tráfico de personas… 

A los hombres nos separaron de las mujeres; éramos aproximadamente treinta hombres y unas nueve mujeres y dos niños.  Hablaron con los coyotes y cuando se iban a ir, uno de los hombres se fijó en una cubana y le dijo al comandante….hey comanche…yo quiero comerme a esta?  Dele hermano, muéstrele lo que es un hombre!!… le respondió el comandante.

Eso fue como si les hubieran dado permiso a todos,  se devolvieron  y cogieron a todas las mujeres a tocarlas. Le dijeron al coyote que sacara a los niños y que los esperara afuera… todas lloraban y pedían que nos les hicieran nada… nosotros no podíamos hacer nada, teníamos dos apuntándonos con sus fusiles… a lo lejos vi a Lorena, mientras era desnudada por uno de los hombres, sentí rabia y solo podíamos decir que no les hicieran daño… Santiago salió a defender a su novia…yo le cogí del brazo, pero fue imposible detenerle, se le fue encima al hombre, de una reaccionaron y lo cogieron dos de los que estaban cerca…el comandante dijo,,,chinguesen a este cabrón!! Para que nos respete… uno de ellos saco una puñal y de una le corto la garganta, haciendo caer de bruces… solo se oía como se ahogaba con su sangre… luego el comandante le disparo a un señor que estaba con su esposa… esto es para que no sigan diciendo nada y si continua el desorden los matamos a todos!! Exclamo el comandante 

Todo fue silencio… muchas de las mujeres, les pidieron que usaran condones, que no las lastimaran… Lorena estaba con la mirada perdida, no decía nada, sus senos desnudos eran tocados por las manos de ellos, el que la tenía cerca la arrodillo y se sacó el pene, y la obligo a que se lo mamara…todos los que quedamos… “guardamos silencio” la rabia contenida, el miedo real, la muerte de frente…fue doloroso, cómo lo es recordar.

A la cubana, el comandante la cogió y la penetro analmente, ella solo gemía del dolor… las otras eran folladas sin compasión, no utilizaron condones…no aceptaron los que las chicas les pasaron, muchas sabían que esto podía pasar en este cruce de la muerte.

Lorena estaba con dos penes en la boca…solo mamaba con desdicha, con asco brutal… yo la miraba mientras lloraba por dentro…(esta rabia sigue profunda hermano…dice Carlos.)

La cogieron entre dos y le quitaron el bluyín y la hicieron que se montara encima de uno de ellos, mientras el otro la penetraba analmente… le hicieron una doble penetración  y ella solo parecía un robot… (las lágrimas corren por las mejillas de Carlos)

Cuando terminaron, uno de ellos se percató que yo la estaba mirando y  le dijo al comandante… Él se paró y llego hasta donde yo estaba y me para de la camisa…pensé que me iba a matar. Quieres pinche canijo? Ahora te la vas a comer o te mato aquí mismo… se reían, mientras yo bajaba mis pantalones…pensé que me orinaría del miedo. Lorena me miro y cogió mi mano…como diciendo “no digas no” mira que te matan… todos reían y decían… a esta perra le quedo gustando!!! Ja ja ja ja  ella se acercó y me dijo…no te preocupes, ya nada importa…la tome por la cintura y la coloque de espaldas a la pared…el piso era sucio y no quería lastimarla…ellos gritaban… mételo Cabrón!! Demuestra que eres un hombre o te mueres…deslice mi verga dentro de ella… sentí miedo, mucho miedo hermano…(Carlos vuelve a Llorar)

Cuando la penetraba, ellos decidieron irse, sacando los cuerpos de Santiago y el otro compañero…yo aproveche para sacar mi verga de ella, la abrace y lloramos juntos…todos lloramos!!

El coyote regreso a las dos horas y nos dijo…ustedes saben que esto puede pasar…quieren Norte? Para llegar hay que sufrir!! Nos vamos ya…cogimos lo que pudimos y salimos cómo a las cinco de la tarde… fue rápido, cruzamos la frontera corriendo… yo le ayudaba a Lorena todo lo que podía…ella solo pudo decirme… me duele todo, estoy sangrando mucho!! Le di agua y se repuso...cruzamos la frontera, nos llevaron a unas casas cercanas y aparecieron unos camionetas…fueron sacando primero a las mujeres…ahí le perdí la pista, nos volvieron a separar y como a las diez  de la noche me sacaron a mi… mi tío me estaba esperando como habíamos acordado con el coyote…

Yo me lleve los números de unos compañeros, con la idea de algún día volvernos a ver… ese fue el último día que pase unas horas con ella… sólo me dijo gracias y cuídese mucho!! Se fue después de un fuerte abrazo.

Después de un año en este país… estaba trabajando en los campos de Texas, dándome duro para sacarme los verdes y poder mandar a mi familia.

Un compañero me llamo y me conto que la había visto trabajando en una barra aquí en Nc, en este pueblo y hasta aquí vine a buscarla… me la encontré nuevamente y la abrace y no me reconoció; tuve que recordarle quien era… me miro y me dijo… tu qué haces aquí? Y le dije…vine a buscarte!! Ella solo dijo…estás loco culero ¡! Se fue a charlar con un cliente…quede frio.

Espere a que terminara su trabajo y cuando salió la aborde nuevamente…le dije lo que venía a decirle!! Sabes, vine hasta aquí, porque  desde que te vi…me gustaste!!  Solo quiero saber si tengo alguna posibilidad?  Me respondió…Estas loco!!

Se acomodó la chaqueta que llevaba mientras me miraba…

Le pregunte…Tu que eres? Y ella me respondió con rabia…. SOY VIH POSITIVO!! Y se fue…

Desde ese día vengo…pero jamás hemos vuelto hablar!!

Posdata…sigo recogiendo historias de la calle, de la esquina, del trabajo. Concluyo que el hedonismo también puede ser protesta, puede ser historia narrada de voz a voz. Una forma de visibilizar la cotidiana batalla de miles de inmigrantes buscando el norte…

Publicación anterior Siguiente Mensaje