W o una obsesión pasajera IV

W o una obsesión pasajera IV
Escrito originalmente por agave en Guiacereza.com

Esa tarde no tomamos café, W estaba apurado, follamos en mi apartamento, apenas si cruzamos palabras, pues nuestras conversaciones suelen ser así, son nuestros cuerpos los que hablan; chupo y lamió mis senos como desesperado, como un animal hambriento. Se lo chupe, lo lamí, se vino en mi boca. Abrió mis piernas, froto mi clítoris muy rápido, desenfrenado, lo lamió en el momento de venirme, antes de anochecer nos despedimos, regreso a casa de L.

La noche no la pase sola, vino Angie, nos duchamos juntas, nos tocamos. Me dijo que notaba algo diferente en mi, me sorprendí del comentario, no suele hacerlos, más bien sucede que habla mucho de ella; me pregunto si salia con un hombre, no lo negué, pero no le di detalles, lo que no vi venir es notar algo de preocupación en la forma de hablarme, le dije que no pasaba nada, que era algo pasajero. Ella es mía, me dijo mientras metía sus dedos en mi vagina, noté que deseaba tomarme, tal ves desahogarse conmigo... se lo permití.

Esos días que tengo varios orgasmos, duermo bastante bien. Pero esa noche Angie no quería dormir, y no lo hicimos, exploramos nuestros cuerpos tan delicadamente como solemos hacerlo cada vez que nos vemos, mordí sus pezones, ella los míos, nos masturbamos mutuamente.

Al despedirnos, tomando un café, me dijo que tuviera cuidado con ese hombre, conteste que lo tendría, que no se preocupara.

Publicación anterior Siguiente Mensaje