W o una obsesión pasajera III

W o una obsesión pasajera III
Escrito originalmente por agave en Guiacereza.com

L me dijo que sospechaba que W estaba viendo a otra mujer, pensé que evidentemente en algún momento sucedería algo así, en donde tendría que controlar totalmente mis expresiones y no delatar un secreto como ese. Lo logre, le dije que por su atractivo lo mas seguro es que W padeciera de continuas insinuaciones, pero era algo que ella no podía evitar. Adicional a esto estaba su acento, que también tenia un poder con las mujeres, sobre todo con aquellas que se encontraban vulnerables, justo como lo esta L. No soy psicóloga clínica, entonces falle extraordinariamente en mi intento por calmarla, es más, creo que potencialicé sus preocupaciones.

Esa tarde W se vino en mi cara, fue abundante, y mientras me contemplaba si que su erección se reactivo, le dije que debía guardar algo para L, contesto aludiendo a que ella ya tenia suficiente, me puso en cuatro, me penetro, entre gemidos le pregunte que cuantas amantes tenia, dijo que con dos mujeres en su vida le bastaban; entonces me imagine que siempre fue ese muchacho que tenia dos novia, tal vez una rubia y una morena, o una negra y una pelirroja, como si necesitara siempre esa variedad limitada, solo si conociera sus limites, o mejor decirlo así: comprendía y resistía la suficiente complejidad de solo dos mujeres, tal vez una no es suficiente, y en ese sentido, tres serian inmanejables.

Lo saco y se vino en mis nalgas, sentí el semen caer por mis piernas, por mi vagina. Se fue y no supe nada más de L y W por un par de semanas. T tuvo más tiempo en mi vida, para ser más exactos, más tiempo en mi cama, más tiempo dentro de mi; como si de alguna manera intuyera que era su oportunidad, ya que si, he vivido una especie de duelo, extraño a W, aunque la vida son el me resulta más sencilla, pero mi cama son él... pero ahí esta T, como un jugador suplente que entra al partido a buscar ser titular, y lo ha hecho bien estas semanas, hemos follado hasta caer exhaustos.

W desapareció de mi vida después de haberme follado una tarde en mi apartamento, dejo mis nalgas cubiertas de su semen, me quede acostada en mi cama disfrutando esa sensación de semen caliente en la piel. Pero esto no va a ser tan sencillo, no señor, hoy 7 de Febrero, voy a tomar un café con W en la tarde, invitación que acepte sin apenas pensarlo. 

Publicación anterior Siguiente Mensaje