W o una obsesión pasajera II

W o una obsesión pasajera II
Escrito originalmente por agave en Guiacereza.com

La cama suena, las luces están encendidas, en mi campo visual unas sabanas blancas, mis manos se contraen de placer, una mano toma mi cabello, obliga a levantar mi mirada, veo mi reflejo en un espejo grande, estoy en cuatro y detrás de mi esta W, nuestras miradas se conectan. Me distraigo un segundo pensado en L.

L se había presentado esa tarde en mi apartamento, se mostraba angustiada, menciono que su relación con W era perfecta, y eso la asustaba, en la cama sentía una conexión que jamas había sentido en su vida, la entendí, seguramente muchas mujeres pueden tener esa sensación después de pasar una noche con W. Guarde silencio, casi no pronuncie palabras en ese monologo.

W lleno mis senos con su semen, se hizo a mi lado, froto mi clítoris, contemplaba mis senos, mi cuerpo que estaba lleno de él, cerré los ojos y me deje llevar. Ese día se quedo en mi apartamento, me despertó casi a media noche, dijo que estaba caliente y que necesitaba tomarme, no puse mucha resistencia, de nuevo la cama sonó, el cuarto se lleno de gemidos, y mi vagina se lleno de su semen, lo hizo dos veces antes de quedarse dormido, de mi parte no tuve ningún problema de volver a dormir.

Ese día en el trabajo solo pensaba en W, tema que no es muy usual en mi vida sexual, ya que normalmente puedo trabajar bien, y solo en los momentos de descanso dedico algunos minutos a recordar la noche anterior, en pensar si lo disfrute, si volveré a invitar a esa persona a mi apartamento, o si por el contrario fue algo de una sola noche y ya. Muy pocas veces sucede que me es difícil concentrarme en el trabajo, y W ha tenido ese efecto en mi vida. Decido aceptar una invitación de T, tuvimos una noche de sexo no hace mucho, estuvo bien, no extraordinario, creo que le hace falta algo de seguridad en si mismo, y tal vez ver menos porno.

Esa noche follamos con T, estuvo mejor, aveces sucede que en la primera cita hay hombres que se muestran tímidos, y luego te sorprenden, y esa noche justamente sucedió eso, fue como si T hubiera imaginado ese segundo encuentro por días, como si estuviera casi planeado o más bien, como si en algún momento tomara la decisión de tener una actitud totalmente diferente. Funciono lo que hizo, me hizo suya, y tome una buena cantidad de su semen. Pero en la mañana siguiente, extrañe la calentura de W.

Publicación anterior Siguiente Mensaje