W o una obsesión pasajera

W o una obsesión pasajera
Escrito originalmente por agave en Guiacereza.com

Conocí a W el 3 de Enero de 2019.

Pensé un buen tiempo cómo empezar este relato, y al final solo hice caso a lo que retumbaba en mi cabeza, y es que ha estado muy presente en mis pensamientos estos últimos días, así que así inicio todo... Conocí a W el 3 de Enero de 2019. Estaba sola en un café, me encontré con L, una buena amiga de hace un par de años; iba con W, su novio, su amante, su amigo, lo presento como su novio, W me dio la mano y resulto como si ese contacto fuera un intercambio de energía poderoso y compatible, vale decir que rayos X y rayos Gama se encontraron y han tenido un resultado indescifrable, tan ignorante soy de física como de algunas relaciones entre un hombre y una mujer.

Tal vez es una sensación en la que intuyes o tienes la certeza que eso no va a terminar bien, que seguramente alguien saldrá herido, o simplemente que algo (no sé qué) se desintegrara, desaparecerá y algunas personas pueden llegar a extrañas ese algo. Pero a pesar de eso... simplemente sigues adelante, con miedo eso si, pero con una extraña y hasta molesta determinación. 

Conocí a W el 3 de Enero de 2019, casi va a ser un mes. Un mes desde que L, despreocupadamente se fue y nos dejo solos, W me dijo que era de Brazil, de una ciudad que según entendí es cerca a Sao Paulo (Juis de f.... Luis de...), bueno nunca me he tomado la molestia de verificar. W es alto, de tez blanca, imagino que de la "parte alemana de Brazil", cabello es de un rubio opaco, sus ojos parecen grises, pero por momentos se ven verdes, es antropólogo, dicta clases en una Universidad, dice que no tiene hijos, vive solo.  Hablar con él es bastante entretenido, ha vivido en el amazonas y en África, conoce culturas tan diferentes y variadas, y en tan poco tiempo, W solo tiene 23 años de edad, por la barba se ve algo mayor, pero si no la tuviera es posible que aparentara mucho menos de lo que tiene. En su brazo derecho tiene un tatuaje, menciona que es una serpiente azteca, alguna especie de dios.

Conocí a W el 3 de Enero de 2019, pero esa noche fui sola a casa, pensando en olvidar esa tarde y desear que L y W construyeran una bonita relación, creo que L lo necesita. 

Cometí un error el viernes siguiente, fui a tomar algo con ellos, L se paso de copas, fuimos al apartamento de W, follaron y no me invitaron, me quede en el otro cuarto viendo TV, me excite no lo niego, pero nada más. W entro después a mi cuarto, se presento sin tocar, solo abrió la puerta y ahí estaba, desnudo y con una erección. Desabrocho mi pantalón y no hice nada, lo deje que hiciera lo que deseaba, me desnudo, me beso, chupo mis senos. Me dijo que L se había quedado dormida, que siempre se quedaba dormida y él necesitaba más; me penetro, e inmediatamente me percate de su calentura, no era normal.

Se vino rápidamente, deje que se viniera adentro de mi, sentí como mi vagina era llenada por su abundante semen; pero no se detuvo, siguió, parecía que había guardado toda esa energía por meses, por momentos pensaba en L, que estaba en la otra habitación supuestamente dormida, no quise hacer ruido, pero el movimiento de W no tenia contemplación o prudencia, no había ninguna preocupación por generar ruido. Se vino de nuevo, y yo con él, mi vagina parecía no tener más espacio para su semen. 

Esa noche huí del apartamento de W, tuve miedo, tuve esa sensación, esa certeza que habría consecuencias no muy agradables. Tome un taxi, eran las 2 de la mañana. En la tarde L fue a mi apartamento. 

Publicación anterior Siguiente Mensaje