Vestido Azul III: ¿tragedia o comedia?

Vestido Azul III: ¿tragedia o comedia?
Escrito originalmente por agave en Guiacereza.com

Todo lo que había dicho eran mentiras, no se había divorciado, no vivía solo, y me enteré de la peor forma posible, y es que lo que sucedió puedo comprender que tiene un lado cómico, pero para mí que lo viví las ultimas semanas ha sido una pesadilla. Y pensaba que esto solo sucedía en las películas.

La mañana siguiente este hombre calvo que no me había dicho su nombre, me despertó chupando mis senos, dándome dedito, luego bajo y lentamente lamió mi clítoris, me retorcí de placer, luego le dije que se lo quería chupar, se sentó en la cama y lo lamí, chupe. Enseguida me tomo de los tobillos, puso mis piernas en sus hombros y me penetro, lo vi sudar, y respirar con dificultad, bajo mis piernas y dejo caer su peso sobre mi cuerpo, me miraba a los ojos, su respiración cada vez le resultaba más difícil, se vino, se retorció, como si convulsionara más de la cuenta, luego descanso.

Creo que ese fue el momento exacto en que el hombre calvo murió, pero en ese momento solo imagine que estaba exhausto por el esfuerzo, y que podría haberse quedado dormido, sin embargo, hasta un hombre dormido respira ¿no es así?, pues este dejo de hacerlo en un instante; no imaginan el esfuerzo tan grande que tuve que hacer para hacerlo a un lado, cuando lo hice, trate de escuchar el corazón, pero no escuche nada, coloque un espejo bajo su nariz y se mantuvo limpio. Fue la primera vez que tuve que enfrentar algo así, me quede paralizada con esa sensación de irrealidad... Pero todo era muy real, hice la llamada y en media hora llego la ambulancia. ¿debía ir con él?, ¿o acaso era mejor ir a casa?, decidí ir.

Unas muy aburridas horas después conocí a su esposa, me saludo con una cachetada, me quede en silencio, me grito que todo era culpa mía. Tuve que dar muchas explicaciones a muchas personas.

Esa noche R me escribió, dijo que quería verme, que soñaba verme con mi vestido azul, acepte verme con él; follamos a pesar de que aun seguía asustada, él me noto diferente, dijo que quería mi culo otra vez, supe entonces que quería lastimarme de nuevo, pero esta vez se lo permití, no opuse resistencia, me puso en cuatro, me tomo del cabello y me penetro sin rastro de compasión. Grite... esta vez no tapo mi boca.

https://pensamientoslibidinosos.blogspot.com/

Publicación anterior Siguiente Mensaje