Vamos... quiero ver como se la culea!!

Vamos... quiero ver como se la culea!!
Escrito originalmente por Seux en Guiacereza.com

Vamos… quiero ver como se la culea!!

"Sentados en la cama observando la tele, en un abrazo letárgico y unos besos inocentes que más parecían chispas de chocolate, que hacían que mi bóxer se mojara"

Tenía 17 años cumplidos  y una novia de barrio para mostrar en las empinadas calles de la comuna uno de la ciudad de Medellín, lugar de mujeres hermosas y cautivantes, desparpajo de cuerpos torneados por los recovecos y la pobreza real… “no hay mucho alimento, pero si mucho sabor” como la Rosario tijeras  y la Manuela de piel morena y piernas de acero, asesinas sin temor…

Mi novia Jazmín tenía unas piernas hermosas y un rostro angelical… se movía candentemente cuando caminaba y su sonrisa brillaba al calor de la barriada. Era hermoso verla pasar y más hermoso ver su cuerpo desnudo y sentir su traspiración que quemaba mi cuerpo y ese olor a perfumes que invadía el ambiente.

En una de las visitas admitidas por la mamá. Como siempre Martes, Jueves, Sábados Y Domingos, dos horas por variar, una tanda de besos, una erección fenomenal y una paja segura antes de ir a dormir… No había chat, Messenger, webcam, ni celular, los encuentros eran reales, piel con piel, sabor a sabor.

En una noche de verano, Sentados en la cama observando la tele, en  un abrazo letárgico y unos besos inocentes que más parecían chispas de chocolate que hacían que mi bóxer se mojara de una forma descomunal. Metiendo suavemente mis dedos por dentro de su camisa, palpando su ombligo y subiendo hasta su sostén para tocar parte de sus senos… mis dedos sudaban al tacto con su piel; veía en imágenes su pezón rosado, duro, cómo una diamante que me quemaba cuando pasaba sutilmente.

Me sonreía y depositaba un beso, dejando entrar su lengua húmeda en mi boca, besos sabor a  agua de panela limpia y a Ron de Medellín. Caliente bocanada de sexo y humedad.

En una de esas pausas... se escuchó un gemido brutal que provenía de la alcoba siguiente; era un sonido de placer que se confundía con el nuestro, pero diferente, era feroz y rompió con la calma de esa noche.

Le dije… alguien está  haciendo el amor en la otra alcoba? Ella me respondió… sí, es mi madre con su novio. ¡! Vamos… quiero ver como se la culea!! Yo le dije, pero cómo? No ves que es tu mamá? Sólo me respondió… bobito,  ella y yo nos tenemos mucha confianza, somos muy buenas amigas.

Perturbado asumí el reto que me proponía y despacio fuimos hasta la puerta de la alcoba. Donde absortos veíamos como el novio de su madre le chupaba la concha de  una manera brutal. La tenía con las piernas abiertas  y pasaba su lengua de arriba hacia abajo, deteniéndose en su culo para juguetear con el de una forma placentera para ella.  El voltio a mirarnos... sonrió  y siguió haciendo  su fellatio tranquilamente… era una voyerismo admitido de forma filial, era un ambiente sexual, salvaje, que hacía que  mi verga estuviera con una erección fenomenal.

Su madre nos miraba con cara de lujuria y se masturbaba con mayor rapidez, el decidió ponerla en cuatro y meterla la verga profundamente, ella no dejaba de mirarnos con esos ojos de lujuria, mientras era clavada por esa verga delgada pero larga, que se metía en su concha produciendo un sonido bestial.

Nosotros estábamos ahí paralizados!!...yo solo reaccione a los pocos minutos y  empecé a rosar por encima de la pantaloneta la concha de Yazmin, que sólo gimió y me devolvió lo mismo. Tocaba mi bulto por encima del pantalón, palpando mi verga, mientras yo hacía lo  mismo con su concha.

Decidí meter los dedos dentro de su pantaloneta y sentí sus tangas húmedas y su chocho caliente. Sin más preámbulos corrí la tanga y palpe su concha encharcada hasta más no poder… ella gimió y me devolvió lo mismo…saco mi verga del pantalón y comenzó a pajearme suavemente. Con un movimiento unísono que parecía demencial.

Al frente teníamos un espectáculo fenomenal... su madre estaba siendo clavada por su novio y nosotros nos estábamos masturbando sin contemplación. Situación que veíamos como los calentaba a ellos tambien; tanto que la mamá de Jazmín se vino con un grito ¡!recíbeme!! él le respondió… dale mami, te recibo.  

La mamá de Jazmín nos decía… les gusta? Y seguía pajeando su concha con ganas de otro orgasmo. Se retiró de esa posición y se puso de rodillas para mamarlo completamente… nosotros no respondimos, sólo estábamos ahí disfrutando de esa lujuria colectiva.

Mis dedos encharcados salían y entraban de la concha húmeda de jazmín y ella me apretaba la verga suavemente… el novio de su madre no aguanto tan  fuerte mamada y se vino…solo alcanzo a decir ¡!trágatela toda ¡! A lo que ella respondió… todita papito, hasta la última gota. Y se veía como esa leche caía en su cara y su boca… después sólo fueron suspiros y gemidos…le limpió la verga con su boca y nos dijo… les gusto?  Yo solo alcance a decirle un SI… cuando jazmín se vino en mis manos. Su leche corría por mis dedos, se abrazó a mí para no caerse y dijo suavemente… recíbeme. 

Rápidamente se repuso y sólo sonrió. Todos sonreímos  y sin decir nada nos fuimos como llegamos… ningun comentario, todo fue silencio. Yo pensé que todo había terminado allí y que seguiría mi polvo en la concha de Jazmín.

Ya en la cama y ante mi desesperación,  sólo me dijo... espera!! salió de la habitación nuevamente; pero regreso enseguida. Se arrodillo y se metió mi verga en su boca, suavemente mamaba mi cabezote y pasaba su lengua por mis bolas… ya estaba a punto de venirme, cuando llego la mamá de Jaz y  le dijo... puedo ver? Y yaz le respondió afirmativamente… sí,  !!mira como lo hago!! yo no lo podía creer, nuevamente estaba pasando. Metió mi verga profundamente en su garganta y se movía suavemente.

Yo miraba su boca en mi  verga y de reojo la cara de morbo de su mamá... que adrenalina pura, tan fenomenal. La mamá de Jaz, susurro suavemente… Ponla a tragar y eso fue el detonante... Me vine sin poder parar, mi leche atragantaba su garganta… y mis manos apretaban su cabello largo, negro, su boca en mi verga y su madre mirando desnuda. Sólo dijo gracias y se fue…

No hubieron preguntas, ni cuestionamientos, ni palabras que argumentaran lo explícito. Entendí  que la complicidad humana es profunda y no tiene miramientos morales, que las pulsiones de deseo son tan fuertes, que rompen con los Tabúes sociales. Que el amor profundo supera cualquier límite humano impuesto socialmente, porque es humano y va  más lejos que las normas mismas.

Aunque Jazmin murió tiempo después en un accidente de tránsito… la recuerdo como si fuera ayer, la novia de aquel verano, de aquella noche de locura, mi amiga fiel  y amante feroz

Publicación anterior Siguiente Mensaje