Una semana en ND

Una semana en ND
Escrito originalmente por agave en Guiacereza.com

Nunca soñé con conocer esta ciudad, jamas llamó mi atención, en ningún momento habría pedido pasar una semana acá, pero creo que así aveces suceden las cosas en la vida, un día simplemente te solicitan en el trabajo que debes ir, y en efecto no hay forma de negarse, simplemente algunas personas toman decisiones y hay alguien que debe ejecutar. Fue un viaje largo, odio los viajes largos, me ponen de mal humor, y este fue increíblemente desesperante.

ND es una ciudad extraña, jamas había visto tanto contraste; de repente estas en un café y por la ventana puedes ver el edificio más lujoso a un lado y en el otro el barrio más pobre; en ND hay demasiada gente, demasiado ruido, la comida aun no logro decidirme si me gusta o no. 

Nunca me había sentido tan observada, los hombres aquí te miran de manera extraña, si me siento deseada pero resulta ser intimidante, a lo mejor no debería mostrar mucha piel. No me atreví a salir de noche. Me quede en el hotel, un hotel bastante agradable, tranquilo, no hay muchas personas. Un empleado del hotel fue especialmente amable, pero me miraba extraño, genero en mi desconfianza.

Una noche entro en mi habitación, uso una llave maestra, me asuste, él actuó, se acerco, me tomo y me beso, no dijo nada. Me desnudo a la fuerza, estando en la cama me penetro con pocos preliminares, me dolió un poco, me adapte, comencé a disfrutar sin mucho esfuerzo. Su ritmo era rápido, fuerte, seguro, entre gemidos pensaba que pronto se vendría, pero no era así, me vine dos veces seguidas y él como una maquina mantenía el ritmo, parecía tener un auto-control especial. Quise dominarle, cambiar de posición, pero no lo permitió, luego se vino en mis senos y mi cara, su semen era abundante, casi como agua.

Al terminar me sentí exhausta, adolorida, él se fue, no dijo nada. Al día siguiente no lo vi en el hotel.

Publicación anterior Siguiente Mensaje