UN TRIO MAS APROVECHANDO LAS FIESTA DE PUENTE NACIONAL

UN TRIO MAS APROVECHANDO LAS FIESTA DE PUENTE NACIONAL
Escrito originalmente por MIGUELYVALERIA en Guiacereza.com

Como es costumbre, x nuestra experiencia, esperamos las ferias y fiestas d nuestro muniicpio o del municipio cercano, para lograr concretar un trio excitante.

Esta vez no fue la exepción, ya q mi esposa y yo salimos a las fiestas en busca de pasr un momento agradable, y también d lograr un encuentro + con mi esposa, pero la sorpresa fue la persona encontrada esta vez, fue un antiguo jefe de trabajo.

Sábado x la noche mi esposa y yo invitamos a las fiestas a un par de amigos, Carlos y Julian, estuvimos bebiendo vino y bailando, luego d tomarnos unas copitas todos eran ya las 12 de la noche cuando Carlos dijo que tenía que irse que al día siguiente madrugaba.

Nos quedamos los tres solos, mi esposa le dice a juan que nos fueramos para la casa q estariamos + tranquilos y q habia vino en la casa, ya mi esposa tenia en su mente lo q deseaba, y nos fuimos a la casa y en la sala  tomabamos otros tragos más para terminar la botella de vino. Entre las risas y todo mi esposa puso sin querer una película erótica, su intensión era otra, el error d ela pelicula no era verdad, era solo casualidad,  nos dimos cuenta a los 5 minutos que las escenas empezaban a subir de tono, nosotros bromeabamos y decíamos lo que iba pasar, que si se la penetraba x dtras, que si le hace una mamada.

El caso es q a los 15 minutos los tres estabamos ya bastante bebidos y excitados por la película, mi esposa me hizo un gesto y los dos miramos al paquete de Juan que sin duda había aumentado considerablemente de tamaño, el nos miró a los dos con cara sorprendida, pero mas se sorprendió cuando mi esposa con su mano empezó a pasarla por su pene, yo mientras tanto me puse detrás d mi esposa y comencé a acaricarle sus pechos, sus pezones comenzaban a ponerse duros poquito a poco.

Ante el asombro de Juan mi esposa le abrio el cierre y sacó su pene, no era muy grande pero si gruesa, mi esposa se la llevó a la boca y comenzó a lamersela lentamente, los tres en el sofá, mi esposa sobre el pene de juan, comiendosela todita, yo le fui bajando los pantalones a mi esposa y le quité sus tangas y empezé a lamerle su vagina y su ano x detrás mientras ella hacía la mamada a juan.

Mi pene estaba duro, mi esposa me dijo, metemela miguel, yo no tardé nada en colocar mi pene dentro de su vagina y empezar a embestirla, ella cada vez estaba mas excitada, juan empezó a reaccionar y con sus manos manoseaba los pechos de mi esposa, los acariciaba una y otra vez.

Nos colocamos bien y juan se puso debajo de los pechos de mi esposa y empezó a comerselos, mientras mi pene entraba y salía de su vagina, cada vez + fuerte y + rapido, le empujaba fuerte hasta que mis huevos chocaban con su culito, mis manos le daban cachetes en sus nalgas mientras juan mordisqueaba sus pezones.

Ella estaba en un éxtasis total, yo estaba excitado de ver como mi esposa estaba disfrutando tanto, sin embargo cuando mas disfrutó, fue cuando sintió como el pene de juan se acercaba a su vagina, ella se la metió toda dentro y empezó a cabalgar sobre el, pronto se colocó bien para sentir como mi pene entraba poco a poco en su vagina y después en su ano y sentir dos penes dentro de su vagina, uno tras otro le embestiamos con nuestros penes para darle todo el placer que ella quería.

No tardamos en llegar y ella agotada se recostó sobre el sofá y se quedó mirandonos, agarró el pene de los dos y siguió haciendonos una rica paja, sus manos apretaban fuerte y subía y bajaban hasta los huevos, se veía que disfrutaba mucho del momento, cuando estabamos a punto ya de llegar d nuevo, ella se movió y dejó que nuestro semen saliera y regara sus pechos.

Fue un momento delicioso ver como se acariciaba sus pechos embarrados de la leche. juan y yo empezamos a cariciarle sus pezones, mientras ella con su mano acariciaba su vagina, a lo que yo me fui y con mi lengua comenzé a lamerle sus labios, a meter mi lengua hasta el fondo de su vagina rica, mientras juan le comía las tetas sin parar ni un momento.

Su vagina estaba palpitando cada vez con mas intensidad, sus piernas se movían al compás de mi lengua entrando y saliendo de su vagina, estaba ya a puntito de llegar al orgasmo, ahí retiré mi lengia y la embesti con mi pene y se la metí de golpe al fondo de su vagina y empezé a darle fuerte y duro hasta el fondo, no tardó mucho en tener un orgasmo y mientras yo terminaba ella tuvo el segundo.

Terminamos ese momento sobre las 2 de la mañana, cansados pero satisfechos de la experiencia.

Publicación anterior Siguiente Mensaje