Un paquete inesperado, dos por uno

Un paquete inesperado, dos por uno
Escrito originalmente por Gelu en Guiacereza.com

Platicabamos en la reunión donde eramos en total 5 personas. Ese día mi esposa estaba cuidando a su mamá en el hospital Federico Lleras de Ibagué y no pudo acompañarnos. La cena fue un sabroso pollo bañado en vino. Hablamos de todo un poco y bueno Carlos le dijo a su esposa que era hora de partir. Se despidieron y yo les dije me voy también, ustedes querrán descansar. 

Acordamos que me iría al acabar la botella de vino, que estaba ya a media botella. Fui al baño a orinar y cuando llegue Erika no estaba en el salón. Me dijo Alberto que ya regresaba y la sorpresa fue mayor cuando ella entró con la botella llena y una pijama transparente. Se acercó a su esposo y le dio un beso ardiente, las lenguas salieron de sus bocas y empezamos a mostrarse cada vez más. 

No alcance a pararme cuando ella cogió mi mano y la puso en sus senos. Alberto me mandó la mano a la verga y no tuve tiempo de reaccionar de manera negativa. Acerque mis labios a la boca de Erica y Alberto empezó a besarme el cuello. No lo esperaba pero me gustó. Son esos momentos que pocas vece sse repiten. Alberto se alejo un poco y se quitó el pantalón y la camisa rapidamente. 

Quedo en calzoncillos y volvio a donde su esposa a quitarle el baby dol, yo solo me corrí un poco y desaboche mi pantalón. Los dos se acercaron y me terminaron de desvestir. En esos momentos ella bajo hasta mi verga y los labios de Alberto se unieron a los míos. Estaba totalmente mojado. 

Empezamos ahora los dos a besar a Erika, era como recorriendo ese cuerpo con mucha pasión. Las tetas hasta que llegamos a la vagina, los dos nos turnabamos esa concha y ella solo gemía. En el momento que estaba pegado decidí chuparle la verga a Alberto y me quede un rato ahi. Los tres estabamos disfrutando mucho. 

Otra vez cambiamos de roles y esta vez era Alberto quien pedía que lo besara nuevamente mientras Erika seguía chupandome la verga. Yo no aguante más y pedi condones, queria penetar a Erika que tenia un clitoris a reventar, meti mis dedos y ella seguia arqueandose. Alberto me puso el condón con la boca. Lo metí en esa concha y tratamos de hacer una doble penetración pero no salio la cosa. 

Alberto entonces empezó a chuparme mi culo y me puso a mil. En un cerrar de ojos me puso una crema y me metio parte de su trozo. Pegue un grito pero al momento fue de placer. Así duramos como 15 minutos hasta que se vino. Yo ya estaba satisfecho. Luego nos bañamos, me quite el olor a sexo y terminamos la botella. 

Hemos tenido otro encuentro, nos volamos de la oficina para compartir ya en sano juicio. Esa es otra historia. 

Publicación anterior Siguiente Mensaje