Un encuentro con mucha piel

Un encuentro con mucha piel
Escrito originalmente por TatiRes en Guiacereza.com

La espera había sido mucha, conté los días en mi calendario para esa fecha, el 16 del mes, el tan esperado 16; Yo, yo estaba sentada allí esperando su llegada… mis manos inquietas y mis piernas no dejaban de moverse, sus mensajes diciéndome que estaba cada vez más cerca hacían que mis nervios crecieran más y más, todo en mi temblaba y más porque sabía lo que deseábamos de ese encuentro, lo habíamos hablado tanto que me parecía que ya lo había vivido, en un momento levante la vista y mi mirada se cruzó con la suya, los nervios solo me permitieron sonreír y bajar la mirada, él se sonrió y se sentó frente a mí, una sonrisa nerviosa salió de sus labios y mis nervios solo me permitieron corresponder de la misma manera,  a pesar de los nervios de la situación él logro encajar un par de palabras y entregarme una obsequio que tenía en su mano, la recibí  y torpemente logre abrirla dentro de ella un elmo de peluche, una caja de chocolates y unas galletitas muy especiales, luego de esto hablamos un poco pedimos la cena y entre risas fuimos rompiendo la tensión que nos rodeaba, estando en la mesa roso mis manos un par de veces, hasta que tomo mis manos  y me dio un beso, fue lindo, y además de lindo el rose de sus labios en mi piel causo cierta reacción en mi entrepierna, terminada la cena nos levantamos de la mesa y fuimos a la calle para  tomar un taxi, el poso su mano en mi espalda y eso provoco que mi cuerpo reaccionara, añoraba sentir sus manos en mi desde hace mucho, me guio para entrar en el taxi, allí pidió mi aprobación para dar la indicación de ir al motel, yo  entre nervio y sonrisas le dije que sí, entre el deseo y los nervios mi cuerpo batallaba,  el paso su brazo sobre mis hombros, estábamos más cerca y un beso fue inevitable, ese beso fue el inicio de una conexión que pendía a gritos más piel, más besos, sus manos jugaron un poco con mis piernas sin atreverse a mucho, luego un segundo beso más intenso que el primero se dio, sentir sus dedos deslizándose entre mi cabello mientas sujetaba mi cabeza para besarme hizo que la humedad de mi panti creciera, deseaba sus besos sus caricias; llegamos al lugar bajamos del taxi y dentro de la habitación mis nervios estaban en su máxima expresión, me senté al borde de la cama, respire profundo tome fuerza me levante y camine hacia el interior de la habitación nos cruzamos el poso su mano en mi vientre y yo la sujete con la mía, mientras el quedo tras de mí, besando mi cuello, agitando mi respiración, sentí como la humedad de inundaba, sus manos jugaron con mi cuerpo, mi cintura, mis senos,  poco a poco la los botones frontales quedaron abiertos y la lencería quedo expuesta, jueguito adecuado para la ocasión, luego me puso frente a él y nos besamos con deseo con locura con pasión, me tomo en sus brazos y me  cargo sin dejar de besarme me puso suavemente en la cama,  poco a poco fue bajando con besos por mi cuello así estuvimos un tiempo, el sobre mí rosándonos mientras nos besamos apasionadamente , nos pusimos de pie y mi vestido y su ropa quedaron por el piso pude ver la humedad en su pantalón, eso me dio una idea de lo mucho que estaba disfrutando la situación, pude sentir que estaba súper duro, y muy muy mojado, nos tendimos en la cama y me beso de una manera deliciosa, bajo por i cuerpo, jugo con mis senos mientras con besos los comía nuestras lenguas se encontraron besando mis pezones, tome mis senos para ofrecerlos a su boca mientras cada rose me hacían estremecer,  se posó ente mis piernas, quito mi panti y teniendo total acceso a mi sexo a la humedad que de él salía, me beso de tal manera  que mi cuerpo solo podía reaccionar moverse del placer, su lengua jugo de una manera maravillosa con mi sexo, con cada paso por mi clítoris la corriente que recorría mi cuerpo era inevitable, luego sus dedos empezaron a juguetear, entrar y salir, la combinación con su lengua produjeron un orgasmo maravilloso, mi cuerpo temblaba, hacia tanto tiempo que esa sensación no me recorría que solo pude cerrar los ojos y disfrutar de ese momento, mientras podía sentir sus manos acariciando mi cuerpo, nos besamos aun tratando de recobrar el aliento, luego de tan deliciosas caricias correspondí a ello con caricias en hombría, llevándolo todo dentro de mí, podía sentir como se estremecía cuando llegaba a mi garganta,  y lo repetía para que el pudiera disfrutar, bese sus huevos uno a uno, fiándome en no dejar espacio sin acariciar, pasando mi lengua desde la base hasta el glande, sentía como su cuerpo se tensionaba, pidió estar dentro de mí, yo gustoso asentí, deseaba que lo hiciera, , estaba muy excitada y  cabalgue sobre su hombría erecta, empecé lentamente hasta que pude acomodarme, y luego todo el deseo se convirtió en desenfreno, sus manos tomaron las mías mientras mis caderas bailaban estrepitosamente de un lado a otro, podía ver su expresión como se contenía para lograr que llegara antes que él, y la explosión de mi cuerpo fue inevitable, de una manera genial,  llegamos juntos a la gloria, un par de besos y unas caricias lograron que calmarnos, pasamos por la ducha, y nos metimos en jacuzzi, estando allí hablamos, nos reímos, nos míranos, nos besamos y las ganas seguían vivas entre nosotros, fuimos a la cama, y están allí pude ver al espejo una imagen me encanto, el tras de mí y yo dispuesta para el con la cara en la cama y mis caderas en alto, verme así en el espejo disparo mis deseos, me dijo, quiero que me regales un orgasmo, esas palabras fueron detonante en mí, cabalgue sobre él cada vez más fuerte más rico, y conseguí la gloria mis uñas sin darme cuenta se clavaron en su pecho, pero no quería parar estaba tan sensible que sin perder tiempo continúe moviéndome,  cada rose era mortal, estando así otro orgasmo delicioso me lleno el cuerpo, caí sobre un lado de la cama, llena de sensaciones deliciosas, con mi respiración entre cortada , el me tocaba y reaccionaba de  tal manera que no conseguía soportar sus caricias estaba llena de placer, se recostó a mi lado, después de unos segundo caí en cuenta que él no había llegado, se lo pregunte y me dijo que no, así que me incorpore sobre mis rodillas  y empecé a besarlo, su cuello, sus pezones bajar por su abdomen, mordía su ingle lo rosaba mientas su cuerpo reaccionaba, deseaba que lo hiciera, estando allí me dispuse a darle placer mientas mi humedad aumentaba, lo bese con tanto deseo con tanta pasión que su cuerpo totalmente tensionado intentaba aguantar más y más, fue tan delicioso sentirlo así, no quería parar, y lo hice con tanta gana hasta que sentí su semen llenando mi boca, lo saboree, y fui bajando el ritmo mientras lo limpiaba suavemente, hasta conseguir que se relajara un poco, nos metimos bajo las sabanas, me abrazo,  beso mi frente de la manera más dulce me rodeo con sus brazos, sentí su aroma llenar mi ser, cada respiración en su pecho hacia que su aroma se impregnara más y más en mí.                                 

Publicación anterior Siguiente Mensaje