UN DULCE PECADO EN FAMILIA.

UN DULCE PECADO EN FAMILIA.
Escrito originalmente por qyara en Guiacereza.com

Soy de un hogar de solo una pareja mi hermano y yo, mis padres bastantes cariñosos y rumberos, ocupados en el día por sus empleos, casi siempre permanecíamos solos, yo en ese entonces con 11, mi aspecto de inocente niña, con mi pequeña chocha con algunos pelitos, pero la verdad ya había tenido algo de sexo con mi novio de colegio, mi hermano de 16 bastante formado, por las cosas de las hormonas alborotadas, creo también porque a esa edad se hacen muchas cosas prohibidas.

Desde un tiempo note que él me espiaba, algún día tenía que darme cuenta, casi siempre que salía de la ducha sentía algo extraño, para comprobar puse un espejo y la puerta de mi alcoba entreabierta y me pude dar cuenta de cómo el buscaba acomodarse para poder mirar bien, quise pagarle de la misma forma, insistí varias veces, hasta que una noche comprobé lo que pasaba con mi hermano, estaba viendo una película de porno y distraído complemente masturbándose, eso era lo que lo mantenía con tantas ganas de espiarme, se convirtió en un juego, sinceramente me gusto verle jugar con su verga, que era de buen tamaño, cuando tenía oportunidad iba y lo espiaba, igual hacia él.

Estando así en ese siniestro juego, decidí seguirlo y me dio bastante ganas, maliciosamente decidí dejar la puerta entreabierta siempre que me iba a vestir, me acostaba boca arriba y me acariciaba con los dedos y cuando estaba húmeda, sacaba algo con mis dedos; así paso como unos 6 meses, pero las cosas se dieron solas, un viernes nuestros padres se fueron de rumba y por lo general llegaban tarde de la noche, no se sabe si tuvimos la suerte de tener de nuestro lado al diablo o a Dios.

Yo me acosté normal y apague todo, al rato sentí algo como gemidos, me levante, sin hacer mucho ruido me di cuenta que mi hermano estaba bien entretenido viendo una peli de porno muy distraído en el televisor de la sala, me devolví, volaron por mi mente extrañas y negras intenciones, me puse unas tangas transparentes que se me notaba todo, lo sorprendí y le dije que por que no invitaba, me miro sorprendido e hizo un gesto con los hombros, como diciendo: “no me importa” y me hice en un sitio para que me viera, a medida que pasaba la película, con mis piernas entreabiertas trataba de llamar su atención, el de reojo me echaba miradas, hasta que no aguanto y me invito a que me sentara a su lado, con mucho tacto me puso su mano en mi pierna casi tocándome la chocha, la sentí muy fría, yo casi temblaba por los mismos nervios que sentía, con mucha valentía que saco no sé de donde, me dijo al oído que no aguantaba más y que tenía unas ganas enormes de hacer cosas conmigo, me dijo que el sabia lo extraño y raro que era este deseo, pero que no quería hacer algo que yo no quisiera, lo abrace muy fuerte y con acalorado beso que le dije que yo también quería. Por las ganas terribles que tenía colabore acostándome en el mueble y monte mis piernas en las de él, de forma que le puse a su disposición mi chocha que ya estaba bastante húmeda; tomo confianza y muy suave metió su mano dentro de la tanga y me acaricio con bastante morbo, metió varias veces sus dedos luego quito la tanga y comenzó a besarme toda, llego a mi chocha, pasaba su lengua por todo el contorno, como dibujándola, moviendo su lengua como gato tomando leche, lo hizo un buen rato, luego respondí cogiéndole su hermosa verga, que parecía un palo, mentalmente me acomodo para que hiciéramos un perfecto 69, duramos un buen rato chupando nuestras partes íntimas, mirábamos de vez en cuando la película que avanzaba con poses atrevidas y vergas inmensas, llego el momento y me acostó en el mueble grande, me abrió las piernas y me enterró su tremenda verga poco a poco, sin decirnos nada, lo metió suave hasta el fondo unas 3 veces, como midiéndolo, luego tomo un violento ritmo, luego de unos 20 minutos de frenéticas embestidas, se vino en varios empujones con chorros de semen; una vez acabo se mantuvo unos segundo sin sacarlo, cuando lo saco supremamente mojado de semen se lo cogí delicadamente y limpie las gotas con mi boca que todavía salían, como quien chupa un rico bombón.

Nos despedimos, se acercó y me beso tiernamente en la boca y me dio las gracias y nos fuimos a dormir, pasaron unas 2 horas, cuando sentí que alguien abría la puerta de mi alcoba, era el que volvía por otra, esta vez ya sin el intenso hielo congelante de la incógnita y con el permiso del destino, me agarro a besos, esta vez pudimos saborear nuestras lenguas traviesas que se enlazaban, me quito toda la ropa y comenzó nuevamente a explorar todo mi cuerpo, se subió encima y colgó mis piernas en sus hombros e hicimos una pose perfecta, me lo metió de forma salvaje y a la vez nos besamos como enamorados , no demoro mucho, se vino con algunos gemidos de satisfacción, como entre dolor y alegría.

Al otro día fue todo normal, cada uno para su colegio, pero esa noche tuvimos oportunidad de charlar sobre lo que había pasado e hicimos un pacto de guardar este secreto y lo hicimos con un sensual beso. Normalmente lo hacíamos cada vez que podíamos, con travesura lo hacíamos en los muebles, encima del comedor, me encantaba sus manos picaras buscando a todo momento acariciarme, nuestro trato era como de pareja, cuando estábamos solos, le encantaba que me quedara solo en ropa interior, como 2 enamorados nos estábamos besando a cada momento y acariciándonos, lo que hacía que constantemente estábamos pichando en cualquier lugar de la casa. nunca nadie se enteró, En los eventos de familia guardábamos el máximo respeto y ni una mirada cruzada, este respeto se rompió una que otra vez cuando salíamos de vacaciones con nuestros padres, él siempre estaba con ganas, buscaba llevarme a un sitio donde pudiéramos pichar.

Hoy en día, él tiene su hogar igual que yo, solo hemos podido estar 2 o 3 veces por ocasión de encuentros de familia, en las 3 hemos buscado la forma de volarnos a un motel.

Pd.: Disculpas a los moralistas, que se las tiran de librepensadores y entran a estas páginas y pueden darse un criterio de opinar que casos como estos son aberraciones, otros dirán que es un cuento fantástico, habrá otros que se identifican con el relato. Cada uno fórmese su propia idea, al fin es de libre opinión, De todos modos gracias por tomarse el tiempo de leer mi experiencia.

Publicación anterior Siguiente Mensaje