Sexo oral en C.C. Mayorca

Sexo oral en C.C. Mayorca
Escrito originalmente por JovenBuscaMaduro en Guiacereza.com

En febrero de 2018 estaba en el Centro Comercial Mayorca realizando unas compras, era un día en la mañana, el C.C estaba relativamente solo y me dirigía hacia al baño a orinar, cuando crucé miradas con un hombre maduro (me encantan los hombres de 40 o más), él salía del baño y yo entraba. Esas miradas bastaron para que me pusiera muy duro, por lo que cuando me paré en el orinal tenía una erección notable, y, al mirar al piso noté que al lado mío estaba el mismo hombre con el que crucé miradas, él se devolvió y eso me puso el corazón a mil. Cuando terminé de orinar, fui a lavarme las manos y él se metió al último cubículo del baño, dejó la puerta entreabierta, yo miré por el espejo y él no me quitaba la mirada de encima, sin embargo entre la excitación y el miedo salí del baño sin entender la razón por la que este hombre había sido tan arriesgado.

Al salir, miraba hacia atrás y aquel hombre andó detrás de mí por lo menos unos 5 minutos. Si yo subía las escalas, él lo hacía, para donde caminaba él me perseguía y mi corazón andaba a mil. Sin embargo el miedo me pudo y de un momento a otro él se cansó de seguirme y desapareció. Luego fui a mi casa y cuando miré mi pene, estaba muy húmedo. Era increíble que sin contacto alguno mi nivel de excitación fuera tan alto.

A raíz de eso, empecé a leer y me di cuenta de lo que era el 'cruising', investigué los lugares más populares en Antioquia en donde se realizaba esta práctica entre hombres, así que me decidí a realizarlos por primera vez.

Días después volví a Mayorca con la intención de tener algún 'roce', sin embargo no sabía de qué manera manifestarme ante otros hombres, así que me dejé llevar, empecé a caminar por el Centro Comercial y de repente un maduro me hizo señas para que lo siguiera al baño. Cuando entré, el ya tenía su pene afuera, me dijo que si quería que él me lo mamara y le dije que si, me baje el jean y me lo chupó delicioso, luego yo le dije que se lo quería mamar, y esa fue la primera vez que mamé una verga en mi vida. Fue extraño pero rico. Después nos paramos en los orinales, nos masturbamos, ambos nos vinimos y nos quedamos hablando un rato. Fue rico aunque sé que hubiese sido mejor con aquel hombre con el que nunca pasó nada por mi miedo.

Desde ese entonces, cada que entro a un baño lo hago con mucho morbo, sabiendo las cosas que allí se pueden hacer, sin embargo nunca más volví a hacer algo así.

Espero les haya gustado mi relato. Vivo en Medellín, soy discreto y si hay algún maduro casado, alejado del mundo gay, puede contactarme para que charlemos y ver qué puede pasar.

Adiós.

Publicación anterior Siguiente Mensaje