Relato Erótico

Relato Erótico
Escrito originalmente por ethecure en Guiacereza.com

Hoy como en pocos días me encontraba sentado viendo el Fútbol Americano, deporte que me gusta ver, pero mi mente estaba inquieta, algo socavaba mi mente, una idea pequeña o grande; no se como lo quiera ver el lector, estaba pensando en ella, en lo que vi en su instagram, en la forma de sus labios, en sus ojos grandes brillantes… En lo hermosa que se ve en cada una de esas fotos, le voy a decir que suba más  fotos de ella.
Bueno pero esa idea no es la que ronda mi mente, es el deseo intenso, el morbo, la lujuria y ese deseo incontrolable que siento por ella, causa los pensamientos más extraños, no se si sórdidos pero ella ejerce un poder en mi, que por momentos no se si soy amo o  realmente soy el esclavo.
Para que ustedes comiencen a entender hablaré un poco acerca de ella… 
comenzare por una breve descripción para que pongan rostro a a mi fantasía.
Ella es de un cabello negro, es tan intenso ese color en su cabello que es como la más oscura de las noches, en el día a la luz de los rayos del sol su cabello brilla (el sol trata de hacer justicia a tan hermoso cabello). Es largo como las más largas enredaderas de las más profundas selvas tropicales; de ese cabello puedo sujetarme sin miedo a caerme. Sus ojos me llevan al mañana, son grandes, brillantes, sus ojos son como Artemisa y Apolo son dos hermanos mellizos, uno es la Diosa de la caza, la virginidad y las doncellas mientras que el otro es símbolo del la expresión artística, dios de la música y la poesía, Jefe de las musas - por eso es que me siento tan inspirado al ver esos ojos- pero no puedo olvidar ese destello lujurioso que me causa y me siento perdido, siento que cuando la miro a sus ojos estoy cayendo en un agujero negro de placer.
En sus labios diría son como la boca de un volcán, sale solo fuego de ella, tiene un lunar cerca a la boca, sus labios me hacen querer morderlos de la forma más apasionada para que sepa lo mucho que ella me hace sentir. 
Su piel es morena como la Reina de Sava quien con su belleza enloqueció al rey Salomón (¿acaso soy Salomón?). Es un eterno color caramelo.
Volvamos a la idea que retumba en mi mente, ella siempre ha despertado mis más oscuros deseos, mis pensamientos más lujuriosos.
Días anteriores me vi con ella la invite a un lugar intimo, privado para sentirnos en confianza y tranquilos, pues tanto ella como yo somos personas con un estilo de vida el cual no nos permite tener un vida pública normal, pero cuando nos vemos disfrutamos de eso que somos los dos. Estábamos allí en medio de una luz tenue amarilla calidad viéndonos a los ojos riéndonos, yo miraba muy fijamente su boca sus ojos que me miraban con una lujuria y un deseo intenso, como invitándome a que mis manos la sometieran, hablamos de diversos temas sobre todo de uno en particular, de un detalle de fina coquetería que le he llevado, un set de ropa interior que espero que nadie antes le hubiera regalado algo así.
Entre chiste y chanza comenzamos hablar de temas más calientes como su mirada que me enciende, me pongo de pie del sofá sobre el que estaba sentado me dirijo hasta ella y la tomo de su cabello largo, puse mi mano derecha en la raíz de su cabello en la parte anterior de su cráneo en todo lo que diría un anatomista en el hueso occipital, quería que ella se diera cuenta que yo estoy al mando que era mi esclava que en aquel lugar solo somos amo y esclava, que no hay nadie más. Miré sus ojos por un momento para ver su reacción y reflejaban el deseo de ser dominada, el deseo de un amo, un amo que calmara y aplacara esos pensamientos libidinosos. 
Pero  y ¿quién calma los míos? … ¿ella? si por el contrario ella los despierta más.
por un instante vi que ella esperaba algo más de mi parte de mi a lo cual le dije:
-Salomón: Quítate el bra, no es un favor, ni te lo estoy pidiendo, es una orden (esto mientras sujetaba su cabello fuerte)
Ella asiente con la cabeza como aceptando y dando a entender que sabe que ella es la esclava, me mira, tienes sus labios entre abiertos deseosa de más como toda esclava. 
Ella procede veo como mueve sus brazos para quitar el top que lleva bajo su T-shirt, veo como sus senos son liberados esos senos enormes, nunca antes me había sentido tan complacido y lujurioso por las tetas de una mujer pero las de ella me hacen querer demasiadas cosas que no contare en este momento.
No dejo de mirarla, no de de someterla desde cabello, ella siempre me ha dicho que le gusta tener el control pero hoy veo que es la más sumisa. Suelto cuando cabello para luego inclinarme un poco y hablar a su oído y decirle lo mucho que me gusta esa mirada en ella, que sus ojos son me hacen querer sacar más lujuria de mi, es tan intenso lo que siento que por momentos no sé qué hacer.
Le digo que sus labios y su boca son los de una puta que hacen que hasta el más fino caballero se pierdan en ellos, que sus mamadas pueden controlar hasta el más duro dictador. Le digo que quiero dominar esos labios y por eso pongo mis dedos en su boca y comienzo a delinearlos con mi dedo anular como si estuviera pintando los siento de nuevo el impulso de tomar su cabello halar un poco para atrás y seguir delineando esos labios… me acerco lo suficiente a ellos pero no me atrevo a besarlos pues quiero seguir en control.
Siento su respiración fuerte agitada entrecortada… siento mi corazón que late con demasiada prisa siento que estoy a punto de caer es esos labios.
Ella no deja de mirarme de forma excitada… veo que le gusta este nuevo juego… estos roles. Tomo su mano la pongo sobre mi pantalón entre mis piernas le ordenó que lo tome con fuerza; quiero que se dé cuenta la gran erección que hay entre mis pantalones quiero que sepa que mi boxer está Extremadamente lubricado gracias a ella.
Ella es muy buena puta.. obedece lo aprieta juega con el recorre mi verga desde la punta de mi verga hasta la raíz. Quito su mano pues sigo en mi control la hago poner de pie veo que su T-shirt deja ver un poco de piel de su abdomen, pueden ustedes queridos lectores pensar que tan larga era su T-shirt.
Sava: No puedo levantar mis brazos pues pueden verme las tetas.
Salomón: (sonrío) Y digo pues la verdad quiero exhibirte que vean la clase de mujer que eres (digo esto a su oído) mientras pongo una mirada de porno intenso.
Sava: No veo lo gracioso, que maravillosa idea tuve al decirte que fuéramos a un lugar más privado (usa un tono de sarcasmo en su voz y mirada).
Me siento fuerte y flexible para dar el siguiente paso. ¿Cuál es?- pues no es más que coronar con mis manos sus tetas enormes.
Queridos lectores realmente no sé qué me pasa con ella pues hace que todo en ella me guste y que esas enormes tetas talla 40 se vuelvan un foco de interés para mis manos. 
Avanzo un poco más hacia ella la abrazo fuerte para apretar sus tetas contra mi pecho y que sienta en su vagina la enorme erección que tengo. No dejo de mirarla a su cara siempre sostengo mi mirada no me quiero dejar intimidar de ella. Voy moviendo mi mano lentamente hacia su abdomen lo acerco siento su piel, siento unas leves gotas de sudor que bajan por allí imagino que camino tan sexy y delicioso tuvo que recorrer dicha gota de sudor, pienso que delicia poner la punta de mi lengua y llevar esa gota a su origen.
Estamos allí los dos solos, mi mano comienza a recorrer su camino, siento mis dedos humedos, siento como está su cuerpo, miró su cara, quiero ver qué expresiones tiene, no puedo leerla no sé si está excitada o si le gusta lo que hago.
Subo mi mano paso a su pezón uno delicioso estoy con mi mano izquierda en tu teta derecha la frotó y paso mi mano lentamente por ella siento su enorme aureola, me excito, quiero que sienta mi verga dura. Siento calor en mi cara, cuerpo y mi verga palpita.
Voy con mi mano deslizándola para su otro pezón llegó a el cada vez todo se hace más intenso, mi nivel de excitación es alto pues ya comienzo apretar sus tetas duro, con fuerza, veo en ella lo puta que es y lo mucho que eso le gusta pues no se queja de lo fuerte q lo hago.
No me mira a la cara mientras lo hago pero siento q le gusta, que lo disfruta.
Decidimos salir de allí, yo espero que se organice de nuevo que si imagen quede impoluta, luego vamos y tomamos algo para la sed la abrazo y siento sus tetas apretadas contra mi pecho. Lo disfruto. Tengo un par de preguntas para ella.
1- Quiero pagar por algo en particular de ella, ¿estás dispuesta? (Esto será historia de otro cuento).
2- ¿Qué sentiste cuando te abrace (ese día) y te apreté para sentir tus tetas?
Tengo un falso control y ella lo sabe, pues, es ella quien domina todo.

Bye…

Publicación anterior Siguiente Mensaje