Recordando travesuras

Recordando travesuras
Escrito originalmente por Canceriana81 en Guiacereza.com

Hace mucho tiempo estaba inscrita en esta página, pero luego casi no ingresaba por lo cual perdí los datos para el ingreso, por lo que me tocó abrir una cuenta nueva. 

El relato ocurrió con un personaje que contacte teniendo el  otro nick, el hecho es que una vez de desparche, ingrese a la página a leer relatos que es lo que mas me gusta de acá, y soy un poco estricta con la ortografía, por lo cual los que están mal escritos o mal redactados los dejo de leer de inmediato  y sigo buscando aquellos que le hacen volar la imaginación. Ese día me dio por entrar al chat y entre ventana y ventana hubo alguien que me llamo la atención por su manera de escribir y su manera de interactuar en el chat. ya en medio de la conversación me di cuenta que coincidiamos en el gusto por la lectura y los buenos escritos, intercambiamos números para seguir contacto por otro medio, pasado un tiempo y luego de largas y amenas charlas, donde pusimos en evidencia nuestros gustos y alcances sexualmente hablando, por lo cual se genero una especie de complicidad al respecto, y decidimos generar un encuentro para conocernos personalmente, y para ese día realizamos una apuesta, la cual consistía en que si yo llegaba al sitio de vestido y sin interiores, el daría algo a cambio, sin pensarlo y aunque me considero muy tímida, pero que paradójicamente me gustan los retos acepte, es de anotar que antes del encuentro solo habíamos intercambiado unas fotos, para reconocernos, el día que  nos encontramos,  él no daba crédito a que si había llegado de vestido, por lo cual también obviamente sin interiores, aunque mi primera impresión al conocerlo personalmente era salir corriendo, pues era un man que aunque muy letrado y todo su vestimenta era toda punkera, precisamente lo que no me gusta en un hombre, pero para ir rompiendo estigmas me atrevía a seguir con la cita, era una combinación muy particular, pero bueno, llegados al sitio propuesto para el encuentro, creí reconocerlo pero como no sabía de sus gustos para la vestimenta espere un poco más a ver si llegaba alguien más, no me deje ver de inmediato, pero pasado un momento, él me alcanza a ver y queda perplejo, decía que la foto que le había enviado no develaba que yo era semejante mujer, bueno creo que lo decía porque soy más alta que él y mas gorda a lo que al estar al lado de él lo hacía ver más flaco de lo que era. Ya entrando en materia nos dirijimos a un sitio y pedimos algo de tomar, conversamos aunque los nervios se notaban en ambos, con el pasar de los minutos entramos en temas más candentes que iban subiendo el tono a la conversación, por lo cual antes de finalizar la noche ya estábamos buscando sitio para poner en práctica lo hablado, por lo cual luego de ir a varios sitios y que no había cupo, resultamos en un lugar no muy chevere, pero por lo menos cómodo, limpio y dentro de todo acogedor, como ya habíamos tomado un poco, compramos más licor para llevar al sitio y seguir allí, no sé porque me dio ese día por aprovecharme de este sujeto, ya que era un poco más alta y más fornida que él, lo cogía como a un muñequito, lo tire a la cama y comencé a besarlo, que es lo que más me gusta de todo, lo besaba desaforadamente, lo que hizo que fácil y rápidamente tuviera una gran erección, como yo iba de vestido y sin interiores creo que facilitaba las cosas, quien iba a creer que en este caso, el complique iba a ser por parte del man, puesto que yo queriendo que pasara de todo, cuando el man logra voltearme y me dice que esperara para él quitarse la ropa, me bajo un momento, mientras yo me quite el vestido y lo tire de una a donde cayerá, este man llega y se  va quitando la ropa y comienza a doblarla y a organizarla milimetrícamente, en primer momento me dio pena, pero pensaba que este en las que se pone en un momento de estos, si no hubiera sido por las ganas que tenía que me hiciera sexo oral lo dejo allí, porque luego de quedarse doblando la ropa muy rigídamente, comienza a quitarse sus botas punkeras, casi largo la risa, pero pensé ante toda la prudencia, ver su exqueletico parado en semejantes botas, que creo pesaban más que él, hasta que me tocó casi bravearlo ps que se moviera, que pues que estaba más demorado que una mujer -creo que se ofendió-, pero más ofendida estaba yo esperando por tanto, para saber que no fue así, el hecho es que aprovecho y veo la silla del amor, y quise sentarme allí para comenzar dicha faena, pero como allí había puesto su ropa, dijo que no que mejor en la cama, lo tiro allí nuevamente, y llevo su cabeza hasta mi sexo, esperando que en realidad fuera tan bueno dando lengua como lo había dicho, -una decepción más-, creo que en realidad era lo que menos le gustaba, daba lenguetazos torpes como sin querer, y le hice saber que si no me complacían en ese sentido yo no haría nada más, aunque lo intento un poco más pero igual no me gustó,  después nos dimos besos que esos si me hacían mojar poco a poco, hasta que voy bajando lentamente chupando todo mientras hacía el recorrido, él temblaba al sentir los labios por su cuerpo, cuando llego a su pene, y lo meto a la boca, se frunce del placer, y decía que me quería hay por mucho tiempo, a lo que digo que recibirá en la misma proporción que él lo hizo, a lo que decía que no fuera tan mala, yo sé que no es lo debido pero para mi esta la ley de la compensación, se lo chupe un momento sin hacer mi mayor esfuerzo, porque modestia aparte me considero una gran mamadora, pero acá no me desgastaría en eso, sin embargo al man le gusto mucho, luego de esto  y de más besos que van y vienen le digo que quiero que me penetré ya, pensando muy dentro de mí, para ver si acá se reivindica, pero cual, a mi me gusta cabalgar y como era la primera vez que estaba con alguien tan flaco, no quise hacerlo y le dije a él, que se montará, vaya desastre, se movía poco, y casi que iba a terminar de una vez, aduciendo que esa posición lo hacía venir rápido, nos volteamos y por ende las sábanas nos seguían, cuando de reojo alcanzo a ver que mientras estábamos en esas, comienza a extender las sábanas que por que no le gusta el desorden, a lo que mi rabia  se dispara, lo tiro lejos y salgo a vestirme, pensaba salir de una pero recordé que decían que eso no se podía, que generaba malos entendidos, y espere mientras él man se ponía sus grandes botas, él vio que era tal mi enojo que mientras yo esperaba, que de la nada llega y hace que estaba amarrando sus botas, y aprovechando que yo estaba de espaldas, llega y sube sus manos y las mete debajo de mi vestido, el cual levanta, baja mis interiores y de una me voltea para darme unas chupadas en mi vagina, en ese momento no supe que hacer, pero cuando caí en cuenta ya estaba otra vez en la cama, y si señores y señoras me da un muy rico y mojado oral, tanto así que me volvieron las ganas, y me puse en cuatro, pero le dije que quería sexo anal, solo lo había hecho una vez antes, por lo que aún estaba muy cerrado, él man sin pensarlo de una lo fue metiendo y como era muy delgado su miembro esta vez no me dolió tanto como la primera vez, fue una culiada rica, porque decía que que delicia de culo tan apretadito que se sentía una chimba, pero bueno le dije eso merece que me des más lengua a lo que voltio sin ningún reparo, hicimos un 69, al rato me penetra hasta que se viene, cuando se estaba quitando el preservativo le sorprendo metiendo su miembro en mi boca, terminando de limpiar, como yo ya había visto que era un poco escrupuloso, de  pura maldad le termino de chupar y de una subo y le doy un beso con un poco de su mismo semen, respondió al beso, pero de inmediato se fue a lavar.jajajja. pero bueno a la final se salvo la velada y se paso bueno, con gente tan psicorigida que hasta en estos momentos, gracias a Dios no me ha tocado nuevamente uno igual hasta el momento. Bueno espero sus comentarios para ver si me atrevo a contar más de mis experiencias, aunque ya he escrito algunas más en esta página. Hasta la próxima  

Publicación anterior Siguiente Mensaje