Realidad en la fantasía.

Realidad en la fantasía.
Escrito originalmente por Curioso9833 en Guiacereza.com

Hace un mes a la empresa llegó una nueva recepcionista, Alexandra, es el tipo de chicas que físicamente me atraen, bajita, delgada, piernas gruesas, cola no tan grande y un rostro muy lindo. Apenas la vi me pareció bellisima.

Al ser la recepcionista tiene que tratar con todo el mundo pero por alguna razón conmigo habla más que con los demás, a tal punto que en la oficina empezaron a molestarnos. Resulta que vivimos cerca y aveces podiamos ir charlando en el transporte publico, gracias a eso compartimos nuestros gustos, ambos hacemos ejercicio seguido y tenemos gustos musicales similares; conozco por las cosas que a pasado en su vida, qué le gusta y qué no, lo que le incomoda, lo que busca y también... los detalles de su relacion sentimental de 4 años. 

Aparenta ser una chica muy tierna, pero realmente tiene un caracter fuerte y habla con una decisión increíble; no he podido evitar imaginarme cosas sexuales con ella, imaginar sus gemidos, sus besos, el sabor de su piel, fantasear con estar dentro de ella, pensar en su rostro al momento del orgasmo, tener su pelo en mis manos mientras me lame los testiculos, mientras se mete mi pene en su boca.

Un viernes en la tarde, faltaban cerca de 20 minutos para culminar el horario laboral, pasé frente a la recepción hacia una oficina vacia para realizar unos ajustes de un proyecto que estaba en el computador de ese lugar. La note diferente, con el animo por el suelo. Resulta que habia tenido una discusión fuerte con su novio, lo hablamos en la oficina vacia. Para entonces la hora del fin de labores había llegado así que pudimos hablar sin problema. 

Ella empezó a contarme todos los problemas y detalles con su pareja hasta que llegó a la insatisfacción sexual que su novio le dejaba, a mi mente llegaron esas fantasía antes mencionadas y no pude evitar emocionarme, intenté mantener la compostura e indagar más a fondo lo que ella le hacía falta en la cama. Empezó a mirarme fijamente a los ojos, ella sabía para donde iban las cosas, afortunadamente siguió hablando, cada vez más explicita, le hacía falta que le hicieran un buen sexo oral, que tocaran su clitoris de la forma adecuada, de posiciones y fetiches. Tuve una erección de sólo imaginarla haciendo esas cosas conmigo, de imaginar su cuerpo desnudo tocando mi pene erecto... y así fue.

Su rostró tenía una expresión de complicidad, con una sonrisa muy provocativa, decidí dar el primer paso y preguntarle si alguna vez había pensado en serle infiel a su novio, su respuesta hizo que mi pene se pusiera más firme: "No hasta hoy" sus ojos se posaron en mi entrepierna, se había dado cuenta de mi erección, sus ojos volvieron a subir a los míos y me lancé a besarla.

Había cierto morbo por hacerlo en la oficina, la adrenalina que sentiamos al pensar que nos iban a descubrir nos excitaba mucho más, mis manos tocaban su trasero, ese con el que soñé por semanas, mientras ella me rodeaba el cuello, aproveché la posición para alzarla, sus piernas rodearon mi cadera y empezó a moverse, besé su cuello mientras la ponia sobre el escritorio, era la oportunidad perfecta para bajar su jean y hacerle el sexo oral que ella tanto quería, no sin antes empezar a tocar sus senos, metí mi mano derecha bajo su ropa, su piel era muy calida y sus senos muy firmes, decidí besar su boca mientras le bajaba el pantalón, su ropa interior blanca estaba hecha una laguna, la moví hacía un lado y rocé su clitoris con mis dedo, empezó a moverse al ritmo de mi mano, su rostro me estaba pidiendo más, metí mi lengua sin pensarlo dos veces, era una sensación más allá de mis fantasias, no podía creer que estuviera pasando, no podia creer que fuera aún mejor de lo que imaginaba.

Empezó a gemir suave, intentaba no hacer ruido para que nadie nos dañara el momento, metí dos dedos en su vagina mientras lamia su clitoris, tal como ella me había dicho que quería. Mi pene estaba por explotar y ella tenia ganas de devolver el favor, se bajó del escritorio y me bajó los pantalones con mucha prisa, se quedó observando mi pene unos instantes antes de meterselo en la boca, era toda una experta, se lo metía todo en la boca sin importar que se atorara, lamía mis testiculos y subía hasta la cabeza del pene, aveces apretaba mis nalgas con sus manos y me miraba a los ojos mientras tenía mi pene en su boca.

Supe que era el momento de dar el siguiente paso, la levanté y la giré, en cuatro la empecé a penetrar suavemente, ella se quito su blusa y empecé a tocar sus senos mientras la penetraba suavemente, poco a poco empecé a subir el ritmo mientras ella gemia, yo le tape la boca para que no hiciera ruido y eso al parecer, la excito aún más, se giró y me empujo señalando el piso, quería estar sobre mi y cabalgarme,  mientras lo hacía pude ver sus mejillas enrojecidas, como sus ojos miraban hacia el techo con expresión de placer, se movia muy rico, ver como sus senos rebotaban sobre mi me hacian tener ganas de penetrarla más duro.

Ella tocaba todo lo que podia de mi, sus manos pasaban de mi pecho a mi abdomen, se tocaba el pelo y volvia a mi pecho. Le rodié sus caderas con mis brazos, indicandole que se quedara quieta, ella dejó de moverse y yo empecé a penetrarla muy fuerte, ya no nos importaba el ruido que hicieramos, sus gemidos empezaron a ser cada vez más y más duros, yo quería venirme en su abdomen definido y trabajado por el gimnasio,  así que la puse en el suelo, abrí sus piernas y la seguí penetrando, esperando ese momento de extasis y euforia, me dijo que me viniera sobre ella, que quería sentir mi semen en su cuerpo; la besé mientras la penetraba hasta que sentí que el momento llegaba, saqué mi pene y empecé a masturbarme, 5 segundos después los chorros salieron con tanta potencia que llegaron a la altura de su cuello, apunté a su abdomen y luego a sus senos.

La noche terminó con una gran sonrisa en el rostro de ambos, fue el inicio de una relación clandestina basada en sexo. Ella continuó su relación y a la vez estaba conmigo, sus problemas sexuales habían desaparecido. 

Publicación anterior Siguiente Mensaje