¡¡Quise saber que tan Lesbiana era mi esposa y me salió el tiro por la culata!! (Relato de Carla Canul de Irapuato México) Segunda Parte

¡¡Quise saber que tan Lesbiana era mi esposa y me salió el tiro por la culata!!  (Relato de Carla Canul de Irapuato México) Segunda Parte
Escrito originalmente por Seux en Guiacereza.com

Quise retroceder, pero ya era tarde.Sentí como su lengua atravesaba mi boca, su aliento fresco y su sabor a cereza. Metía sus manos queriendo quitar el sostén de un solo golpe. Insistió tanto que logro sacar mis tetas, luego subió la camisa un poco, dejando mis pechos al desnudo y las beso suavemente.

Mire a Miguel y nos estaba viendo con ojos de estúpido; Creo que de cierta forma le estábamos cumpliendo el “every man’s dream”senti rabia, no me gusta estar cerca de los machos. Pero ya entrada en esta situación, no quería que Adriana pensara que soy una sosa.

Nos separamos y el para disimular, solo dijo… ¡!otro trago!! Pasamos de nuevo otra ronda y no fueron uno, fueron varios.

Ya todos pedos, quise poner a prueba a Adriana y le dije que bailara con él; quería saber hasta dónde iba a trascender el coqueteo. Lo saco a bailar y se puso de espalda, colocándole su redondo culo en la mitad de sus piernas. Miguel la agarro por la cintura y la atrajo hacia él y le beso el cuello, a lo que ella respondió con un alejamiento brusco, pero no armo ningún alboroto. Pensé en decirle algo por atrevido, pero vi que siguieron bailando normal.

Adriana me invito a bailar con ella y sin descaro en segundos me levanto toda la camisa que llevaba puesta y salió volando por los aires al ritmo de despacito… él se colocó detrás de mí y me tomo por la cintura, haciéndome doblar un poco. Sentí su verga dura rosándome las nalgas y una sensación de humedad en mi panocha que me excitó mucho. Los dos estaban haciendo un emparedado literal conmigo. Adriana se concentró en sacarme las tetas y chuparlas y Miguel me besaba el cuello, en el punto exacto donde me prendo… era como si supiera que estaba ahí. Yo solo me deje llevar, no quería parar.

Adriana bajo y abrió la cremallera del pantalón y metió los dedos debajo de mi tanga, jugando a rosar toda mi vulva externa, mientas Miguel seguía besándome el cuello despacio. Tenía una fragancia dulce que empezó a excitarme… Yo me preguntaba… que estás haciendo, porque te están gustando los besos de un hombre? ¡¡Debo parar!! Pero todo era difícil, solo me deje llevar por le deseo y quería probar todo lo que esa noche generara. No me quería negar nada.

Pase de ser dominante a ser sometida por mis mas bajos instintos y en ese lapso de divagaciones, ya tenía mis pantalones abajo y mi camisa en el piso. Adriana ya estaba arrodillada metiéndome los dedos en mi concha y Miguel seguía detrás de mi acariciando mis hombros y besando mi cuello, mientras miraba como Adriana Jugaba con mi tanga.

En un momento recuperé un poco de cordura y les dije que pararan… paren!! ¿¿Esto no puede estar pasando?? ¿Qué está pasando? Dijo Adriana. Le respondí ¡¡Tú y yo teniendo intimidad con un hombre, esto no era lo que queríamos mujer!! Miguel se retiro y solo dijo: ¡¡disculpen!!, no quiero generar ningún malestar… solo me dejaba llevar por ambiente. Adriana respondió

No te preocupes miguel, son temas que siempre nos atraviesan a las lesbianas de closet. La eterna pregunta de… ¿qué es lo que me gusta? ¿Qué es lo que me excita?Dijo Adriana

A lo que yo asentí intentando resolver las cosas… no solo es ¿qué me gusta? Es ¿Cómo me siento? Yo tengo esa negación de lo masculino muy clara Adriana.

Y ella respondió: ¡¡¡pues no parece tan clara!! yo vi que estabas disfrutando mucho de los besos de Miguel y de la forma en que te tocaba.Respuesta que me dejo sin palabras.

Luego dijo… deja tu legumbrera en la cocina y ven cómeme esta concha, mientras tiraba su minifalda por el aire y se recostaba en el sofá, abriendo sus torneadas piernas. ¡¡Ven corazón!! Hazme feliz mami… no pude aguantar la tentación, pero sentía que estaba perdiendo mi rol de dominante.

Fui con fuerza y me le pegué a mamarle ese chocho húmedo, le mordisqueaba el clítoris como se que le gusta y le metí los dedos de la trinidad… esos que te llevan al cielo. Ya no me importaba que Miguel estuviera observando…

Le chupé la concha como nunca, empecé a sentir placer de ser observada y también quería mostrarle a un macho, como se le mama la concha a una hembra…pasaba mi lengua por toda la raja, rodeándole el clítoris, para luego bajar hasta la entrada de su culo y juguetear con su estrada oscura…. De reojo mire como miguel se tomaba el trago. Sentado disfrutando de tan lirico espectáculo.

Adriana no aguanto y se vino en su primer orgasmo… lo bebi todo, hasta la ultima gótica, es algo que me gusta… ese sabor a sal y miel juntos.

Dejamos caer nuestras ropas mientras nos besábamos y ahí recupere mis fuerzas y control. La cogí del pelo como le gusta y la llevé hasta el piso. La puse a mamar, a lo que ella respondió con obediencia… metió su lengua húmeda en mi concha y empezó a mamar con fuerza. Quería devorarme de un solo tajo. Cerré los ojos para disfrutar y sentir a mi mujer mamándome, complaciéndome como me gusta.

Adriana paro y dijo… Ven Miguel. ¡¡Chupemos este bombón juntos!! Y el se acerco y se puso también de rodillas… la verdad, en ese momento quise parar, pero ver a un hombre sumiso me calentó y quería probar que era someter a un hombre, quería saber cómo se sentía al ser dominado por una hembra… dejé que pasara, lo que tenía que pasar.

Adriana lo cogió de la cabeza y le dijo: ¿pregúntale si la puedes mamar? Y el con voz suave dijo… ¿te puedo mamar?Los cogí de las cabezas haciéndolos hacia mi concha y empujándolos duro para sentir esas lenguas, que se cruzaban chupándome… esas lenguas de cruzaban a una velocidad que me tenían al máximo… ya estaba perdida mi virginidad con un hombre, solo quería hacerle saber quién mandaba en ese lugar.

¡¡Volví a coger a Adriana del cabello fuertemente y la llevé hacia mis nalgas, para que me chupara el culo y dejar a Miguel saboreando mi concha al frente… era pletórico!!

Cuéntame como termino… ????Continuara

POSDATA: como siempre les invito a comentar el relato, a calificarlo y a destrozarlo con sus aportes. (cuando le pase el texto a Carla, me dijo que había atrapado toda la historia y que le hacia feliz que otros conocieran la historia, tal cual esta vivida y apreciada)

Publicación anterior Siguiente Mensaje