Probando un hombre por primera vez

Probando un hombre por primera vez
Escrito originalmente por camiloandresperez en Guiacereza.com

Creo que es ritual ya comenzar con la presentación en esta clase de relatos. Comenzaré por decir que tengo 28 años, siempre he sido trozo y velludo, con cejas pobladas y buenas piernas gracias al fútbol; soy natural de la ciudad de Medellín y todo esto que voy a relatar sucedió aproximadamente 12 años.Tenía aproximadamente 15 años, aunque siempre he aparentado más edad de la que tengo, y me encontraba en ese momento enganchado en la rutina de ir antes de clases a unas cabinas donde podía ver pornografía a escondidas y tocarme levemente por encima del pantalón o de la sudadera del colegio. Entre página y página conocí un chat bastante movido en aquel momento; la curiosidad fue ganando terreno en mí y accedí a la sala Gay de aquel chat. Al principio me sentía un poco asustado por aquello que me escribían los hombres, pero cada día que pasaba iba creciendo el gusto por ello y empezaba a sentir la necesidad de concretar un encuentro así que decidí intentarlo. Encontré un hombre que reunía lo que necesitaba: que fuera maduro (no sé porque siempre me atraen) y que tuviera algún sitio donde poder dar rienda suelta a todo lo que tenía en mente.En aquel momento no existía aun el whatsapp así que fue un encuentro a ciegas; ese día llevaba puesta mi sudadera del colegio y unas gansa inmensas de tener una verga en mi boca, quería sentirlo por primera vez y sentir su sabor, su temperatura, saber porque las mujeres de los videos porno que tanto veía les gustaba tanto tener ese pedazo de carne en la boca. Ese maduro y yo concretamos que iría a su apartamento en el Barrio Belen, tome un bus y llegue alrededor de 15 minutos después. Sentí un gran vacío en el estomago y bastante pena al llegar a la portería del apartamento; saludé al celador y me dejó pasar indicandome el numero del piso, estaba tan nervioso que no vi el ascensor y subí los 5 pisos por las escaleras. Llegue ante la puerta y toqué el timbre, me abrío un maduro de aproximadamente 40 años, con un poco de barriga pero bastante bien y una sonrisa en la cara, me invito a pasar y me sente a descansar un poco en el sillón; él fue por dos vasos de agua y los tomamos allí sentados hablando de cómo me había ido en el camino y diciendome que le gustaba mucho como me veía, mientras me decía esto empezo a tocarme la pierna por encima de la rodilla, yo sentía bastante susto aún pero estaba dispuesto a seguir adelante. Tome su mano y la puse en mi pecho, ante esto el se abalanzo sobre mí y me empezo a besar lentamente, puso mi mano sobre su miembro y lo sentí palpitar, iba creciendo lentamente en su pantalón de pijama mientras me daba besos y chupadas en el cuello y la cara.

Luego de unos minutos de tocarnos y besarnos en el sofá, me dijo que fueramos a su cuarto; me tomo de la mano y me llevo hasta allí, sentía bastante mojados mis boxers mientras pensaba que era como aquellos videos porno donde llevan a la mujer a la cama para follarla, me sentía como una perrita mientras nos ubicabamos al borde de la cama, aun de pie, y empezaba de nuevo con los besos por unos momentos; la ropa va cayendo lentamente, primero la camisa del colegio, dejandome mi pecho velludo a su merced, lo besaba y mordía mis pezones, tomaba mis nalgas con sus manos a tráves de la sudadera y la bajaba lentamente hasta quedar solo con mis boxers que ya mostraban una mancha considerable de pre semen. Le quize corresponder y le quite la camisa y los pantalones al igual que como él lo hizo conmigo; me levantó del suelo cuando termine de desnudarlo y me dijo "acostate, voy a poner algo para que veamos", le hizo caso como si estuviera en trance y me tumbé boca arriba; fue hacía su televisor que estaba al frente de la cama y apareció en la pantalla una película porno bastante antigua, volvío a la cama y me abrazó en cucharita, nos pusimos a ver el video mientras me besaba el cuello, su verga empezaba a crecer de nuevo en sus boxers y a querer toparse con mis nalgas a lo que accedí llevando mi cadera hacía él, solo podía escuchar los gemidos del televisor y su voz en mi oreja diciendime "estás tan bueno, quiero hacerte el amor por primera vez bien rico, que seas una buena putica que pida leche", cerré mis ojos y empecé a decirle que si, que quería ser su putica y que me desvirgara ahí mismo, qe me diera la leche en la cara o en donde él quisiera. Mientras esto pasa empiezo a sentir su mano bajar mis boxers,me volteo para hacer lo mismo con los suyos y nos besamos mientras nuestras vergas ya muy mojadas se empiezan a frotar; con una mano toma mi cabeza y la empuja hacia abajo, voy a chupar mi primera verga, un pedazo de carne grueso de aproximadamente 18 cms, moreno y con bastantes venas.

Alguna lágrimas caen por mi cara mieentras esa verga llena toda mi boca, él empieza con un mete y saca ritmico mientras me dice que lo chupo muy bien para ser la primera vez, "chupala toda...que rico como se sienta adentro, dale chupa". Después de lo que parecieron 10 minutos chupando esa verga calientica siento como con sus manos abre mis nalgas y empieza a presionar con su pulgar mi ano, "que rico culito tenes, ya me lo quiero comer" dice y luego dejar caer una gota de saliva sobre el, empieza a meter un dedo y siento dolor, él nota esto y me dice "tranquilo, te lo voy a hacer suave"; la puta en mi se apodera aun más de mi cuerpo y mo acuesta boca abajo mientras abro con ambas manos mis nalgas, "metemelo, quiero sentirlo todo, haceme el amor ya", él se rie y me da una palmada en el culo, toma un tarrito de crema y empieza el mete y saca de sus dedos, el calor dentro de mi crece, me volteo y quedo en pollo asado, estoy listo para entregarle el culo por primera vez a un hoombre y esto lo nota él, se abalanza sobre mi y me besa mientras que con su mano guía ese tronco de carne caliente y palpitante hacía mi virginal entrada; se aparta un segundo y se pone un condón. Empiezo a sentir la presión de su glande en mi ano, me arde bastante pero no puedo parar ahora, empiezo a gemir del dolor, lo rodeo con mis piernas y el ve esto como una señal para empezar a meter con más ganas esa verga, siento como me quema por dentro y llevo mi mano allí, sus guevas estan casi chocando con mi culo, "te lo tragaste todo, putica" me dice al ver esto y comienza a tomar ritmo más rápido, los gemidos de la televisión se confunden con los míos al sentir el vaíven de aquel maduro encima mío, haciendome su mujercita lentamente. Pasan unos minutos y mi macho me pide que me voltee, me pongo en 4 patas como una perrita y él se hace atras, hundiendo la cabeza de su verga sin contemplación esta vez; al frente mío veo la escena de una rubia en 4 patas también recibiendo verga de un moreno alto, cierro los ojos y disfruto culiada que este maduro me esta dando. Pasa el tiempo y él cobra más fuerza, empieza el mete y saca tan rápido que su peso cae sobre mi, como si me estuviera martillando a la cama con ese pedazo de verga, me toma de los brazos y los lleva hacía atrás, dejandome completamente a su merced. Me vuelve a poner en perro y me hace el amor lenta pero fuertemente mientras me pajea mi verga totalmente erecta, me coge fuerte las guevas y me penetra duro, no puedo aguantar mucho y siento alrededor de 6 chorros de semen salir de mi y caer en la cama; al ver esto él empieza a subir de nuevo la velocidad y bramir como un toro, su verga empieza a palpitar y se detiene de repente; me deja su verga bien adentro en mi ano y la siento contraerse, señal de que ha alcanzado también el orgasmo.

Luego de unos segundos con su verga adentro caemos a la cama, puedo ver su condón completamente lleno, me gana la lujuria que aun esta viva en mi y se lo quito, juego con su lechita y la riego en mi pecho mientras él me mira y sonríe. Subo hasta donde esta y nos abrazamos; siento mi ano totalmente abierto y con bastante ardor pero a la vez no puedo dejar de sentirme como una putica que ha sido introducida a un mundo completamente nuevo. Nos bañamos y me despido de él para no verlo nunca más.

Han pasado más de 10 años y ese ha sido el unico encuentro con otro hombre que he tenido. Espero poder repetir o hallar alguien, ojalá maduro, con quien volver a probar lo que es chupar una rica verga. 

Publicación anterior Siguiente Mensaje