Primera vez en un Club Swinger

Primera vez en un Club Swinger
Escrito originalmente por andru77 en Guiacereza.com

Después de tanto planear, de esperar que llegara el día, de tener todos los miedos porque no pudiéramos lograrlo….llegó el día, ahí estaba, esperándola, me escribía que ya venía, que ya llegaba, y yo, ahí, que aún no podía creerlo.

Estaba acostumbrado a que, cuando espero mucho un momento, cuando imagino todas las opciones para vivirlo, ese momento no llega, no se cumple, aún no me acostumbro a que con ella, todo se está cumpliendo, todo está saliendo.

Cuando llegó, tenía idea de cómo iba a ir vestida, sabía cómo buscarla, sin embargo, cuando la vi pasar, estaba espectacular, aún no podría creer que mi fantasía de ir a un bar sw la fuera a cumplir con esa mujer, tan hermosa, que estaba viendo llegar.

La alcancé, la saludé, y sólo pude decirle que estaba lindísima, que me perdonara la forma como la estaba mirando, porque estaba, simplemente, hermosa. Ya sabíamos qué íbamos a hacer, que ruta tomar, sin embargo, cruzamos la calle, y entramos a un lugar a tomarnos una cerveza, no sé si para bajar los nervios por la aventura que nos esperaba, o simplemente quería observarla, sentirla, tenerla solo para mi, por un momento, disfrutar de verla sentada frente a mi.

Allí, nos tomamos una cerveza, la besé, como pocas veces lo había hecho… vestidos…. Salimos a bailar, un merengue… en la tarde de ese día, mientras contábamos las horas para vernos, hablamos de música para bailar, hablamos de merengue, y justo, nos pusieron uno.

La abracé mientras bailábamos, pasando mis manos alrededor de su cintura, sintiendo las suyas, alrededor de mi cuello, y sintiendo justo lo que había pensado sucedería cuando estuviera bailando con ella, mi excitación era total, no sé si ella podía notarlo, yo creo que si, sentirla tan pegada, sentir su cuerpo, al abrazarla, sentía la ropa interior que tenía puesta, y sólo podía imaginar que íbamos para un bar sw.

Después del merengue siguió un vallenato, su cuerpo abrazado al mío, los besos, sus besos que me encantan, me tenían a mil, ya no podía aguantar, mientras nos besábamos, yo pasaba mi mano por sus piernas, se las acariciaba… lograba llegar a su falda… por un lado, su falda corta, que me emocionaba, me excitaba, mas…, ya no podía aguantar, ya quería tenerla. Como si nos leyéramos la mente, nos terminamos, casi al tiempo la cerveza, y nos apresuramos a salir, como si las ganas nos consumieran, los dos teníamos las mismas ganas de ir a cumplir por fin esa fantasía que nos habíamos contado cuando empezamos a salir, esa fantasía a la que le pusimos fecha dos semanas atrás.

Al llegar al lugar, escogimos La Piscina, nervios totales, debíamos entrar sólo en toalla, pero… sólo toalla??, y la ropa interior… en la recepción nos dijeron que nos la podíamos dejar… así que en toalla, pedimos cerveza, un par de tragos de ron… y entramos… a cumplir nuestra fantasía…

Una vez adentro, vimos varias parejas, aunque el lugar, por el tamaño, se veía algo desocupado, habían las suficientes personas para sentirnos intimidados… era nuestra primera vez…

Escogimos en dónde sentarnos, empezamos a hablar… a tomar nuestras bebidas, a besarnos, a tocarnos, lo que quería hacer tan pronto la vi llegar, lo que quería hacer tan pronto salí de mi casa para encontrarme con ella. Cerca a nosotros había una pareja, que estaban tocándose, casí a punto de tener sexo, pero cuando sintieron que llegamos, se sintieron intimidados. Yo miré a la chica, de primera impresión, me gustó, pero yo estaba con mi nena, la quería sólo a ella, así fuéramos con la intensión de un trio, un posible intercambio, en este momento aún no sé hasta dónde hubiéramos llegado, pero yo, sólo la quería a ella.

Con tanta excitación que teníamos, con tantos besos que nos estábamos dando, decidimos parar… queríamos conocer… a eso habíamos ido. Dimos una vuelta por todo el lugar, los dos nos tapábamos con la toalla, a pesar de tener ropa interior, las demás personas no mostraban mucho interés en dejarse ver desnudos, así que nosotros tampoco nos sentíamos muy cómodos… aún…. Creo que había una pareja en el jacuzzi, otra en una silla un poco mas al fondo, y nadie en el segundo piso, aún no había mucha acción, o las parejas no querían dejarse ver.

Esa noche era de masajes… así que decidimos tomar uno… antes de ir, una mujer, que se encontraba con su esposo, nos pidió que nos sentáramos con ellos… pero escogimos primero el masaje… y que masaje… nos acomodaron en sentido contrario, de tal forma que yo pudiera ver todo lo que le hacían y ella pudiera ver todo lo que me hacían… y antes de empezar, nos preguntaron si relajante o erótico… pero, en qué lugar estábamos… a qué habíamos ido… obviamente, el masaje escogido, EROTICO.

Y… ufff, que MASAJE, todo lo que le hacían… fue un masaje erótico en su máxima expresión… yo sólo la veía… la acariciaban, le hacían el masaje en su espalda, el típico masaje relajante… pero, de un momento a otro, le abrieron sus piernas… le empezaron a acariciar su vagina… al frente mío, yo veía todo, la alcanzaba a sentir, sentía como se iba excitando, a tal punto que olvidé mi masaje, olvidé que me tocaban a mi también, estábamos de espaldas… yo trataba de ver… y de sentir mi masaje… pero no lo lograba, ella, mi chica, mi fantasía, se robaba mi atención con lo que le estaban haciendo. Nos pidieron que nos diéramos vuelta, casi al tiempo… mi masaje siguió igual… o yo seguí igual con mi masaje… en cambio a ella… le relajaban sus brazos, sus piernas, le atacaban sus nudos en la espalda… en su cuello… pero también le abrían su piernas… le acariciaban su vientre, si en vídeos había visto masajes vaginales, nunca lo había vivido tan cerca, ni lo había hecho de alguna forma medianamente parecido. Fue tan excitante, mi chica estaba tan excitada, que mi masajista también estaba mirando todo lo que le hacían, además, le habían preguntado a mi nena si me hacían venir en mi masaje, a lo cual ella había respondido que no, por lo que mi masaje había terminado antes de tiempo.

Quería que acabaran pronto… quería tocarla… besarla… quería penetrarla… pero solo pude estirar mi mano para apretar la de ella, y que ella apretara la mía… yo la miraba, la sentía, conozco su cara cuando está excitada, cuando quiere decir… voy a terminar… cuando me dice “conchudo” … de un momento a otro, sin esperarlo… se vino… a chorros… literalmente… a chorros, lo sentí en mi cara… en mi cuerpo… algo que no esperaba… pero que me encantó… que hizo aumentar mi excitación… mi deseo por estar dentro de ella.

Una vez terminamos… fuimos a buscar un cigarrillo, y a la zona de fumadores… no pude dejarla fumar, tuve que tomarla, penetrarla, desde que la vi llegar a la estación, quería hacerlo, y ya era el momento.

Sonó una salsa, que a ella le gusta mucho, y me la canta, en ella me dice que saciando su deseo por mi, quiere mas… se la había pedido al dj de la noche, me había dicho temprano ese día, que la quería bailar conmigo, y lo hicimos, después de leer partes de su letra, de escuchar fragmentos, ahí estábamos bailándola, besándonos, casi desnudos, solos en esa sala, totalmente excitados… no pudimos terminar de bailar, la canción, su letra, el momento, nos pedía más,nos sentamos, en una silla tántrica, creo que así se llaman, ella recostada, yo en el medio de sus piernas, seguía cantando, cantándome… mientras yo, corrí su tanga hacía un lado, no quería quitársela, y por fin, lo que mas quería en esa noche, lo hice, la empecé a penetrar, a sentir el calor de su vagina, su humedad, empecé a sentir que apretaba mi pene, que me hacía volar, seguía cantando, pero ya mezclaba su voz, con sus gemidos, esos gemidos, que me encantan, que me hacen volar, esos gemidos, suaves, muy suaves, pero que siempre son para mis oídos, para que yo los escuche, para que yo sepa que me quiere dentro de ella.

Luego de la salsa, vino una bachata, la bailo sobre mi, con mi pene dentro de ella, luego lo hicimos de pie, seguía gimiendo, para mi, seguía mostrándome su cara de excitación, que tanto me gusta, que tanto me calienta, con la que me pide que le dé más. De ahí fuimos al turco, allí me hizo un oral que me hizo volar, sentir su lengua en la punta de mi pene, fue delicioso, me tenía a mil, me hizo pensar en terminar ahí mientras lo hacía, luego empezó a masturbarme con sus senos, a pasar su pezones duros por la punta de mi pena, y mirándome me decía, “hace rato querías esto”, yo ni responderle podía…

Al terminar, salimos, fuimos a seguir haciéndolo en donde estábamos sentados, queríamos que nos vieran, creo que los primeros en hacerlo, delante de todos, sin taparnos, sin sentir pena, fuimos nosotros, era una de nuestras fantasías, que nos vieran hacerlo, y ahí estábamos, ya no teniendo sexo, ya estábamos haciendo el amor, yo encima de ella, ella con sus piernas cerradas, atrapándome, con esa pose, que desde nuestra primera vez, me atrapó, y ella lo sabe, y le encanta que lo hagamos así.

Terminamos así, nuestra primera sesión de sexo, cumpliendo varías fantasías, ir a un club sw, el masaje inesperado, el turco, que nos vieran haciendo el amor.

Luego ya nos unimos a la pareja que nos había pedido sentarnos con ellos, compartimos tragos, tratamos de integrarnos, buscamos la forma de hacer un intercambio. Esa noche, rifaban una botella de licor a la chica mas atrevida, y mi chica se la ganó, subió a la barra central, en compañía de la nena de la pareja con la que nos sentamos, y allí bailaron, se tocaron, se besaron.

Pero mi nena bailó para mi, besó y tocó a la otra nena, pero siempre me miraba a mi, yo la miraba a ella, mientras me masturbaba, quería que viera que siempre me tiene excitado, metía sus manos en su tanga, amenazaba con quitarla, volvía y la subía, besaba los senos de la otra chica, se los besaban a ella, luego se quitó su tanga, me buscó, me miró, y me la arrojó.

Terminó la canción, ella terminó totalmente desnuda, se ganó el trago, yo fui a ayudarla a bajar, quería pegarme a ella, que sintiera lo excitado que me tenía su baile, lo excitado que me tenía que siempre me mirara mientras bailaba, también ayudé a bajar a la otra nena, a su esposo no le gustó mucho, ahí me di cuenta, que ni intercambio, ni trio, o por lo menos, no conmigo, el hombre no le interesaba que le tocaran a su mujer.

Una vez, con la botella en mano, seguimos pidiendo canciones, bailando, ya con otro grupo, mas grande, sin embargo, de sexo, intercambios, aventuras sw, a esa hora, nada, era sólo rumba, casi desnudos todos, pero solo rumba.

Al rato, no recuerdo porqué, todos terminamos en el segundo piso, allí en una habitación, hacían un trio, varias parejas miraban, una nena le chupaba el pene a un hombre, y otro le chupaba su vagina… interesante visión, pero… yo seguía con mi chica… seguía pensando solo en ella, mas adelante, al terminar la noche, o mejor, al caer la mañana y despedirnos, pude entender porque.

Allí en el segundo piso, seguimos en “negociaciones” con la otra pareja, yo nunca tuve esperanzas, pero mi chica seguía queriendo un intercambio, un trio mhm, pero el hombre de la pareja no quería que le tocaran a su esposa.

En medio de esto, ellas siguieron besándose, mi nena totalmente desnuda, y la otra mujer, seguía con su ropa interior, a mi no me importaba, yo estaba viendo lo que mas quería, y me masturbaba mientras lo hacía, siempre con mi pene muy duro.

A ellas dos, se les unió otra nena, ya eran tres chicas besándose, la otra nena, si desnuda, si tocando y dejándose tocar todo. Mi chica, la veía muy excitada, como me gusta, la veía besar, se dejaba dar dedo, y le daba dedo a la otra nena. De repente, en medio de tanta excitación, me buscó, y se sentó en mi pene, yo que estuve toda la noche excitado y mirándola, ahí estaba, otra vez dentro de ella, justo como me gusta estar.

Y ya no solo nos miraban desde lejos, estábamos cerca a todos, dos chicas, sus esposos, una pareja mas, ahí estábamos nosotros, ella sobre mi, luego en cuatro, me decía que no parara, yo no quería parar, todos nos miraban, cerca, muy cerca a nosotros… ahí me vine, después de toda una noche de masajes, sexo, de penetrarla, de masturbarme, no pude aguantar mas, me vine dentro de ella, le dí toda mi leche… al levantar la mirada, las luces del club ya estaban prendidas, se nos había ido la noche, la noche de fantasía, la noche de lujuria que los dos queríamos vivir.

Nos despedimos de todos, tomamos sus teléfonos para algún día volvernos a encontrar, ahí o en otro lugar, aún no sé si lo haremos, y salimos, caminamos hasta un hotel cercano, si bien la noche de locura había terminado, nosotros aún no lo habíamos hecho, aún no amanecía, y teníamos mas para darnos, pero solo nosotros, sin nadie que nos mirara, sin nadie cerca, era el momento, fue muy corto, pero el momento para terminar de la mejor manera nuestra noche de fantasía, y así lo hicimos, haciendo nuevamente el amor, pero ya solamente para nosotros dos.

Al despedirnos entendí porque la miré y la seguí, y no me pude despegar de ella en toda la noche, hasta ese día éramos amantes, esa noche dijimos que íbamos a ser novios, y así fue, fuimos novios por esa noche, para compartir esa experiencia, para explorar, pero me di cuenta que estaba explorando en mi relación con ella, que esa noche fue realmente para explorar hasta donde estaba llegando en lo que siento y en la forma como la veo, estaba explorando hasta donde podía sentir cosas por ella, y es por eso, que al final no tuvimos sexo, sino que hicimos el amor.

Publicación anterior Siguiente Mensaje