Orgia de 8 a 4

Orgia de 8 a 4
Escrito originalmente por Los de la oficina en Guiacereza.com

“T”

Tengo que admitirlo, soy una mala influencia, pero siempre pensé que no lograría dañar a ninguna de mis compañeras de la oficina, pero comienzo a darme cuenta que es todo lo contrario.

He estado muy aburrida últimamente, no he tenido un nuevo encuentro con ningún otro hombre que logre satisfacer mis demandas, claro solo he estado con el chico joven y con mi esposo; solo tengo que decir que seguimos en la lucha y en las mismas. En mi aburrimiento, he intentado que mi gran amiga “P” tenga un poco de satisfacción personal porque últimamente anda muy amargada por la falta de hombre, sin contar que “JO” no recuerda realmente todo lo que paso en la fiesta de integración y eso la tiene muy frustrada y molesta.

Siempre que entraba en guíacereza se me ocurrían ciertas cosas que me gustaría hacer, le propuse lo del swinger a mi marido, pero a él le da pena así que descartado; intente lo bisexual con otra mujer, pero definitivamente eso de estar con otra mujer no es lo mío y hasta intente lo del BDSM pero no, realmente el dolor y yo no vamos de la mano.

Así que se me ocurrió la brillante idea de hacer una fiesta hot, me comunique con dos chicos de esta comunidad y cuadre un encuentro en un apartamento que me prestó “A”, cerca del aeropuerto, solo me hacía falta una amiga más con quien ir, así que le pregunte a “P” y emocionada me dijo que ella se prestaba para cualquier locura que se me ocurriera.

El día de la fiesta, nos tocó quedarnos un poco más tarde de lo habitual en la oficina, ya tenía todo cuadrado, había comprado el alcohol, las picadas, había hablado con la señora del aseo del apartamento para que lo dejara limpio y solo; y ya me había encontrado con uno de los tipos para confirmar si realmente era el que aparecía en la foto, quedamos en que el llevaría todo y organizaría todo en el apartamento mientras nosotras llegábamos.

Esa noche éramos tres en la oficina, “P”, “N” y yo, tratamos de terminar lo más rápido que podíamos, pero siempre nos llevó algo de tiempo terminar, cuando ya estábamos por salir “P” y yo nos miramos, preguntándonos cómo hacer para liberarnos de “N”, era sábado y ella estaba un poco emocionada y sacando ideas para hacer algo las tres juntas para no desperdiciar la noche. Así que la invite, tengo que confesar que mi lado malvado quería saber que tanto podía llegar a hacer “N” en una situación como la que teníamos planeada. Solo le dije que las dos estábamos invitadas a una fiesta exclusiva, que si quería ir con nosotras y ella ni corta ni perezosa nos siguió.

“P” me miraba con reproche, diciéndome con la mirada que, que era lo que se me pasaba por la mente, internamente solo me reía, la curiosidad podía más que mi sentimiento de prudencia.

Al llegar al apartamento “N” se mosqueo, comenzó a preguntar qué clase de fiesta era a la que íbamos, pero decidí cambiar de tema. Al entramos en el apartamento, nos esperaban mis dos hombres, uno que llamare “K” era alto, moreno, un cuerpo delicioso que bajo la ropa se veía delgado y bien formado, con extremidades largas, yo como tengo nueva fijación lo primero que le vi fueron los dedos, largos, solo de verlos ya tenía mi ropa interior mojada. Al otro chico lo llamare “E” más menudo, un poco gordito pero su carita era más atractiva, cuando me decidí por contactar a ese chico lo hice porque en la foto que subió a la página su pene me llamo mucho la atención, no era un pene extremadamente largo, más bien tamaño promedio, pero lo ancho fue lo que me hizo decidirme por él, solo pensar en cómo iba a ser llenada por ese pene hacia que me hormigueara todo el cuerpo.

Comenzamos la fiesta intentando conocernos, “N” estaba un poco tímida y para pasar la timidez estaba un poco rápida con el trago. “P” conversaba con “K” y de vez en cuando dejaba que él le tocara un poco las piernas; la habitación era exactamente la que yo quería, era grande con una cama Queen perfecta para más de una pareja, el respectivo sillón Kama-Sutra, un área de lavado grande, habían colocado varios sillones, quien que cosas hará “A” en este lugar… igual no importa .

Me interese mucho por cómo estaba reaccionando “N”, me sorprendió que a pesar de que no era muy activa, tampoco estaba muy asustada, se le notaba un tanto nerviosa, pero estaba hablando con nosotros muy normal, comenzamos a bailar, “P” y yo nos pusimos más cómodas y nos fuimos quitando prendas de vestir, ya descalzas y con las blusas casi por fuera estábamos bailando sexy con los chicos y al cambiar la música “E” invito a “N” a bailar a quien se le notaba un poco tomada.

Más o menos a la media noche yo ya estaba entonada mas no tomada, tenía a “K” besándome, pegada a la pared mientras me frotaba con su verga dura y su otra mano sobaba mis nalgas, pensé que mis otras amigas estarían entretenidas con “E” pero me encontré con que él se me acerco y comenzó a desabrochar mi pantalón, abrí mis ojos sorprendida de tener a dos hombres atendiéndome y me encontré con la imagen de mis dos queridas compañeras besándose, me quede en shock, no podía creer lo que estaba pasando, no es que pudiera prestarles mucha atención pues “E” ya me tenía abierta de piernas y me atormentaba con su lengua, mientras “K” chupaba mis senos fuertemente, “E” introdujo dos dedos dentro de mi sin ninguna dificultad pues estaba muy mojada y comenzó a estimularme fuerte mientras con los dientes rozaba mi clítoris, estaba a punto de llegar, pues siempre he sido muy fácil de llegar al orgasmo, prácticamente soy una precocita en cuanto a los orgasmos. Estaba intentando permanecer cuerda para poder seguir viendo que hacían mis dos amigas cuando “K” muerde duro mi pezón y no pude aguantar más, estalle en un orgasmo fuerte y delicioso. Al abrir mis ojos encuentro que “N” tiene abierta de piernas a “P” y le está haciendo sexo oral y por los gemidos supongo que estaba más que disfrutando. En esos momentos “K” me coloca en cuatro en el piso y me penetra fuerte, “E” se coloca frente de mi con su pene obligándome a abrir mi boca para darle sexo oral, nunca había tenido sexo con dos hombres al mismo tiempo, “K” me penetraba fuerte, agarrándome los senos duros, yo intentaba de todas las maneras chupar ese pene delicioso, era demasiado grueso y no podía meterlo por completo en mi boca, eso contando que se estaba sintiendo muy rico como me penetraban y los jadeos hacían que el pene se saliera de mi boca. Al fondo podía escuchar como “P” jadeaba, se sentían los lametazos de “N” y en un momento se escuchó el grito de “P” cuando llego al orgasmo, fue mi detonante y junto con ellas sentí que algo dentro de mí no era igual, era un orgasmo fuerte y sentí que salía a chorro, “K” estaba extasiado, le escuche decirle al otro que yo me había venido con orina, no me dejaron pensar mucho y me pusieron encima de “E”, fui llenada gloriosamente y los espasmos de mi anterior orgasmo hicieron que sintiera un hormigueo mientras él me penetraba, comencé a montarlo fuertemente, se sentía delicioso y mientras lo montaba el me estimulaba el clítoris, “K” tomo mi cabello y obligo a mi cabeza a echar para atrás y me beso, metiendo su lengua en lo más profundo. Logro separarme de el para recuperar el aliento mientras monto con grandes y fuertes estocadas a “E” y cuando abro mis ojos “N” y “P” están frotando sus vaginas mientras se tocan los senos, una encima de la otra y “N” pellizca sus pezones mientras intenta metérselo en la boca, “P” pasa sus manos por todo su cuerpo, gime de una manera fuerte, puedo ver cómo mientras frota sus manos por todo el cuerpo de “N” aprieta de vez en cuando sus manos encima de su piel, las dos están frenéticas mientras se tocan la una a la otra y en eso mientras las miro, sigo cabalgando a mi hombre de pene grueso, el aprieta mis senos y los pellizca, “K” se sienta observando a “N” y a “P”, estoy necesitando algo más duro y “E” me cambia de posición acostándome en el piso, el encima de mí; me sube las piernas hasta sus hombros y con ayuda de una almohada me inclina mi cadera, logro sentir que me llena profundamente, con penetraciones fuertes, su dedo frotando mi clítoris mientras me tiene a su merced pierdo el control de mi cuerpo y termino con un grito fuerte que resuena en toda la habitación.

La fiesta se acabó como a eso de las 4 de la mañana, mis dos amigas pasaron de ellas, a los chicos y volvieron a ellas en cierto momento de la noche, no sé cómo termino mi plan de desahogo en una “orgipiñata” cuasi lésbica pero la pase extremadamente bien, espero que mis amigas también.

Dime tu ¿que te parecio?

Publicación anterior Siguiente Mensaje