Nuestra experiencia en spa sentir

Nuestra experiencia en spa sentir
Escrito originalmente por masajessensuales en Guiacereza.com

Hace mucho tiempo que no iba a un bar swinger, y créanme que creí que no volvería a uno.

Y al fin de tener una pequeña charla con mi pareja, decidimos partir hacia Medellín.

Prendidos el carro, tomamos palmas, el centro y llegamos rápido a "spa sentir" un club swinger de Medellín 

Ese día era noche de solos y Solas.

Y el show central era un gang bang.

Así que cuando entramos al lugar mi corazón estaba a mil, ya que tenia ganas de estar con otra mujer mientras ella me observaba.

Nos cambiamos y al fin entramos al bar, y aunque era un lugar que ya conocíamos, no se sintió tan cómodo como en ocasiones pasadas.

Caminamos un poco y en unos cuantos pasos llegamos a un sillón, dónde podíamos ver la pasión y el deseo salvaje de todos los asistentes.

La noche avanzo y solo hablaba con mi novia acerca de las otras parejas y los hombres solos.

Pero todo cambio cuando llegó la protagonista de la noche, ella era una mujer grande con senos pequeños y culo grande.

Y aunque no sabía moverse muy bien, todos los hombres la mirabamos con asecho. Todos queríamos follarla duro.

Y ella lo sabía, así que mientras sonaba la música ella se movía de una forma descarada.

Así que cuando ella llegó hasta donde yo estaba la tomé de las caderas la sente sobre mi pene y toque sus pezones que estaban demasiado duros, mientras que su vagina se sentía demasiado caliente.

Sabía que iba a ser el primero en estar con ella.

Así que mientras ella bailaba para otros le pedí a mi novia que me chupara el pene con muchas ganas delante de todos y luego de unos segundos ya estaba muy erecto.

El baile acabo y mientras caminaba a donde era la faena me puse el condón.

Y sin dejar oportunidad a los demás hombres la bese en al boca, los senos, la vagina de una forma tan apasionada que sus gemidos se escuchaban por encima de la música del lugar.

Y después de los besos la puse en 4 para follarmela como quería, ella gritó, gimió y sentí como se corría mientras le hacía sexo oral a otro tipo.

Y mientras me la follaba todos miraban en especial las mujeres que tomaban los penes de sus esposos mientras que me miraban, de seguro varias querían estar conmigo pero les daba miedo de sus parejas.

Me separé del show, me di un baño y caminé a donde mi esposa.

Ella me dio un beso y me dijo que la forma en la que me folle a esa mujer le pareció muy excitante y ella quería ser la segunda de la noche a toda costa.

Así que fuimos a donde estaban las camillas para hacer masajes y mientras le hacía un masaje a ella otras mujeres se acercaron para que les hiciera un masaje.

Y ya que a mí novia le gustan las mujeres, aprovechamos para tocar sus senos y sentir el calor de sus vaginas y aunque no estuve sexualmente con ninguna de las 4 a las que les hicimos masajes, sin duda todas querían tener sexo conmigo.

Creo que no les dije nada porque a los novios se les notaban los celos y a menos de que hubiera un intercambio ellos no dejarían que yo estuviera con ellas.

Al fin se acabó la noche.

Y después de una noche muy lujuriosa, en el bar salimos para el carro.

De camino a casa hablamos y ella me dijo que era realmente muy candente verme con otra mujer y que sin duda deseaba sentir mi grande y venoso pene dentro de su cuerpo apenas llegaramos a casa.

Al fin cuando abrimos la puerta, ella subió al cuarto y me dijo que le diera algunos minutos.

Mientras comí algo y repuse fuerzas para poder darle a mí pareja todo lo que quería.

Cuando entre a la pieza, ella me beso y tumbó sobre la cama, ella quería tenerme dentro de ella y que le besara los senos mientras me cabalagaba con mucha fuerza.

después de unos minutos de fluidos, órgamos y semen chorreando por su vagina caímos rendidos en la cama.

Y esa fue mi historia, dos mujeres en una noche y unas cuantas más deseándome. Una noche para no olvidar sin lugar a dudas.

Publicación anterior Siguiente Mensaje