Mi primera vez en las cabinas

Mi primera vez en las cabinas
Escrito originalmente por CamiBta01 en Guiacereza.com

Esta historia comienza un día sentado en mi habitación navegando en Twitter, cuando de repente aparece la página de una persona de gay, no recuerdo como era su nombre en esta red social, me dio mucha curiosidad ya que en esta solo habían fotos y videos de experiencias sexuales que había tenido en un lugar llamado las “cabinas de la 57” lugar situado en la calle 57 con caracas, una simple puerta y un aviso un tanto confuso adornaban la entrada en su momento.

Un día, después de una entrevista de trabajo, invadido por la curiosidad ya que me encontraba a unas cuantas cuadras a este lugar, una vez llegue a la puerta, el temor me invadió y no pude entrar retirándome del lugar… Pero sin perder la curiosidad.

Algunos días después, pase por el lugar y había un letrero que decía que se habían mudado a la calle 63, lugar al que pase con curiosidad, solo de saber dónde estaría situada una morbosa atracción.

Tiempo después, luego de una cita médica justo en la calle 63 muy cerca, me entran algunos pensamientos lujuriosos, ya había estado con un hombre varias veces, ya había penetrado y me habían penetrado, ya me habían hecho y había hecho sexo oral pero algo había que me llamaba la atención…

Ese día entre por esa puerta dorada, subí por las escaleras mientras sentía una leve erección, fui recibido por un joven:

-Buenas tardes ¿necesitas un locker?

A lo que respondí:

-si

Ya que ese día llevaba maleta y tenía una chaqueta bastante gruesa y solo en la entrada se notaba el calor en el ambiente y no me refiero a sexualmente.

El joven amablemente de da una ficha con un número y una llave para un candado de los lockers que quedan al lado de la recepción.

Entro por una cortina a un “mundo” lleno de morbo, sexo, lujuria… Entro a mi cabina donde hay un computador, y lo más esperado una puertecita en cada pared de la cabina, con un pequeño seguro, tomo asiento, me aseguro que las puertecitas estén bien cerradas y pongo una página porno mientras me masturbo con la sola euforia de estar en este lugar.

Pasados unos minutos escucho que se abre una de las cabinas del lado se abre y entra una persona, lo sé al escuchar que pone el seguro de la puerta y desliza la puertecita de su lado para ver si hay alguien, en mi cabeza pasa un leve pensamiento de (No la abras) mis manos hacen todo lo contrario.

Al abrirla veo una verga GRANDE y solo veo por el hueco en la pared las manos de la persona en la cabina del lado masturbándose… una vez él se percata de esto, estira su brazo a través del hueco buscando mi miembro erecto, baboso y a punto de explotar en una avalancha de semen, me toma por los testículos y los acaricia suavemente y sin esperarlo toma mi miembro y comienza a masturbarme lenta y deliciosamente, subiendo de intensidad, recibo en el computador un mensaje de la cabina del lado diciendo:

-¿Ya te vas a venir?

-Si

-Vente por el hueco

Sin pensarlo mucho lo hice, me pare de mi asiento y me acerque a la pared bajando un poco más mi pantalón solo sentí que golpeaba su rostro con mi miembro a punto de estallar, acaricio suavemente mi glande con su mano y explote, nunca en mi vida había estado tan excitado para la cantidad de semen.

-Me bañaste

Me dice la persona de la cabina del lado por el chat.

-Que rico todo lo que te viniste en mi cara… mira por el hole

Al mirar por el hueco solo veo parte de su rostro bañado en mi semen saboreándose y solo por instinto asomo mi mano por este hole como le ha llamado el buscando su miembro, al tomarlo, mi primera impresión es; vaya si es grande y grueso no me cabria en la boca y tratase de mamárselo lo cual no era mi intensión, lo masturbe un buen rato hasta que por el chat me ha dicho:

-Para… me voy a venir…

Sin darme cuenta él había abierto el otro hole y estupefacto solo vi como asomaba una boca con ansias de semen …

Esta historia continuara.... 

Publicación anterior Siguiente Mensaje