Mi primer miramiento sexual. Relato verídico, con nombres cambiados.

Mi primer miramiento sexual. Relato verídico, con nombres cambiados.
Escrito originalmente por valitelo en Guiacereza.com

Mi primer miramiento sexual. Relato verídico, con nombres cambiados.

La primera vez que tuve un miramiento sexual  (Fuera de mi primera vez con Gaby) ocurrió cuando ya contaba con 12 años.  En aquella época, eran los años 50 y vivíamos en la ciudad de Medellín. Eran esos tiempos en los cuales la sexualidad estaba totalmente oculta y a nosotros como jóvenes o mejor como niños estábamos en un total desconocimiento de esas cosas que tenían que ver con el sexo.

Pero a las hormonas no las detiene nadie, ni siquiera los deseos de los padres para conservarnos "puros". En ese entonces no había nada de pornografía ni de instrucción sexual escrita; con la compañía de unos primos de mi misma edad, fuimos buscando entre si todo aquello que pudiera darnos luces acerca del tema desconocido; como nacían los niños y los animales, el porqué se casaban las personas y luego tenían bebés, en fin, todas aquellas cosas que tanto nos intrigaban.

Un sábado, estábamos en la finca de mi primo Juan (cercana a la ciudad), y nos fuimos a caminar hablando de esos temas prohibidos; de repente mi primo se desabrochó su pantalón y sacó su pueril pene mientras yo lo observaba: Estaba en erección. Nosotros nos teníamos plena confianza y no era raro aquel espectáculo.

Mientras conversábamos acerca de las mujeres, de la belleza de sus senos y cómo serían esas sus partes íntimas, mi primo Juan empezó a acariciar su pene, pero yo notaba que esas caricias se iban tornando cada vez más fuertes cosa que me pareció bastante rara. Mientras tanto, se notaba la salida del líquido pre-seminal y mi primo cada  vez con su mano recorría frenéticamente toda la longitud de su pene, hasta que salió una cantidad mucho mayor de líquido, pero éste salía en forma continua sin presentarse las convulsiones típicas del orgasmo; ello tal vez debido a la edad de Juan que era en ese tiempo de 11 años.

Yo no sabía nada de como se hacía una masturbación y Juan no me comentó nada acerca de ello. La cosa fue que todo terminó sin hacer algún comentario, y juntos nos fuimos a continuar nuestro paseo.

Publicación anterior Siguiente Mensaje