Mi nuevo mejor amigo y yo

Mi nuevo mejor amigo y yo
Escrito originalmente por Los de la oficina en Guiacereza.com

“G”

Es mi turno de escribir un relato, sinceramente estaba muy avergonzada de escribir algo, soy una mujer un tanto conservadora y lo máximo que he hecho es mi experiencia con “A”; que tengo que admitirlo fue muy placentera. Últimamente me he sentido tentada a explorarme más como mujer, después de leer tantos relatos de mis compañeros me he dado cuenta que no me doy el placer suficiente. Soy una mujer soltera, mis experiencias con el otro sexo son limitadas, algunas satisfactorias, otras no tanto. Mi ex marido era un hombre que solo veía por él, y en cuanto a las relaciones sexuales por lo general era muy unilateral.

Hace días decidí que tengo que comenzar a conocer mejor mi cuerpo, así que fui a una tienda sex-shop que me recomendó “T”, esa mujer definitivamente tiene la cabeza dañada, solo le comente que estaba interesada en un juguetico y ella  me mostro todo ese mundo de juguetes sexuales, a la final me acompaño a la tienda y terminamos comprando cada una un “amigo feliz” como decía la caja, yo me decidí por un dildo de 20 cm de 3 velocidades, es grande con una cabeza como la de un champiñón y la textura es muy parecida a la piel real

Al llegar a la casa, corrí a abrir mi paquete; era grande, de color negro y tenía textura de venas; se me hacía agua la boca de solo pensar en utilizarlo. Así que busqué el lubricante que tenía en la mesa de noche y mientras subía corriendo al baño me iba quitando la ropa, la verdad, desde que comencé en mi exploración, mi propio placer paso a un plano muy importante y al masturbarme sentía que me hacía falta algo, puedo estar muy caliente y frotarme todo lo que quiera, pero cuando quiero un pene dentro de mí, mis dedos no logran ayudarme y solo complican la situación, por eso, y por más que lo he intentado, parece que me falta un poco de práctica.

Entro en al baño, saco mi nuevo amigo de la caja y decidí ponerle por nombre “JHONY” por Jhony Bravo el de los dibujos animados.

Primero para comenzar el ritual, era justo y necesario un baño para relajarme de un día agitado, enjabone todo mi cuerpo y mientras hacía eso preste especial atención a mi clítoris para comenzar a entrar en calor, me encanta auto amarme, pasaba mis dedos jabonosos lentamente por mi clítoris, pellizcándolo y frotándolo con mis dedos índice y medio; abrí más las piernas para tener un mejor acceso a esa protuberancia tan deliciosa y pase mi dedo índice por mis labios vaginales rosando mi entrada con este, tentando el camino a mi placer, aclare mis dedos, mi cuerpo y a pesar de estar muy húmeda unte un poco de lubricante en mis dedos e introduje primero la punta de un dedo dentro de mí, para jugar con esa área tan sensible dando pie al éxtasis que se veía venir; comencé a frotar con mi otra mano mis senos, estaba sensible por todas partes y mientras veía mi mano sobar mis senos podía sentir ese dedo que no alcanzaba a decidirse si invadirme o seguir jugando. Cuando ya no podía más, introduje la totalidad del dedo, comencé a penetrarme lentamente, metiéndolo y sacando, esparciendo más el lubricante así como también mis propios jugos; estaba suavecita allí abajo y pellizcar mi clítoris hizo que me saliera un gemido, mis rodillas se estaban debilitando mientras me daba placer, en mi cabeza solo podía pensar en la boca de “A” allí abajo, lamiéndome como una paleta, metí dos dedos y los moví como si fueran la lengua de el en mi entrada, como perro cuando toma agua, ellos se sentían deliciosos mientras me frotaban. Los incrusté nuevamente, dando unas primeras estocadas, comencé a abrir los dedos dentro de mí, se sentía tan delicioso como mis dedos dilataban mi vagina, pero no era suficiente y yo quería a “JHONY” dentro. Me acosté en el piso del lavado en mi baño y seguí abriendo y cerrando mi vagina mientras jugaba con mis pezones enloqueciéndome, grandes gemidos salían de mi boca y se ahogaban en el ruido de la regadera, podía escuchar el placer salir, mi excitación creció, tome a “JHONY”, lo rodee con mis manos, lo frote con mis jugos para lubricarlo y que entrara sin molestia, Tendida en el piso y con mis piernas abiertas; mire hacia mi clítoris rosado e hinchado de tanto frotarlo;  mientras lentamente hacía entrar a mi nuevo amigo, me estiró de una manera deliciosa, haciéndome contraer mi cuerpo en un arco y queriendo más; primero hice que me penetrara sin encenderlo con penetraciones suaves, necesitaba que mi interior se amoldara a su longitud grande, luego y sintiéndome más impaciente comencé a penetrarme más fuerte, con pequeñas vibraciones creadas por mi mano, podía sentir mi humedad gotear por mis glúteos y mi cuerpo hormiguear por la anticipación, con mi otra mano estimulaba mi clítoris frotándolo fuertemente quería sacar calor de esa área, llegar a friccionar tanto que salieran chispas. Apoye las piernas en la pared de la regadera esperando completamente arqueada que llegara mi clímax, pero antes de eso, cuando casi estaba a punto de venirme, encendí a mi amigo en la velocidad más alta, pude sentir cada vibración en mi interior, fuerte y mi mente las imágenes pasaban de “A” en cuatro dándome por atrás o a él penetrándome duro mientras me tenía agarrada en el lavado, no pude más y me vine tan fuerte que me orine, con cada convulsión de mi orgasmo salía un chorro más grande de orina y mientras gritaba tan fuerte que creo que los vecinos debieron de estar pensando que he metido un hombre en mi casa.

¡Yací allí en el piso como por 10 minutos, tratando de recobrar la compostura, sintiendo como mi cuerpo hormigueaba todo, oooh!!! “JHONY” te declaro mi nuevo mejor amigo, es el mejor regalo de la vida.

Después de eso cada que recuerdo a lo sucedido con “A” y aunque suene a cliché, enciendo unas cuantas velas en el baño o el cuarto y tengo mis encuentros íntimos con “JHONY” y se me pasa la calentura.

Esperemos que yo pueda encontrar a algún nuevo amigo logre suplir a “JHONY”.

Publicación anterior Siguiente Mensaje