Mi esposa, su juguete y un viaje de negocios

Mi esposa, su juguete y un viaje de negocios
Escrito originalmente por sativa en Guiacereza.com

Somos una pareja con más de 15 años de casados, mi esposa tiene 42 años y yo tengo 51 años. Ella es una mujer muy bella que despierta miradas siempre, es alta 1.78 de estatura, piel muy blanca y cabello rojo anaranjado natural, creo que uno de sus mayores atributos son sus largas piernas, esbeltas y trabajadas durante muchos aten el gimnasio, tiene unos glúteos que aún permanecen duros, pero con la robustez que la edad trae consigo, no es por nada, pero me encanta su trastero, es muy sensual. Sus senos son pequeños y pero lo suficientemente grandes para que mi mano no los abarque completos, con unos pezones de color claro casi rosado, que lo único que provoca es besarlos todo el día.

Hace ya un tiempo que nuestra vida de pareja venía en una rutina peligrosa y aunque siempre fantaseamos con aventuras,  nunca las llevamos a cabo, sin embargo creo que era el que más fantaseaba con el hecho de que hiciéramos un trío con otra mujer o que ella estuviera con otro hombre. La verdad es que todo esto siempre se quedaba en la cama después de que teníamos relaciones. Hace un par de meses decidí pasar por un sexshop y comprar algo para aumentar la diversión con ella, por lo que una vez en el local me decidí por comprar un consolador para ella, y como no estaba seguro cómo lo iba a tomar decidí comprar uno de los que primero vi, que al final termino siendo un juguete cuyas dimensiones eran un poco exageradas, creo que de largo willi, como lo llamamos en la intimidad, debe tener al rededor de unos 27cm de largo y unos 5cm de ancho. Yo no diría que soy un hombre con atributos importantes, por lo que este aparato me pareció que a ella le causaría gracia y a lo sumo nos reiríamos un poco en nuestra intimidad.

En fin, esa noche ya en nuestra habitación, nos estábamos besando y habíamos comenzado a acariciarnos, cuando le dije a ella que había comprado algo para que jugáramos, así que fui a sacarlo de mi  maletín y se lo enseñé, aun recuerdo la mirada que me puso cuando le mostré a nuestro nuevo amigo, tenia una sonrisa nerviosa, como quien piensa que eso es demasiado grande para entrar. Ya que como lo mencioné antes mi pene es de tamaño normal, tal vez 16cm de largo y 3.5 de ancho. Mi esposa solo ha estado durante todos estos 

 conmigo, yo he sido su único hombre, así que entiendo su sorpresa al ver el tamaño de nuestro nuevo amigo. Esa noche me sorprendió lo mucho que disfruto tener el juguete dentro de ella, si bien al principio comencé con cuidado, después se lo metía y se lo sacaba hasta el fondo con toda la velocidad que podía y así en medio de sus gemidos la hice venir un par de veces

Después de esta experiencia, cada vez fantaseábamos más con la posibilidad de que ella estuviera con otro hombre, tal vez alguno que estuviera tan bien dotado como nuestro juguete amigo. La verdad es que esa fantasía se fue volviendo recurrente en nuestros orgasmo y muchas veces teníamos relaciones, yo penetrandola por detrás y nuestro juguete haciendo su trabajo en la parte de adelante, mientras yo le susurraba al oído que se imaginara que era otro hombre quien la estaba penetrando. Y lo digo sin miedo a equivocarme que ella disfrutaba cada vez más la posibilidad de estar con alguien que tuviera un pene de ese tamaño.

Tiempo después, nos estábamos tomando unos tragos con mi esposa y entre charlas y risas, fue surgiendo una posibilidad de hacer posible esa fantasía. En dos semanas mi esposa tenía que viajar a un congreso en los estados unidos y debía de viajar con el nuevo asistente financiero de la compañía donde trabajaba, un chico joven de unos 28 años, bien parecido, de test morena, y según mi esposa atlético, alto y con todas las posibilidades de tener lo que estábamos buscando bajo los pantalones.

Efectivamente el día llego y mi esposa salió a su viaje de  negocios, entre los dos había quedado en claro que si se presentaba la oportunidad ella tenía todo mi aval para llevar a cabo nuestra fantasía.

Los primeros dos días transcurrieron sin novedades, sin embargo al tercer y último día del congreso, mi esposa me escribió y me comentó que con los demás colegas iban a salir a recorrer la ciudad y como estaba planeado volverían el domingo en la mañana. Debido a las horas de diferencias horarios yo decidí no molestarla mucho mientras estaba con sus compañeros, si. Embargo a la hora que yo calculaba debía volver al hotel le escribí para saber cómo estaba, pero para mi sorpresa todos mis mensajes no eran leídos y las llamadas se iban directamente al buzón de voz. Yo tenía una mezcla entre preocupación por no saber si le había pasado algo o que estaba cumpliendo con lo prometido. Debieron pasar por lo menos 3 horas desde mi primer mensaje cuando me llegó un mensaje.

Ella: vida, estoy bien, pero ocupada, mañana te escribo con todos los detalles ;)

Al día siguiente tuvimos la que aún hoy considero una de las conversaciones más excitantes que hemos tenido en toda nuestra vida de casados.

Ella: Buen día mi amor, estás despierto ya?

Yo: Hola, si. Estaba preocupado al no tener noticias tuyas. Como te fue?

Ella: Bien, aunque un poco rara por todo lo que pasó ayer

Yo: Que pasó?

Ella: Estuve con el nuevo asistente :(

Yo: en serio?

Ella: Si

Yo: Como fue todo, fue lo que esperabas?

Ella: Amor, tu bien sabes que yo solo he estado contigo desde hace como 20 años,  así que tengo una sensación rara en mi interior.

Yo: Te puedo preguntar cómo empezó todo y cómo terminaron juntos?

Ella: anoche salimos todos los compañeros a cenar y fuimos a un par de lugares en los cuales nos tomamos un par de copas, y no te puedo negar que le estuve coqueteando toda la noche.

Yo: cuéntame cómo le coqueteabas?

Ella: Ayer tenía puesta una blusa con un escote que permitía ver mi brasier desde cierto punto por arriba, y noté que el en un par de ocasiones, así que cada que tuve oportunidad me inclinaba para que el pudiera poner a volar su imaginación.

Yo: Se te insinúo en algún momento?

Ella: No, me parece que lo tenía intimidado, así que mi estrategia fue servirle más alcohol que a los demás y para el final de la noche ya estaba bastante entrado en tragos y más distendido, tanto que en un momento mientras hablábamos, me tomo del brazo y lo acaricio.

Yo: Pero y entonces cómo fue que terminaron juntos?

Ella: Al final de la noche pedimos la cuenta y nos todos fuimos para el hotel donde estábamos alojados, pero cuando entre a mi habitación decidí que debía actuar rápido si quería que algo pasara, así que decidí llamar a su habitación y le pedí que pasara por la recepción y me trajera una bolsa de hielo, así que al poco tiempo estaba tocando en mi puerta.

Yo: Lo esperaste vestida de que forma?

Ella: viste que me traje mi pijama corta de seda negra que tanto te gusta?

Yo: uff que rico, quiero saber todos los detalles, empieza desde que entro a la habitación 

Ella: Mmm no se, algo me vas tener que dar, quiero que me muestres cómo estás mientras te cuento

Yo: ok mira como me tienes [foto]

Ella: Me gusta cuando estás duro imaginándome 

Ella: Bueno, cuando el entro le pedí que entrara y me ayudara con el hielo, porque me había lastimado la rodilla, así que no perdió tiempo y me hizo sentar en una de las sillas del escritorio. 

Ella: En principio parecía que no se animaba a nada, pero después me parece que entendió bien la situación y comenzó a acariciarme el muslo, mientras yo le acariciaba un poco el cabello, así que se animó más y me dio un beso en el muslo, me miro como para ver mi respuesta.

Yo: Y cómo le respondiste

Ella: Le di un beso rico en los labios y lo le fui indicando que me siguiera al baño, donde abrí la ducha, donde lo desnude para darnos un baño.

Yo: Que rico y que hicieron en la ducha.

Ella: primero nos besamos y luego  le enjabone el cuerpo, comenzando por las espaldas, sus nalgas, sus piernas, luego le di la vuelta y le enjabone el cuello, el pecho, sus piernas y luego me concentre en su amigo.

Yo: Quiero que te detengas ahí y me describas detalladamente todo.

Ella: jeje ya lo estoy haciendo!

Ella: en ese momento pude ver que el ya tenía su pene erecto

Yo: te gustaba lo que veías?

Ella: si, la verdad es que tiene un miembro bastante bonito, recuerdo que mientras lo enjabonaba no podía dejar de desear meterlo en mi boca.

Yo: cómo era su pene?

Ella: Era del mismo color de su piel, como un chocolate claro y el glande era más oscuro, como un chocolate amargo :)

Yo: y su tamaño?

Ella: Uff su tamaño es wow!

Yo: mucho, cuanto en cm?

Ella: No, se pero de largo por lo menos 25 cm y de ancho más o menos 6 cm desde la punta a la base.

Yo: Que pensabas en ese momento mientras lo bañabas?

Ella: como te decía, sólo quería sentirlo en mi boca

Yo: Y lo hiciste?

Ella: Si

Yo: cuéntame 

Ella: una vez que lo termine de bañar, yo me quede arrodillada frente a el, así que lo tome con una mano y me lo metí a la boca, mientras con la otra le acariciaba los testiculos y las nalgas, se lo besé con todas las ganas del mundo, le succionaba la cabeza y luego trataba de meterlo hasta donde más podía,  y luego lo sacaba y pasaba mi lengua por su tallo, una y otra vez, estaba encantada con ese pene.

As Que rico, sígueme contando, el que hacía?

Ella: el me tomaba de la cabeza, como guiándome cada vez más rápido, mientas estaba recostado en la pared de la ducha 

Ella: hubo un momento que lo estaba haciendo tan rápido que era como si me estuviera penetrando la boca, pensé que iba a vomitar porque llegaba muy al fondo de mi garganta, así que termine de hacerlo para tomar aire.

Yo: Sigue...

Ella: Luego que levante el me puso contra la pared y se puso en cuclillas, me abrió las piernas y comenzó a hacerme sexo oral.

Yo: Te gusto como te lo hizo? Me estoy tacando imaginando la escena

Es Para ese momento yo están muy excitada, imagino que el lo debió notar por mi humedad, la cual aumentaba con cada movimiento de su lengua en mi vagina. Luego metió un par de sus dedos en mi, lo cuál hizo que yo lo quisiera tener adentro, lo único que quería en ese momento era que me penetrara, era como si el fuego de mi vagina necesitara ser apagado.

Ella: Como yo no aguantaba más, le pedí que saliéramos y fuéramos a la cama de la habitación 

Yo: cuéntame cómo lo hicieron en la cama.

Ella: El me acosto y se hizo sobre mi, recuerdo que cuando entro en mi fue como un alivio sentir su pene en mi vagina, sentir cómo entraba y salía me estaba generando mucho placer.

Yo: Te gustaba como te lo hacía? Cuéntame!

Ella: Si, la verdad es que se sabe mover, en un momento tomo mis piernas y las puso sobre sus hombros, mientras sentía cómo me inundaba toda, pero en esa posición de lo que más me gustó fue que llevo mis piernas que estaban en sus hombros y con sus manos las abrió lo más que pudo mientras el las sostenía en el aire. Ahí se notaba lo en forma que el se encontraba.

Yo: Te viniste así?

Ella: Si, porque estando en esa posición tomó mucha velocidad, yo sentía como si no pudiera más, para ese momento más que gimiendo me parece que ya estaba era como gritando, mientras su pene expandía mi vagina hasta un punto donde ni había llegado nunca, y más cuando toda su longitud que como te dije era bastante, salía desde la punta hasta la base.

Yo: Lograste que el se viniera en esa posición?

Ella: No, cuando vio que tuve mi orgasmo, me dio vuelta para penetrarme como perritos 

Yo: y como te fue en esa posición?

Ella: Super rico, yo como Cuál gatita, apoye mis pechos contra la cama, mientras levantaba mis caderas lo más que podía, para que el pudiera disfrutarlo! 

Yo: y cuanto tiempo estuviste en esa posición?

Ella: un rato considerable, porque se nota que estaba el cerca al orgasmo y no se quería venir, porque me penetraba primero lento y luego rápido, pero de un momento a otro para y lo sacaba para besarme desde atrás 

Yo: te estaba haciendo oral en esa posición?

Yo: te imagino ahí con tu colita paradita, toda entregada! Grr

Ella: si, desde ahí pasaba su lengua por toda mi vagina e iba subiendo por mi agujerito, en un par de veces que repitió lo mismo, se concentró bastante en tratar de meter su lengua en el, eso fue muy rico también 

Yo: y mientras te penetraba así, tú que hacías 

Ella: nada, en esa posición no había mucho por hacer, solo agarrarme de las sabanas presa del placer.

Yo: y luego qué pasó entonces?

Ella: Bueno, quizá esta parte no se si te vaya a gustar, prométeme no enojarte.

Yo: prometido

Ella: Te imaginarás que para esa altura yo ya estaba muy mojada, tanto que el estaba empapado con mis fluidos, así que llego un momento que el comenzó a sacarlo y a pasarlo por mi parte de atrás, asta que en una de esas y sin avisarme trato de irlo metiendo por atrás, para lo cual yo estaba encantada, pero era tal el tamaño de su pene, que incluso con lo mojada que yo estaba, me causó un poco de dolor, sobre todo cuando entro completamente 

Yo: que rico y te gusto que te comiera tu colita?

Ella: Si, sentía mucho placer con el bomeando cada vez más rápido, yo la verdad es que sentía que ese hombre me iba a partir en dos jeje

Yo: Terminaste así,?

Ella: mmm si, llego un momento donde el había tomado mucho ritmo y me estaba haciendo duro de verdad, podía sentir como sus testiculos golpeaban fuerte mi vagina y el ruido de mis glúteos chocando inundaban la habitación.

Yo: Le decías algo?

Ella: entre mis gemidos le decía que me diera duro, que me diera papito!

Yo: El termino así?

Ella: Si, llegó el punto donde no pudo más y me lo hizo con tanta fuerza que me levanto casi completamente mis caderas, mientras gemía como un toro, con movimientos que permanecían dentro cada vez más tiempo, se ve que se vino mucho en mi cola, porque se quedó bombeando un par de veces antes de sacarlo de mi.

Yo: No veo la hora de que estes acá.

Ella: ya pronto amor, por el momento que salir a una reunion, hablamos después :) 

Yo: Besos

Publicación anterior Siguiente Mensaje