Mi entrevista con Tatiana

Mi entrevista con Tatiana
Escrito originalmente por Mesabeamiel en Guiacereza.com

Tengo una entrevista a las 8:00 am. Entro a una pequeña oficina al escuchar decir mi nombre en un tono parecido al militar a la secretaria, una señora de unos cincuenta y tantos años calculo, malgeniada y con su ceño marcado. Pienso en lo urgida de sexo que debe estar esta señora; me levanto, organizo mi vestido, tomo aire y digo mi mantra poderoso: "todo saldrá bien, el empleo es para mí". Al entrar se ve una oficina pequeña pero acogedora, de un blanco casi inmaculado. Solo un escritorio con un pc, algunos artículos de oficina; percibo un olor dulce a canela y manzana. En una esquina hay un dispensador de agua y un pequeño archivador. Allí en el escritorio, esta  ella, mi entrevistadora. 
Saludo con un muy buenos días mientras mi mirada recorre a esta mujer, bajo mi mirada al escritorio. Una voz sensual me saca de mis pensamientos... - buenos días señorita Miel"- dice ella acompañado de el típico protocolo para entrevistas, miro sus labios pero en realidad no estoy escuchando ni una sola palabra de lo que me esta diciendo; siento como un  cosquilleo recorre mi cuerpo y paso de sentirme nerviosa a la excitación. 
Levanto mi mirada y la fijo en su escote;  no puedo evitar sentir un calor intenso, esta hermosa mujer de tez blanca, cabello castaño, con diminutas pequitas en su rostro y labios rosas, tremendamente sensuales, me mira fijamente. Ella es la psicóloga, Tatiana. Una mujer madura, imponente pero se le nota cálida y percibo en ella una enorme sensualidad. Viste una blusa blanca, a medio abotonar; puedo notar su brasier de encaje a través de la blusa, sus pezones marcados; una falda negra ceñida que baja hasta casi sus rodillas; puedo ver sus mallas negras, tiene sus piernas cruzadas. 
Estoy sofocada, me invade el deseo. Ella me dice algo que no logro entenderle porque estoy absorta en sus pezones; la entrevista paso a otro plano, no es en las respuestas preparadas en lo que estoy pensando. La deseo a ella. 
Un - "señorita Miel"- me regresa a mi entrevista. Tatiana creo que nota mi incomodidad y me ofrece un vaso de agua. Se levanta, pasa por mi lado y puedo ver su hilo marcado en ese par de nalgas ceñidas a esa falda; esta tiene una abertura en el lado derecho que le llega a medio muslo y unos tacones negros. Se contonea cadenciosamente; tengo mi mirada puesta en ese par de nalgas. Un " huy" se me sale, rompiendo el ritmo de su taconeo. Ella me entrega el vaso con agua y me pregunta - "qué pasó? ". Yo no aguanto más, siento mi cuerpo caliente, la entrepierna me vibra, un cosquilleo electrizante me recorre desde mi cabeza hasta la punta de mis pies, tengo mis panties húmedos; ella me vuelve a preguntar: - " ¿estás bien Miel? Yo, ya resuelta a arriesgarme; le respondo casi como un murmullo: - " es que usted me pone nerviosa Tatiana, esta deliciosa. 
Jamás hubiera anticipado esta respuesta. Tatiana toma el vaso de mi mano y me dice con una voz acompañada de una sonrisa maliciosa - " tranquila linda, lo supe desde que vi su mirada fija en mis senos. Pasa sus manos por mi cabello mientras me mira y se muerde los labios; usted también llamó mi atención desde que la vi entrar por esa puerta con su vestido azul pegadito a esa hermosa figura, - dice-. Dicho eso, me dejo llevar por ella. Sus labios pegados a mi oído me susurran -" esta será una entrevista memorable".Ella esta inclinada sobre mí, tengo sus pechos en mi cara, los masajeo y termino de desabotonar su blusa; los libero y sólo quiero saciarme de ellos. Tiene unas tetas hermosas, su pezón rosa hace contraste con su piel blanca. Ella hace lo mismo con mis tetas, las acaricia mientras su tibia lengua me recorre el cuello. De repente, me levanta ; alza mi vestido hasta arriba de mis senos, corre mi brasier y comienza a succionar mis pezones. Mis gemidos no se hacen esperar, me siento en el cielo, su mano se dirige hacia mi cuquita, me acaricia por encima de mis panties mojados, los corre, ubica mi botoncito y comienza a masajearlo lento pero fuerte. Siento como mis fluidos corren por mis piernas. Introduce dos de sus dedos y llega a ese punto en el que por el ritmo de sus embestidas siento muy próximo mi orgasmo. Ella sabe como tocarme, me siento en la gloria, nuestras lenguas están entrelazadas en una batalla de placer. Me pide que me siente en el escritorio; obedezco. Tatiana está agachada, justo enfrente de mi coñito. Desliza mis panties y se los lleva a su nariz. Esto es para mí, - dice. Y se los guarda en su bolsillo.Tengo las piernas encima del escritorio, con mi coño expuesto, las manos apoyadas en el y mi cabeza hacía atrás, dispuesta a recibir todo el placer que esta sensual mujer me esta dando. Siento su lengua recorriéndome los labios y sus dedos penetrándome con el ritmo y la justa presión. Me siento enloquecer hasta que no aguanto más y siento como ese delicioso escalofrío me invade. Tatiana se levanta y me da un beso tierno. Creo que terminaste a tiempo"- dice, no demora en tocar a la puerta, Ivan; el de recursos humanos. 
Organizo mi vestido y mi cabello. En la oficina el olor a sexo es evidente. Tatiana organiza su blusa, bebe un sorbo de agua. Se pone de espaldas a mí para buscar un bolígrafo y un papel. No puedo evitar poner mis manos en ese hermoso culo y ella con voz burlona, voltea y me dice: -" tranquila, ya tendremos tiempo" . Me entrega un papel con un número, una dirección y una nota que dice: eres mi cantidata preferida. Suena el toc toc en la puerta. Tatiana dice -" adelante" , mientras me lanza una leve caricia a mi coñito desnudo. Ivan entra y ella muy profesional me despide con un - hasta luego señorita Miel, estaremos en contacto, acompañado de un guiño.
Salgo feliz de mi entrevista y sólo puedo pensar en lo productiva que resultó ser aquella entrevista...
Publicación anterior Siguiente Mensaje