Mi doble Vida

Mi doble Vida
Escrito originalmente por hunter2012 en Guiacereza.com

El siguiente relato lo realizo con la previa autorización de la protagonista del mismo, a la que llamare Diana, por obvias razones. Para ponerlos en contexto, soy ingeniero de sistemas como diana, con la que nos conocimos hace ya más de 8 años cuando ambos coincidimos en trabajar en un banco en el centro de la ciudad, al principio nuestra relación fue netamente de trabajo, sin embargo, con el pasar del tiempo fuimos entrando más en confianza, debido a que ella me ayudó a conseguir apartamento en el mismo conjunto donde ella reside con su esposo e hijos, para la época del relato ella tenía alrededor de 30 años, siendo una mujer muy simpática, blanca, cabello negro de cuerpo delgado que llama mucho la atención. Transcurría diciembre y como todo fin de año en las empresas se realizan las populares fiestas, a la cual asistimos, estando allá, y después de pasarla muy contentos con el baile y las bebidas, apropósito para mediados de la fiesta diana ya estaba pasadita de tragos y entró en esa fase en la cual algunas mujeres se ponen sentimentales o algo cariñosas. Pero Diana se comportó diferente y me dijo que quería confesarme algo muy íntimo, que, si podía confiar en mí, a lo que inmediatamente le dije que sí, posterior a mi afirmación, comenzó con el relato que hasta la fecha nos tiene involucrados de por vida, llevando una doble vida.

La confesión de Diana me dejo paralizado, primero me contó su bisexualidad, a lo que no me sorprendí, ya que en esta época eso no es ninguna novedad, sin embargo, su historia iba más allá de una simple condición sexual, me contó que hacía más de un año, salía de forma clandestina los viernes a verse con personas de ambos sexos, los cuales contactaba por la red social twitter para encuentros íntimos, y que obviamente nadie conocía su historia, a lo que antes de pedirle detalles le pregunte la razón por la cual me lo confesaba a mi precisamente. Ella me explico que era una mujer muy desinhibida en temas de sexo, y que aparte de eso, le excitaba mucho verse en videos con cada una de las personas con las que tenía sexo, y que esa era precisamente la razón por la que me contaba su historia, ella necesitaba que yo la grabara y la filmara en cada uno de sus encuentros sexuales, lógicamente habían varias condiciones claro está, la principal era la total discreción de lo que íbamos a hacer si yo aceptaba la oferta, de igual manera y una de las más importantes condiciones era que solo con su total autorización yo podía participar en alguno de esos encuentros. Esa noche no le pude contestar, aunque la idea me asustaba, dentro de mi había una mezcla de miedo y excitación que no sabría cómo describirla. Al día siguiente ya sobrios y en la calma de la oficina le volví a preguntar por el tema, a lo que Diana me pregunto nuevamente si ya lo había pensado, le dije que sí, pero que también tenía mis condiciones, y que al igual que yo con ella, debía tener su palabra de la total confidencialidad de lo que íbamos a hacer, de igual manera yo me quedaría con una copia de las grabaciones de los encuentros, a lo que Diana no le vio ningún problema, al final de la conversación me dijo que me preparara porque el próximo viernes ya tenía confirmado un encuentro.

Primer encuentro

El primer encuentro fue lo más excitante y loco que jamás había hecho en mi vida. A eso de la 5 de la tarde a la hora de la salida, diana, me dijo que antes, la acompañara a un sex shop ubicado en chapinero, la acompañe al sitio en el cual ella compro, un conjunto de encajes negro con sus respectivas medias, diría mentiras si no la imagine con esa diminuta tanga puesta, a lo que Diana pareciendo leer mi mente me dijo: “Tranquilo, ya tendrás todo el tiempo del mundo para verme con y sin ella puesta”. De ese sitio salimos a tomarnos algo en el BBC de la 7ma con 57 esperando la hora del encuentro programada para las nueve de la noche. Estando en el bar ella me dio detalles del encuentro, me dijo que iba a ser con una chica que había conocido por la red social, que era casada al igual que ella, y que tenía el fetiche de estar con una chica que tuviera vello púbico, por lo cual me contó que tenía varios días dejándoselo crecer pera el encuentro. Igualmente me indico lo que debía hacer una vez estuviéramos en el encuentro y las tomas que le gustaría que hiciera del encuentro, me contó que me iba a sorprender de cómo era ella en un encuentro sexual, además m insistió que, si me toca participar, no dejara de grabar y uno que otro tips de cómo afrontar la situación. Una vez instalados en un hotel al norte de la ciudad, diana me indicó que preparara todo lo necesario para la grabación mientras ellas, se ponían cómodas y tomaban algo, mención aparte se merecía la amiga de Diana, era una mujer muy linda, con unas caderas envidiables y un trasero que de seguro para el tráfico. Ellas entraron al baño, la verdad me distraje alistando la cámara, cuando de un momento a otro salen esas dos bellezas del baño para instalarse en la cama e iniciar una lluvia de besos interminables, lo único que se me ocurrió fue encender la cámara y empezar a grabar, primero temblaba por toda la escena y me costaba mucho concentrarme, pero luego de unos minutos me logre controlar y lograr las tomas que Diana me había dicho, mentiría si les dijera que al ver esa escena no me excite, y ni que decir de mi amiga Diana, que como ella me había indicado, parecía otra mujer en la cama, y ya sin ropa se podía apreciar en toda su magnitud su cuerpazo el cual no se notaba mucho en la oficina debido a su forma de vestir muy seria y elegante, nadie se imaginaría que detrás de esa mujer, se esconde una bomba sexual.

Publicación anterior Siguiente Mensaje