MI COMPAÑERO DE OFICINA Y YO...

MI COMPAÑERO DE OFICINA Y YO...
Escrito originalmente por Karla.Damian en Guiacereza.com

Hola, soy Karla, ya Damian había contado algo de nuestras experiencias como pareja, pero hoy quise hacerlo yo de manera personal. No creo necesitar presentarme nuevamente, sin embargo si les confieso, que me considero una persona un poco introvertida, amable con todos los de la oficina pero bastante seria, y sé que el concepto que tienen de mí siempre ha sido de una mujer respetable. Sin embargo y otra confesión más, es que me encanta morbosear los paquetes de mis compañeros (como se les marca la verga en el pantalón) y me fascina imaginar como la tienen, si pequeña, grande, gruesa, larga, etc. Y siempre le cuento a Damian como me imagino que la tiene fulano o sutano, y a el le arrecha la idea que sea mirona y morbosa con ello, al punto de excitarse e imaginar como se la chupo a uno de ellos.

Pero más allá de la imaginación me ocurrió hace poco, algo que realmente nunca esperé sucediera, pues una cosa es imaginar y otra es que pase. En toda oficina siempre existirá el care bonito, convencido, coqueto y lanzado, y bueno en mi oficina no es la excepción, tenemos un compañero al que por cariño le llamamos Rick y es el típico niño bonito, de buen cuerpo, cara pulida y bastante coqueto con su actitud, saludo y ademanes. No puedo negar algo, me llamaba la atención pero demasiado fantoche para mi gusto, pero al tiempo ese ser tan sobrado me atraía a la curiosidad y quería saber si tenia con que ser sobrado y cogia rico, pero solo era imaginación. Sin embargo de un tiempo para acá, notaba como Rick me saludaba más coqueto que al resto de mis compañeras, me lanzaba miradas y coincidíamos en la cocina donde siempre me decía algún alago especialmente por mi cabello que me decía le encantaba, por tenerlo negro, largo hasta mi cola y liso.

Un día en la mañana común y corriente me encontraba en el pasillo principal de la oficina hablando unos temas laborales con una compañera, muy fuera de contexto paso Rick justo al lado de nosotras, me tomo el cabello como si me tuviera demasiada confianza y tiro suavemente (como cuando te cogen en cuatro) y dijo ahí para mi compañera y para mi: “ufff ese cabello suyo es muy lindo, pero como para otra cosa…” y siguió su camino – Tan fuera de lugar, que mi compañera y yo, no dudamos en mirarnos con cara de extrañadas y decirnos la una a la otra: - Pero que tipo tan pasado y desubicado – Pero la realidad es que ese gesto, me encendió de una manera impresionante y puso a volar mi imaginación, al punto que me arreche muchísimo y tuve que ir al baño con celular en mano y contarle a Damian, a lo cual me dijo, que rico que si me había gustado y que esa noche me cogería bien rico y quería que me imaginara que era Rick cogiéndome en cuatro tomándome del pelo, y si así fue llego la noche y cogimos delicioso pensando en ese rico momento.

Pensé que todo terminaba allí en un simple momento o fantasía, pero los días pasaban y Rick me miraba más, me coqueteaba más, me buscaba más, me agrego a redes sociales, le dio me gusta a todas mis fotos más sexys y empezó a comentar mis estados, hasta que un jueves ya cayendo la tarde, la oficina se encontraba bastante sola pues estaban en una capacitación casi todos los compañeros, me topé con él en la cocina como es lo usual para ir a tomar tinto o agua, y es un espacio realmente muy pequeño, por lo cual se tiene que pasar un poco de lado, nos saludamos como siempre, pero esta vez hizo de nuevo lo del cabello, lo tomo en sus manos pero la diferencia es que estábamos solos en un pequeño lugar y me dijo: "Karla te he dicho q me encanta tu cabello verdad" - sin cruzar palabra y para sorpresa de el, mande mi mano a su verga y comencé a acariciar. Él con cara de asombro, porque estoy segura fue una total sorpresa, pero con mucha arrechera, me toma más duro del cabello y me mira con una respiración más rápida, unos ojos penetrantes de querer devorarme y se empieza a endurecer su pene en mi mano, me voltea sutilmente para rozar su ya dura verga que sobresale sobre el pantalón sobre mis nalgas, para que sienta como lo tiene de duro y comenzamos a respirar más fuerte por la adrenalina del momento.

Él me voltea nuevamente pero ya con más fuerza y arrechera y comienza a besarme, asi desesperadamente, casi devorándome, entre sus labios y lengua recorrían los mios y se entrelazaban en un beso que debo confesar de los más ricos que he dado. Su boca mojada de arrechera, la mía ansiosa de comerse esa delicia que tenia en frente, nuestras lenguas entrelazadas que querían ser solo una. Comienza a tocar mis senos encima de la blusa a punto de desvestirme, pero en medio de todo éramos conscientes que estábamos en la oficina, pero lo cual ambos evidentemente estábamos disfrutando.

Yo no me aguante la arrechera, lo aparto y me arrodillo, desabrocho su pantalón mientras el me ayuda desesperado, y baja su bóxer de donde rebota sobre mi cara una verga hermosa, rosada, mojada de excitación, gruesa como me encantan y dura como una roca, y comienzo a mamársela de una manera que el solo era capaz de retorcerse del placer, gemir suavemente y decirme entre labios cuanto disfrutaba mi mamada. Esta mojadito, delicioso y muyy duro... Bffff q verga más rica! Me la meto todita en la boca, la recorro de arriba abajo, le beso sus huevas y hago que se le ponga aún más dura. Temblando de arrechera Rick me levanta del cabello y me besa de nuevo muy apasionado, me saca las tetas por la blusa y comienza a chuparlas con unas ganas y unas fuerzas que bfffff me encanta, mientras yo lo sigo masturbando... Esta durisimo, me voltea brusco y me pone contra el mesón baja mis pantalones, mi tanga y comienza a clavarmela con ganas... Entra apretadita, deliciosa, una y otra vez, entra y sale con mucha fuerza, estamos muy arrechos, después me voltea y me sube al mesón para seguirme clavando mientras toca mi clitoris con sus dedos, y esta tan arrecho que pronto se corre sobre mi vagina. De inmediato baja y comienza a pasar su lengua suave por mi vagina untada de su semen y sigue estimulando mi clítoris con su lengua y dedos, ya estaba a punto, mete su lengua por mi chochitaaa y chupa mi clitoris con ganas hasta q me hace correr en su boca.

Rápidamente se viste y con el corazón a millón sale corriendo a su puesto de trabajo mientras yo me termino de limpiar para continuar con mi trabajo.

Y saben que es lo mejor? Que Damián se está dando cuenta por este escrito de lo sucedido y estoy ansiosa de lo que me hará por puta.

Hasta la próxima, besos para todos.

karla.damian.pareja@gmail.com

Publicación anterior Siguiente Mensaje