¿Me orinas amor? 2

¿Me orinas amor? 2
Escrito originalmente por Prudencio en Guiacereza.com

A los dos días me volví a encontrar con Kevin en el hotel. Como siempre lo hacíamos, nos besamos al llegar larga e intensamente y luego comenzamos a desvestirnos para entrar al baño. Cuando ya solo teníamos puestas las camisetas Kevin me miró, yo me quité la mía y el hizo lo propio. Cuando finalmente entramos al baño ya sabíamos a lo que íbamos...

Estábamos en un hotel muy moderno, con buenas duchas que utilizábamos con frecuencia, por lo general juntos. Abrimos el agua a buena temperatura para calentar el ambiente y luego la cerramos.  Ninguno de los dos había dicho una palabra sobre lo que seguía y yo estaba un poco tenso con la expectativa y lo morboso del asunto. A Kevin lo tenía algo excitado su papel protagónico. Se podía notar por su hinchada verga que yo no podía dejar de mirar.  Me tomó por la cintura, me acercó a él y me preguntó si estaba listo, yo asentí con la cabeza y de repente comencé a sentir un calor delicioso que recorría mi verga, los testículos y el bajo vientre subiendo luego hasta mojarme las tetillas y volviendo a bajar. Se suspendió brevemente mientras Kevin me daba vuelta y me abría las nalgas para echarme lo que quedaba en el ojito del culo.  ¿Difícil describir la sensación? Sí. Sin duda excitante, deliciosa, pero también un poco estremecedora. 

Luego de una ducha nos metimos a la cama a comentar la experiencia. Estuvimos de acuerdo en que habría que repetirla y en que la próxima debía ser mutua. Kevin me contó de un amigo al que también le gustaba la “lluvia dorada”, que según me dijo era el nombre que le daban a esta práctica, pero que a él lo que mas le gustaba era abrir la boca para recibir el chorro en ella. Me sonó mas bien extraño y en principio repulsivo pero luego pensé que también lo fue en un principio la idea de tener un pene en mi boca... en fin, habrá que pensarlo...

Publicación anterior Siguiente Mensaje