Me escape del trabajo para coger.

Me escape del trabajo para coger.
Escrito originalmente por Red619 en Guiacereza.com

Trabajaba como fotógrafo en un estudio. Yo tenía una amiga que me encantaba, pero siempre fallaba tratando de tener algo serio con ella. Un día por casualidad hable con la hermana pidiéndole concejos, ella era muy linda y sincera, nos caímos muy bien de primeras. Poco a poco fuimos tomando confianza y hablamos sobre gustos en el sexo, ella me confesaba que le gustaba que fueran rudo con ella en la cama, y un día me confesó que nunca había tenido un orgasmo. Entre bromas le dije que yo le ayudaría a tener uno, para lo que ella me respondió con un "no te será fácil y sea tu misión conseguirlo" yo no lo creía. Así pasamos hablando unos días hasta que decidimos cuadrar el encuentro ella solo podía un jueves en la tarde. Yo debía trabajar pero como sea tendría que tener a esa mujer, decidí decir en el trabajo que tenia una cita odontologica. Así que salí y llego el momento, la vi llegar con un vestido costo muy hermosa, entramos al motel, ella se acostó, yo solo vi esas piernas y esa tanga de una fui a besarle ese culo, corrí esa tanga y metí mi lengua entre esas nalgas, era la vagina más deliciosa que había probado. Ella se sentó en mí cara y se movía por toda mi cara dejándome empapado. Ella bajó mi pantalón y me mamo el pene como nadie lo había hecho, solo se escuchaba como se atragantaba el mejor 69. Ella se monto en mi pene y me empezó a cabalgar de espaldas yo solo veía ese culo rebotar en mi, como se lo metía todo en cada senton. Se movía tan rico. Luego se giro y me beso tan rico, yo apretaba esas nalgas, y se la metía rápido, sus gemidos en mi oído pidiendo que le diera más rápido. La abrace fuerte excitado dándole fuerte y rápido, ella pasaba sus senos por mi cara mientras las saboreaba con mi lengua fuera. Tenía la vagina muy mojada y sus gemidos solo me prendían más y más. Luego la puse en 4 ella paro ese culo como una experta. Ver ese culo redondo y bien parado. No espere ni un segundo para meter todo mi pene en esa vagina, se lo meti con tantas ganas, ella gemia más y más fuerte, la tomé del cabello fuerte mientras le daba más rápido y duro, ambos sudando del calor que había en la habitación solo hacia que fuera más rico todo. Tomé sus manos y le puse su cara contra la almohada sin darle posibilidad de moverse, ella me decía dame más, hasta que sentí como sus jugos mojaban mi pene, seguido de un grito de placer. Ella se soltó me tomó con fuera y me aventó a la cama, se volvió a subir en mi y se movió con fuerza y velocidad sobre mi. Me estaba dominando y me encantaba sentía sus uñas en mi pecho, ella me decía quiero tu leche y se movía más y más rápido, hasta que no aguante mas y le di lo que quería, a pesar de eso ella se seguía moviendo sobre mi, mientras yo solo hacía fuerza en mis piernas, luego se acostó sobre mi cansados solo nos besamos y con una sonrisa me dijo "gracias por mi orgasmo" solo nos duchamos me acompaño a una esquina cerca del trabajo y nos despedimos.

Espero les guste este relato, disculpen lo largo. 

Publicación anterior Siguiente Mensaje