Me dijo... que rico hacen el amor aquí abajo!!

Me dijo... que rico hacen el amor aquí abajo!!
Escrito originalmente por Seux en Guiacereza.com

Los días de visita femenina en la cárcel, es como una fiesta popular que se espera con ansiedad, los niveles de testosterona se equilibran y se da paso a una danza colectiva en la que se funden los abrazos y los besos  de todo tipo. Es como si la cárcel danzara por ocho horas seguidas y no parara con cada canción, con cada cadencia de mujer que camina, con cada mirada que se pierde en sueños de libertad que llega… una forma de ser libre en medio de las rejas.

Como de costumbre. Estaba yo ahí, más puntual que nunca, esperando que la reja se abriera para dejar pasar esa marea de mujeres de todo tipo, ricas, pobres, viejas, jóvenes… mujeres hermosas en sandalias de plástico, mujeres hermosas en vestidos de colores que parecen un jardín de mariposas que revoletean  y te tocan son hacerlo, un vuelo inimaginable.

Sentado en el rastrillo del patio ocho de la Cárcel Nacional Bellavista: veía como el día de visita llegaba y daba paso  a ese aroma de mujer que invadía mi piel y se prendía de las paredes por días…era como un ritual de esperanza con la vida y con uno mismo. Me gustaba sentarme a verlas pasar con sus bolsas llenas de comida, con sus vestidos cortos y faldas largas con pocas ropas, sentir sus perfumes que invadían esa cofradía colectiva.

Se escuchaban las voces de los parlantes ¡! Ese fulano de tal!! Siga niña, siga madre, siga abuela… las que ya saben para donde van, caminan sin mirar atrás… murmullos de hombres que sonríen y dicen. Hoy viene mi peluche!!  Como no abrazar ese peluche y dormir por una hora para que se haga eterna toda la semana.

Como yo no tenía visita, prestaba mi camarote para que algún amigo atendiera la suya. Su responsabilidad era de colocarle sabanas limpias, plástico si requería, limpiar  y perfumar. Todo debería quedar impecable. Limpieza que se realizaba en todo el patio… era como arreglarse para salir el sábado en la noche.

Ya eran las nueve de la mañana y parte de la visita había llegado al interior del patio, después de ser requisadas (violadas) por las guardianas y atravesar diez puertas y horas de pie, una larga espera para llegar a los brazos de aquellos sin  libertad

De pronto llega corriendo  un compañero de pasillo y me dice… Hey Pana ¡! cuídame a la nena… que mi mujer viene en la fila y si la ve me mata!! Le dije que cual nena?  Aleja huevón!! No ves que llego primero y la Mona me dijo que viene mi compañera más atrás  y que esta que entra. Le respondí… ya hablaste con ella? Sí ella entiende, me dijo.  Acepte para no dejarlo encartado con tremendo dilema, situación que se volvía común en los patios. Conflictos y separaciones posteriores, producto de estas infidelidades visibilizadas.

Aleja llego donde estaba, mientras mi pana miraba con cara de vergüenza y preocupación. Sólo le dijo… Que pena mi negra!!  Y ella respondió solidariamente con un… no te preocupes, yo entiendo la situación!!  Se alejó  con cara de  tristeza y vergüenza por lo que había pasado. Sabía que aleja no podría irse hasta que toda la población entrara y ella pudiera irse cuando dieran la salida… unas seis horas aproximadamente.

Nos sentamos en la mesa de la cafetería, hablamos de todo un poco en el desayuno. De los sueños postergados, de las complejidades de las relaciones furtivas. Le conté de  mi vida y ella me conto de la suya. Ella es una mujer hermosa, feminista de vocación y con una idea clara de donde estaba parada. Piel canela, de ojos café  miel y pelo negro hasta las espaldas, con unos senos grandes. Una belleza detrás de ese vestido blanco artesanal descomunal.

Después de dos horas de charla le dije que si quería descansar? Después de todas esas horas  de pie haciendo fila desde  la madrugada, sería lo más oportuno. Me respondió que sí. Subimos al pasillo y le pregunte al de la reja que si la sala de visitas había espacio? me dijo que no…solo hay un Zarzo, el del Henry loco!!. Le dije negra… toco que duermas en esa bóveda, es lo mejor que te puedo ofrecer!!… se sonrió. Los zarzos son pequeños espacios, construidos encima de las camarotes, solo se puede entrar con una escalera y tiene una cama para una persona, una repisa y un ventilador, siempre hay que estar agachados, una especie de  bóveda para optimizar los espacios, frente a una hacinamiento del 1000%.

 A éste le habían colocado luces de navidad, parecía un burdel de pueblo. Solo le dije, duerme un rato que cuando sea la hora de salida, yo vengo y te aviso. Solo me dijo quédate y hablamos un rato, no me gustan los espacios tan pequeños!!  Me senté el corredor del zarzo, era la única posición que se permitía. Ella subió su vestido un poco hasta los muslos, dejando ver sus piernas torneadas. Me dijo como duermen aquí? Hace mucho calor!! Prende el ventilador le dije… ese pequeño que está a tu derecha. Me pregunto si no me hacía falta la familia?  Le dije mucho, pero este reto lo tengo que asumir yo solo… ellos no tienen que entrar a éste lugar, hay que dejar a la gente “libre de las penas y libre de mi” como dice Silvio en una de sus canciones.

Se acostó y comenzó a  acariciar mi cabeza, como diciéndome donde se perdió tu vida, como una mamá que acaricia a su hijo cuando comete una travesura. Guardamos silencio y el olor a sexo invadió el lugar… esa danza frenética que gira la cárcel de lado a lado, un frenesí de sonidos y olores que te tocan la piel, sexo como si fuera el ultimo día… sonidos del camarote de abajo, del lado, del frente, parece una canción que aturde los sentidos.

Me dijo que rico hacen el amor aquí abajo!!  Dijo suavemente… escucha!! Coloque mi cabeza al lado de ella y mi oído reposado el colchón… se escuchaba los gemidos de la mona diciendo…. Dame, dame más corazón!! Mete ese verga dentro de mí, abre ese raja para ti!! Y el flaco respondía… cómetela toda puta que es para ti!! Si dale, dale duro!! Ella le dijo… ponme en cuatro que quiero sentir como me cabalgas… la imaginación volaba a mil, los dos ahí acostados escuchando palabras en todas las direcciones, gemidos que erizaban la piel… corrió su cara y me beso suavemente…respondí con una caricia a su cara y una lengua en su boca. Ella no dejaba de acariciar me cabeza y entonces decidí, poner mis manos dentro de sus muslos, la parte interna de ellos, era una piel suave y olía a perfumes exuberantes. Comencé a darle recorridos suaves hasta la entrepierna, haciendo círculos pequeños…el sudor dejaba deslizar cada toque… se puso boca abajo para escuchar mejor y dejo que siguiera acariciando sus muslos… no me dijo nada, solo volvió a besarme  y esta vez paso su lengua dentro de mi boca… no lo podía creer, estaba besando a la amiga de mi pana. Pensé en parar, pero era tanta la calentura, que solo me deje llevar por esa danza frenética que ofrecía ese domingo.

Ya tenía mi mano acariciando sus duras nalgas y entrando suavemente dentro de su tanga blanca, para tocar su concha por detrás, una postura incomoda pero excitante… logre meter mis dedos hasta la entrada de su chocho y estaba mojada, recorrí toda la entrada de su raja, para sentir lo lubricada que estaba… me dijo que rico.  Metí mi lengua en su boca y al mismo tiempo mi dedo anular dentro de su concha caliente… se deslizo suavemente y entro todo, solo se escuchaba ese sonido de agua golpeando con cada envestida de mi dedo. Solo decía… que rico sigue, sigue… yo no paraba de darle dedo. Ella me dijo escucha!! Escucha lo que dicen!! La mona le estaba pidiendo al flaco…Ponme a mamar!! Quiero que me pongas a mamar esa verga, así, untada de mis líquidos, quiero ponértela más dura!!  El respondió trágatela hasta la garganta!!  Que rico sería ver? Te gustaría? Me dijo… Claro que me gustaría, respondí, pero como imposible tocar para que nos permitan ver... me dijo, quieres hacerlo? Yo le dije…tocar para que nos dejen ver? No!! Quieres culear conmigo? Yo le dije… seria mi mejor regalo en este día.

 Nos besamos y empezamos a desnudarnos rápidamente, sus senos saltaron al aire, eran hermosos, grandes y duros. Esa tanga blanca se veía brillando con la luces de colores que iluminaban el zarzo. Cuando vio mi verga me dijo… yo vine a comerme algo no tan grande como este!! Que sorpresa tan agradable!!…

Queríamos alcanzarlos a ellos en su ritmo. La tiene mamando!! me dijo… puedo hacerlo?  Yo le dije, pero en un sesenta y nueve, te parece? Quiero mamarte esa concha también… se acostó encima y sentí cuando de una sola bocanada, se metió la verga a la boca… que electrizante!! Yo respondí abriendo su raja con los dos dedos y metiendo mi lengua dentro de ésta…estaba toda encharcada, sus líquidos me atragantaban…ese olor a hembra me estaba poniendo la verga más dura de lo que recordaba…me dijo. Escucha!!  el flaco le estaba diciendo,,, chúpame los huevos y  mete esa lengua en mi culo!!! Ella respondió…si papi, quieres que te chupe el culo? Haa!!  Me dijo… quiero hacer todo lo que ellos hagan? Te parece? Solo le respondí…has lo que tú quieras!!

 Se metió mis huevas a su boca y chupaba mi verga, lo hacía con ritmo cadente…luego me hizo doblar las piernas un poco para meter su lengua en el ano…con el cual jugo rápidamente. Yo le respondí con dos dedos a dentro de su concha y una lengüetazo rápido a su clítoris… lo que la hizo venir… solo alcanzo a decir me vengo!!! Recíbeme papi!! Trague toda su leche y ella siguió mamando con más ganas…era como si no quisiera terminar… el calor del zarzo me calentaba aún más… sentía el sudor de nuestros cuerpos humedecían la cama, llenando de rico deseo un mar de intenciones oscuras, beso, sexo puro… escuchamos que en el zarzo vecino… otra hembra pedía huevo con palabras más suaves…solo se oía su voz tenue, dame papito rico, dame huevo… era como una orgia en medio de un claustro…los sentidos estaban quemando y la danza de la cárcel hervía en medio de aquella tormenta de sexo.

El flaco le dijo a la mona…estoy de nuevo listo… ponte encima y cabalga. A lo que ella le respondió, quiero que me des por el culo…. Escucha!! me dijo, le va a dar por el culo!!! Que rico ver? Yo  le dije, te toca a ti?… y me dijo. No eso duele mucho ja ja ja mejor cógeme de espaldas y méteme esa tranca. Se acostó boca abajo…solo podía ser así, solo paro un poco las nalgas y dejo que mi verga entrara suavemente…su concha apretada me hacía sentir como si estuviera en algo bien caliente… solo decía dame, dame duro!!… yo trataba de moverme sin hacer mucho ruido, no quería que se sintiera y luego nos descubrieran. Yo solo le hablaba al oído suavemente. Le dije, te gusta esta verga? Me encanta, respondió sin tapujos  y empezó a venirse nuevamente…eres campeona, llevas dos en menos de  treinta minutos, le dije… papito soy multiorgasmica o más bien olasmica respondió.

Yo seguía dándole huevo suavemente, quería disfrutar de ese regalo todo lo que más pudiera… ella seguía empeñada en que escucháramos en que terminaba la faena de los vecinos. Nos quedamos en silencio y escuchamos cuando el flaco le decía a la mona…que culo tan apretado tienes amor, es solo para ti mi vida… quiero tragármelo, quiero que me lo des en la boca… y el obedeció de inmediato, porque alcanzamos a escuchar cuando dijo… espera me quito el condón, que me vengo…todo fue gemidos despué, trágatela toda mi vida… ella me miro y me dijo. Vente tu también!! Quiero tragarla ya!!

 Saque me verga me quite el condón y comencé a pajearme en sus grandes tetas, un pajazo ruso fenomenal…huff, no pude aguantar… mi leche salió a borbotones y su lengua apuntaba a la punta del cabezote para no dejar escapar ni una gota… hacia tres meses desde mi ingreso a la cárcel que no tenía un orgasmo…se lo trago todo… solo alcance a decirle… gracias por estar hoy aquí conmigo, gracias por este regalo, lo guardare como un bien preciado, días y noche en tu cuerpo solidario, por ser compañía en esta soledad profunda… gracias mujer de esta pequeña libertad y cofradía.

Nos abrazamos y dormimos  una hora… nos levantamos, me abrazo, me beso y me dijo que no volvería, que ella me esperaba que el día que saliera, nos tomáramos algo y mirar que podía volver a pasar… pero que le había gustado mucho mi ternura.

La acompañe a la puerta del rastrillo y se despidió dejándome un recuerdo… sus tangas blancas. Me dijo… ¡!para que me las entregues cuando salga!!  le dije, seguro que te busco alondra trazadora… solo volteo y me dijo, nos vemos pronto.

En la tarde noche  mi pana me dijo… que paso con la negra, se fue muy aburrida? Sí seguro!! Le conteste, el Miércoles que hay llamada, le marco… efectivamente el  Miércoles le marco y el luego me conto… que ella no iba a volver, que le había terminado. Solo le dije… lo siento por voz, no siempre se puede tener dos mujeres al mismo tiempo.

El flaco ese Domingo me arribo y me dijo… te estabas culeando a Aleja? Yo le dije Noooooo estábamos escuchando el espectáculo que estaban dando ustedes… excitación si había, pero no pasó nada… tu dándole por el culo a la mona, eso nos calentó de una forma… ja ja  ja se reía el huevón ese. Me dijo y nosotros calientes porque imaginamos que ustedes también estaban culeando… hubiéramos querido que bajaran y nos vieran culear en directo…a nosotros nos gusta exhibirnos ja ja ja  yo pensé para mis adentros ¡! Haberlo dicho antes!!  De la que nos perdimos…solo le respondí: para la próxima te pido el favor!! me dijo ¡! Vale!!

Somos esa danza que nutre de vida, es el calor de la gente, que en medio de la incertidumbre también prevalece. Muévete al calor de la vida, la libertad está perdida si dejas que la ignominia prediga el infierno en el que arderas, siempre ataron a peldaños y encierros lo que temen, lo que no ven con sus ojos oscuros… su infierno predilecto es negar a los otros y mostrarse como deidades del saber y  de la llamada pureza de sus catres…se proclaman bendecidos, pero son tan lúgubres como el mismo averno.

Publicación anterior Siguiente Mensaje