La sorpresa de cumpleaños para mi esposo

La sorpresa de cumpleaños para mi esposo
Escrito originalmente por Parejasexy2144 en Guiacereza.com

Mi esposo, Frank, es un hombre maravilloso al que amo con todo mi corazón, es un ser especial, me cuida, me consiente, me ama y me lo demuestra en cada cosa que hace día a día. Yo, Sofia, por mi parte lo amo con todo mi corazón y me hace feliz complacerlo y consentirlo cada vez que puedo. ¿cómo no hacerlo? no es tan sencillo lograr una relación como la nuestra, por eso la cuidamos y alimentamos de la mejor manera que podemos.

Fue así que comencé a planear la celebración del cumpleaños para mi esposo, lo primero que decidí fue hacer algo completamente diferente y sobre todo excitante para él. Frank es un hombre con una libido muy alta, además la forma en que me habla y me mira, hace que me encienda, hace que mi cuerpo se caliente y lo desee, siempre ha sido así, desde que éramos novios, sus anécdotas y relatos sexuales en lugar de darme celos, me generaban curiosidad sexual y excitación, al punto que siempre le pedía que me contara mas y pensaba si yo alguna vez llegaría a tener experiencias sexuales como las de él. En este punto debo aclarar que cuando lo conocí, yo apenas había tenido una pareja sexual y además de ser mi única experiencia, había sido frustrante, vacía y sin emociones, por lo que llegué a perder entusiasmo en el sexo.

Cuando conocí a Frank, se abrió un mundo nuevo para mi en cuanto al sexo y al amor, pero eso se los contarè en futuros relatos, hoy me quiero centrar en la celebración del cumpleaños de Frank. Compre pasajes para llevarlo a una ciudad de la costa caribe, somos de Bogotá y nos encanta escaparnos a la costa, nos gusta mucho el plan de playa, mar y sol, además tenemos el fetiche de hacer el amor en cada playa y en cada mar que visitamos, sobre todo si la playa esta llena y existe la posibilidad de que quienes están alrededor nos vean cogiendo en el mar, tratamos de que no se note, pero nos gusta imaginar que si se dan cuenta y se mueren de envidia o de indignación o lo que sea que les produzca vernos en esas, eso es super excitante.

Se que hasta el momento el relato puede ser aburrido, pero quiero ponerlos un poco en contexto, para que conozcan un poco de nosotros, pues esta es la primera historia que escribimos.

Ya faltaban pocos días para nuestro esperado fin de semana cuando se me ocurrió darle una gran sorpresa adicional en el viaje, algo que siempre hemos deseado y esperaba darle ese gusto por lo menos en el fin de semana de su cumpleaños, así que llame a una pareja de amigos que tenemos del mundo swinger y le pedí a nuestro amigo que me dejara llevar a su esposa de fin de semana con nosotros, él se sorprendió y ella se emocionó, nos tenemos mucha confianza con ellos, hemos compartido muchos planes sexuales y también sanos, pero nunca habíamos estado solos con uno de ellos dos, sin embargo a nuestro amigo le gusto la idea y logre incluir a nuestra amiga en los planes de la celebración, a ultima hora compre el pasaje para ella pero no logre ubicarla en nuestro mismo vuelo. Nosotros viajamos el sábado en la mañana y ella en la tarde, por lo cual al llegar aprovechamos para buscar el hospedaje, nunca lo hacemos con anticipación, porque al llegar allá encontramos mas opciones que por internet. Al llegar la hotel que escogimos le solté la primera sorpresa a Frank, pues cuando el recepcionista nos pregunto por el tipo de habitación, le dije “somos tres” a lo cual mi esposo puso cara de sorpresa o mas bien extrañeza, me miró, pero al ver mi cara de picardía y morbo, entendió que algo muy bueno iba a suceder, mas aun cuando dije el nombre de nuestra amiga para registrarla, su cara se ilumino, a él le encanta Adriana, ella tiene un culito redondito, los culitos redondos son un manjar para mi esposo, además es super caliente y lujuriosa, por eso se puso feliz y no lo podía creer. Subimos a la habitación ya con calentura por imaginarnos el fin de semana, así que él de inmediato comenzó a manosearme por todo lado, me abrazo por detrás y me apretó las tetas, son 36 B, son paraditas y firmes, según él son las mejores tetas que se ha comido y vaya que se ha comido bastantes, acariciaba mis tetas con tantas ganas que mi cuerpo comenzó a reaccionar, sus besos en mi cuello hicieron que mi piel se erizara, sentí un leve corrientazo que bajaba hasta mi culito y mi cuquita se empezó a empapar, el nota cuando eso sucede y enseguida mando su mano entre mi pantalón y comenzó a acariciar mi clítoris con sus dedos en forma circular, uff, eso me fascina, mi cadera se empezó a mover y mi culito a pegarse a su miembro, sentí como ya lo tenía firme como una roca, casi rompía el pantalón y se quería salir, con una mano le aprete la cola y lo acerque más a mí, con la otra mano busque su pene, lo acaricie con gusto y placer, fui abriendo su pantalón mientras el jugaba con mis tetas y mi clítoris al mismo tiempo, comencé a gemir, no lo podía evitar, eso lo arrecha muchísimo, eso y sentir mi cuca mojada, así que no aguanto más, me dio la vuelta, se agacho y de un solo tirón me bajo pantalón y pantys al tiempo, me empujo sobre la cama y se arrodillo ante mí, mando su boca a mi cuquita mojada y comenzó a lamerla como si se la fueran a quitar, chupaba con tanta gana que su barba de tres días me lastimaba un poco, pero se sentía tan rico que yo moría de placer, casi no podía respirar de lo rico que se sentía y los espasmos en mi vientre y en mi cuca eran cada vez más fuertes, tome su cabeza entre mis manos y lo aprete contra mi vulva, mande mi cuello hacia atrás, levante las rodillas y ahhh, me vine, me vine de forma increíble, sentía corrientazos, casi no lo podía resistir, entre ahogada le pedí que parara, pero el seguía, lo excitaban más mis palpitaciones, mis contracciones vaginales lo arrechaban más, así que lo separé de mi con fuerza, sentada frente a él le baje el pantalón, tome ese miembro duro y grueso que tiene y me lo metí por completo en la boca, se lo lamí con toda la gana de una gata golosa, con el piercing que tengo en la lengua le acaricie el glande y él apenas temblaba de placer, con mis manos le agarre esas nalgas redonditas y duras que tiene y lo aprete contra mí, hasta meter su verga al fondo de mi garganta, se la chupé con toda hasta que comencé a sentir como su espasmo anunciaba mi recompensa, un enorme chorro de leche caliente inundo mi boca, que delicia, me la trague completica, chupe y chupe hasta dejarla limpiecita, el me levanto, me dio la vuelta y me puso en cuatro, me tomo por las caderas y me lo fue a meter, a lo cual le hice el quite, me levante y me dirigí a la ducha, él con su miembro completamente erecto me miro desconcertado, lo mire a los ojos y con cara de niña traviesa le dije, calma, ¿no vas guardar para la visita?

Dejamos las cosas y almorzamos, fuimos un rato a la playa, disfrutando del mar mientras era la hora de ir al aeropuerto, entonces el me dijo que tenia pensada una travesura, era una tontería pero me pareció divertida y picara a la vez, fuimos un café internet e imprimimos un cartel para recibir a nuestra novia en el aeropuerto, decía “ te amamos, nuestra novia Adriana”, fue divertido ver la cara de sorpresa y la sonrisita solapada de la chica del café cuando lo saco de la impresora, nos reímos con malicia y nos dirigimos al aeropuerto.

Publicación anterior Siguiente Mensaje