LA MUJER DEL TÍO DE MI ESPOSA PARTE I

LA MUJER DEL TÍO DE MI ESPOSA PARTE I
Escrito originalmente por robert7 en Guiacereza.com

Esto sucedió hace ya hace un par de meses que decidimos hacer un viaje en compañía de nuestros dos hijos al exterior. Allí nos recibiría un tío de mi esposa. Resulta que yo los conocía a todos solo por fotos nunca antes había compartido conellos, siempre me llamo la atención la esposa de su tío porque la verdad no está nada mal; 35 años, 1.70 de estatura, rubia, trocita, senos operados, buenas piernas y una cola que de solo observarla te lleva a una erección.

La primera noche por el viaje fuimos a dormir pronto pero al siguiente día comenzaría mi tortura. Me levanto temprano con ganas de ir al baño y tomar un poco de agua, cuando bajo las escalas me dirijo a la cocina y me encuentro a mi tormento de espaldas haciendo el desayuno para los niños que se iban para el cole, ella llevaba puesta una pijama de pantaloncito corto y claro se le veía esa tremenda cola y esas piernas que me estremecieron inmediatamente la verga. Salude rápidamente y me toco dirigirme al baño con más ganas de pajearme ya que de orinar. La cosa no paso de ahí, pero mi mente ya se estaba dañando. Ese mismo día en la tarde su esposo me invito a jugar futbol con unos amigos; eran más o menos las 4 de la tarde y ya jugando, él me dijo que siguiera con sus amigos que él había olvidado algo en su oficina y debía pasar recogerlo que otro amigo de él me llevaba la casa. Regrese del partido me dejaron en la casa, su esposa me abrió la puerta y me dijo que porque regresaba solo, le dije lo de su esposo y ella me contesto tu esposa e hijos andan en el mall con mis hijos, esperemos que no tarden mucho para que no te aburras. Me preparo un refresco y me dijo que si quería me duchara y bajara a la sala y me pusiera cómodo. Baje después de la ducha me pregunto cómo habíamos quedado el partido y me lanza un comentario no sé si alabanza o piropo; me dijo como que te queda corta la pantaloneta y se rio pícaramente, pareces un torero, disque usted tiene una cola semejante a la mía. Me quede pensando con ganas de responderle pero solo dije en serio y solo sonreí, pero mi mente ya iba mucho más allá de su culote.

Ella se dirigió a la cocina y me dice acabo de hablar con mi esposo; dice que el va recoger a tu esposa ya los niños y que de paso compran algo para la comida que regresan más o menos en una hora, me dijo ven siéntate en la barra de la cocina me haces compañía nos conocemos un poco, en su camino y el mío a la cocina le vi esas piernas y trasero en todo su esplendor, tenía puesto un vestido de esos deportivos de falda que llegan a la rodillas y por ende otra vez mi tortura sus piernas blancas y ese culito, que ya me tenía como desesperado pero tocaba conservar la calma y el respeto más en casa ajena. Hablamos de la familia de la rutina de la vida que se va dando con los años, cuando me dice veo que nos sigues contantemente en Facebook y le das me gusta a algunas fotos en particular, me puse rojo, disque tranquilo tú tienes una esposa muy linda, pero también tienes derecho a deleitar tus ojos, me la soltó de una; que te gusta de mis fotos, Dios quería que la tierra me tragara. Le dije me gusta mucho los viajes que realizan a la playa y los lugares que frecuentan, me dijo y no miras nada más, le dije eres muy directa, me dijo sí, no me ando con guardar cosas, yo miro las de ustedes y observo que te conservas muy bien y que tienes unas piernas y una cola que ya no se ve mucho en los hombres de hoy en día, cuando se la solté; pues en tus fotos miro lo mismo que tú y hasta más. Se sonrió y me dijo pues qué bueno que alguien mire los detalles, cosa que mi esposo pasa constantemente por alto. Me pregunta tienes muchos tabús sobre la fidelidad, a lo que respondí si quieres preguntar algo directamente hazlo que soy de fiar y lo que me quieras contar quedara como un secreto, me dice me inquietas mucho eres un hombre muy interesante muy bien puesto y uno siente que con solo mirarlo a uno lo desnudas respetuosamente.

Me quede callado y pensativo ante semejante comentario y no sabía que decir, ella se encontraba lavando unos platos, cuando coge la toalla en las manos, me mira fijamente y me dice las mujeres después de los 35 somos cada vez más interesantes más apasionadas y ardientes, que algunos hombres no lo noten ya si es bobada. Me dice si eres muy hombre puedes demostrarlo y esto quedara en secreto, se me acerco y me dice me regalas un beso, sin pensarlo dije si la cago que más voy hacer y me decidí le di un beso mientras la miraba a los ojos y fui más allá le introduje la lengua, cuando sentí que suspiro y me corresponde y me murmura si como besas bajas llevas a una mujer a la luna. Me dice hoy tenemos poco tiempo hagamos algo cortico que nos abra la puerta a lo que va a pasar, comencé la faena de besos por su cuello, baje por sus senos que bien duros los tenia, se marcaban sus pezones, pero no le quite el vestido, baje mis manos a su trasero lo agarre fuerte y suspiro más, le subí el vestido y seguí el camino de sus tangas a su hoyito, el cual sentí calientísimo, me dijo ese te lo puedes ganar más adelante, me incorpore y pase a su gran chocha, que se sentía grande y jugosita, hale de las tangas hacia arriba se le metieron por toda la rajita, que labios se le veían y que rosadita la tenía, me dijo me tienes bien hot, muéstrame que tienes para una mujer le dije como hay poco tiempo, sabrás que me fascina bajar y explorar demasiado, pues la lleva a la sala le quiete las tangas rápidamente y me arrodille y oh que sorpresa, que vagina tan linda, gordita, rosadita, con labios delgados y un clítoris grandecito, me dispuse a comerme el manjar, comencé lentamente con mi lengua alrededor de su vulva, sin tocarle los labios ni el clítoris, se estremecía y me dijo por favor chúpamela ya, orden recibida empecé con mi lengua a entrar a succionar sus jugos, que ya bajan por toda su rajita, entra y sale mi lengua, ella a gemir más fuerte, me dirijo a su clítoris y le doy una chupada de unos minutos cuando siento que se pone a llorar teniendo el orgasmo, me asuste pero me dijo así llego yo, no te preocupes, y sin dejarla si quiera terminar se la chupe nuevamente y le metí un dedo en su vagina a la vez que acaricia el hoyo de su culito, y se puso como loca a pedir mas entonces sin mediar palabra le di lengua en su clítoris, mis dedos uno en su vulva y otro metido en su culito, así estuvo gozando buen rato hasta que me dijo toda con voz de excitación, esto jamás me lo habían hecho y te vas aganar el cielo conmigo, llego de nuevo y esta vez parecía desmallada del grito que dio, no sabía si bajarme el pantalón y penetrarla pero me dijo, suficiente por hoy, no dejemos que nos pillen y se nos dañe la fiesta que te voy a preparar, le dije me dejas besar tu culito el beso negro, me dijo tú ya puedes todo, la puse en cuatro y le daba lengua en su hoyito y bajaba mi lengua hasta su vulva la metía hasta donde más me alcanzaba y ya no se ni cuantos dedos le metí en la cuca porque lo único que sé es que estallo y se tendió en el mueble con las piernas temblorosas, y ella seguía tocándose la cuca toda llena de fluidos, pero me dijo no podemos hacer nada más por hoy así quiera comerme tu verga que aún no la conozco, me pidió que me fuera mejor para mi cuarto que ella se iba ir a duchar y me dijo con voz entrecortada que mis vacaciones serian inolvidables.

Esto fue solo el comienzo de una avetura inolvidable.

Publicación anterior Siguiente Mensaje