Ivonne y su muñeco Pinocho

Ivonne y su muñeco Pinocho
Escrito originalmente por phantom44 en Guiacereza.com

La pequeña Ivonne estaba jugando en su sofá predilecto ubicado en la sala de la amplia casona, era domingo por la mañana y sus padres se habían ido para misa y de ahí saldrían a hacer mercado…o sea tenía toda la mañana para jugar…vestía un baby doll y la pequeña prenda apenas le cubría sus provocativos encantos…era una monita muy simpática y su cuerpo de joven adolescente ya estaba tomando las apetitosas carnes de una atractiva mujer, sus senos eran redondos y adornados con unos pezones rojos como moras, sus axilas y su sexo estaba adornado con una rubia pubescencia que le daba a esas partes un toque áureo…en su área de juego estaba rodeada de diversos juguetes entre los que sobresalía su muñeco preferido, era un muñeco que representaba a Pinocho con su larga nariz, se lo había hecho doña Cristina su abuela materna, era hecho en trapo relleno de algodón lo cualno le daba una contextura sólida y se movía como un borracho…lo único que tenía rígido era su nariz, la abuela se había valido de un truco para remediar este pequeño problema, esa parte la había hecho con un estuche de cepillo dental, era largo de un diámetro sobresaliente y que había había forrado con tela…esa nariz prominente era el atractivo principal del Pinocho de Ivonne…como Pinocho medía casi 70 centímetros sus manos eran más o menos largas y explayadas …Ivonne había encontrado un juguete genial y divertido…

A raíz de su precoz paso de niña a mujer la naciente pubescencia le había ocasionado en su sexo un incómodo picor…tratando de rascarse un poco había descubierto una sensación demasiado excitante en su bajo vientre y también ocasionalmente cuando abrazaba a Pinocho sus grandes manos habían rozado sus senos principalmente los pequeño pezones que al toque de Pinocho se habían agrandado un poco poniéndose duros como pequeñas pepas …por eso ahora su pasatiempo favorito era pasar las manos del muñeco por sus senos para frotar sus pezones y para remediar el picor de su zona inguinal pasaba la rígida nariz de Pinocho…precisamente ese domingo por la mañana su nuevo juego la estaba excitando deliciosamente…las pasadas de la larga nariz de Pinocho por encima de su panti estaban ocasionando una situación nueva que no conocía…su panti se estaba humedeciendo y no eran orines…con su dedo exploró la entrada de su pequeña vagina y encontró un líquido viscoso y ligeramente pegajoso…se llevó el dedo a la boca y saboreó ese líquido…era ligeramente salado…intrigada se quitó su panti y se quedó observando su sexo…nunca lo había hecho con detenimiento…sus dedos empezaron a reconocer esa parte de su cuerpo, empezó a acariciar en conjunto su prominente vulva…con sus dedos apartó los labio vaginales y subiendo con cuidado descubrió su clítoris , ese pequeño órgano en su parte más septentrional, al tocarlo sintió como un latigazo de energía, el ligero toque a ese pequeño botón la había excitado tanto que tuvo miedo…

Muy cerca de allí y sin que Ivonne tuviera la menor idea su abuelo paterno, don Guillermo, se acercaba a la casa sin saber que su preciosa nieta estaba sola en esa casa…para colmo de males venía enguayabado y con un a resaca llena de pensamientos lujuriosos…de esos que siempre lo acompañaban en sus noches de farra y de bohemia…al llegar a la casa se asomó por la ventana y vio a su nieta que casi acostada se acariciaba lascivamente…sus manos frotaban su vulva prominente y muecas de emoción se notaban en la cara de la joven…don Guillermo notó que la puerta estaba ligeramente abierta, empujo y se deslizó muy despacio por le estancia, la suela de goma de sus zapatos minimizaba cualquier ruido…cuando Ivonne lo vio era tarde…el abuelo la había pillado casi desnuda acariciándose…ella trató de decir algo pero el viejo se sentó a su lado y con un dedo en la boca le pidió que se callara…le preguntó que estaba haciendo…Ivonne para salir del paso le respondió que estaba jugando con los muñecos…don Guillermo se fijó en Pinocho y le preguntó si era “su hijo” la niña en su inocencia le contestó afirmativamente…el viejo miró el reloj y le dijo en tono ceremonioso que Pinocho debía tener hambre y que ya era hora de que le diera de comer…la niña respondió que no tenía comida…el viejo le dijo que le diera teta como hacían las mamás con los pequeños y diciendo esto le tocó los senos…el abuelo salaz apretó esas apetecibles téticas…eran unos bellos senos redondos y turgentes…notó con emoción que los pequeños pezones estaba erectos y duros… Ivonne lo miró con curiosidad pero el abuelo ni corto ni perezoso le alzó la blusa descubriendo sus senos…lo miró con lujuria como si quisiera comérselos de un mordisco…don Guillermo tomó entonces a Pinocho y como si le estuviera hablando le preguntó si no quería tética de comida… así como hacen los niños él mismo se respondió y aparentemente Pinocho le dijo que no sabía cómo se comía…el viejo entonces mirando a la cara del muñeco se acerco a las bellas téticas de Ivonne y empezó a chuparlas…primero muy despacio y luego fue aumentando la succión sobre esos pezones que estaban ya muy duros y muy grandes…Ivonne sentía un placer enorme en todo su cuerpo…sentía que tenía como un fogón caliente en su entrepierna y luego que corría algo viscoso por sus piernas…se acordó del misterioso líquido…mientras ella pensaba esto el viejo ya estaba tocando su panti humedecido por esa fuente inagotable de efluvios que ahora habían aumentado…don Guillermo quería más sexo…le miraba la boquita y deseaba tenerle toda su verga adentro para que se la mamara…

Don Guillermo siempre con la malicia de un viejo zorro le dijo a Ivonne que su muñeco Pinocho era muy bonito, pero que él también tenía un muñeco muy especial…Ivonne empezó a ponerle atención al viejo ladino y la curiosidad de la niña la indujo a decir la frase que el abuelo estaba deseando oír… y dónde está dijo la nieta con curiosidad…don Guillermo se bajó la bragueta del pantalón y sacó su pene …era largo y delgado…tenía sin embargo una cabeza grande y rosada…la flacidez del mismo daba la impresión de ser un colgandejo adosado a su cuerpo…la niña se quedó mirando ese tan enunciado muñeco…don Guillermotomósu verga en la mano ,lo enderezó hacia arriba y luego lo soltó, el pene se dobló rápidamente y cayó sobre los testículos ...la niña al ver cómo se doblaba el muñeco del abuelo soltó una risita, pero el viejo zorro todo lo tenía planeado y premeditado… siempre con una sonrisa bonachona le dijo que no importaba porque ella tenía la solución… ese muñeco se agrandaría y crecería si ella lo besaba…la niña lo miró incrédula…se preguntó a si misma ¿cómo podía ellaparar ese muñeco tan raro…? Como si le adivinara el pensamiento el abuelo le dijo que como en los cuentos de hadas ella tenía ese poder …no era sino que ensayara…la niña picada por la curiosidad y víctima de su ignorancia preguntó que tenía que hacer… el viejo le dijo que tenía que empezar a chupar la cabeza del muñeco…así lo hizo la pequeña … Vivianeempezó a mamar esa verga…al solo contacto de la dulce boca con el glande de su arrugada verga despertó los instintos sexuales más bajos en ese depredador…en solo unos minutos la felación empezó a enderezar la vieja verga…la niña lo soltó por un instante y pudoobservar con asombro cómo el muñeco endeble estaba ahora duro y robusto…Ivonne se emocionó y empezó a mamar con más ímpetu, el pene con la excitación debida a la infantil pero efectiva felación había alcanzado la máxima elongación…eran más de 20 centímetros…el viejo manejaba su pene con gran pericia para que la pequeña boquita de Ivonne tuviera contacto con la mayor área posible de su larga verga…don Guillermo sintió que la excitación era muy grande y como sabía que debía cuidar su erección sacó la verga de la boca de Ivonne que ya estaba sacándole gusto a la felación pues el pene del abuelo tenía un sabor como a los pescaditos que le echaban a la crema de mariscos y que a ella le encantaban…Don Guillermo le bajó el panti y acercó su boca a la vagina casi cerrada de la niña …tenía que chupar ese coñito tan provocativo…de nuevo con su tono de voz de un abuelo bonachón le dijo a Ivonne que ella era tan poderosa que podía guardar ese muñeco en esa pequeña ranurita que ella tenía…Ivonne sonrió incrédula…cómo podía ese viejo imaginar que ella podía meter ese muñeco que ahora era robusto y grande en su pequeña vagina…ya había hecho un milagro pero dos no…don Guillermo le aseveró que si podía pero que él le iba a ayudar un poquito …la niña dijo que bueno pues estaba segura de la imposibilidad de ese milagro…el viejo se arrodilló…le abrió sus piernas y empezó con su lengua a explorar la diminuta entrada… Ivonne que ya estaba excitada sintió como la lengua del abuelo se abría paso lentamente empezó a sentir un cosquilleo de pies a cabeza, su sexo parecía un horno y un calor sofocante le subía hasta la cabeza…empezó a frotar con sus manos los senos como tratando de agrandarlos a la fuerza y a pellizcar sus pezones…el viejo sacó la lengua y empezó a penetrarla con su dedo índice el conducto vaginal de la pequeña, a medida que el dedo se desplazaba por el estrecho conducto Ivonne sintió que se desvanecía, sin saberlo estaba empezando a sentir todas esas emociones que anteceden al orgasmo, el viejo empezó a meter y sacar despacio ese dedo explorador, los efluvios de la lubricación de la vagina de Ivonne estaba ayudando a darle esa facilidad para aumentar la entrada a su vagina…el viejo sacó el dedo índice, lo llevó a la boca y empezó a degustar esa ambrosía…había perdido la cuenta de los años que no probaba los deliciosos néctares de una vagina virgen… emocionado con la ampliación de esa vulva metió ahora dos dedos y empezó nuevamente a deslizarlos por esa grutas humedecidas…don Guillermo estaba emocionado y excitado…fueron dos o tres minutos más de intenso masajes interiores que hacían casi chillar de la emoción a Ivonne, de pronto el viejo sacó sus dedos completamente cubiertos de una delgada capa de efluvios y se los metió en la boca a su nieta , ella empezó a mamar esos dedos como si fuera la más espectacular golosina…el viejo tomó un cojín, se lo metió debajo de las caderas para levantar al máximo el culo de su nieta, el abuelo tenía el mejor ángulo para penetrar esa chiquilla, estaba a punto de coronar ese virgo tan apetecible, no se lo iba a dejar a ningún particular, debía quedar en familia y él como el hombre de mayor edad se merecía ese premio…dio las ultimas caricias con su lengua y luego alistó su delgado pero largo estoque para metérselo hasta el fondo a su preciosa nieta…fue cuestión de segundos…Ivonne sintió la cabezota en la puerta de su vagina y de un momento a otro ese cilindro de carne se clavó hasta el fondo…un grito de Ivonne resonó en la mansión, la delgada tela de un himen se había desgarrado, un virgo de una niña había sido destrozado por un viejo mañoso…superado el dolor inicial Ivonne sintió que el maldito viejo tenía otra vez la razón…esa ranurita suya que parecía tan pequeña había albergado ellargo y rollizo muñeco del abuelo…don Guillermo empezó a culminar su faena, sacando fuerzas de donde no las tenía empezó a culear como un adolescente, un ritmo infernal se apoderó de él, como un jinete montado en un brioso corcel esa mañana dominical se convirtió para el en una fecha inolvidable…Ivonne mientras tanto estaba llegando a la cima más alta de esa experiencia inédita…de un momento a otro sintió como si un ramalazo de energía pasara por su cuerpo y generara en su cerebro una explosión de sentimientos encontrados…sus caderas empezaron a moverse de una manera infernal y luego de esa explosión emocional se sintió relajada…pero don Guillermo una vez saboreado ese triunfo quería sellar su faena de una manera magistral , después de sacar su verga aúnerecta lamió con fruición esa vulva llena de jugos vaginales y dándole la vuelta a la nieta empezó a buscar como loco el culito aún virgen de su nieta…quería darle por el culo a su nieta…deseaba partirle esa papaya como decían los jóvenes de ahora…pero antes quería deleitarse dándole lengua a ese ojete diminuto…a pura lengua lo iba a dilatar hasta darle el diámetro necesario para dar cabida también a su particular muñeco…Ivonne aunque desfallecida con su primer orgasmo tomó nuevamente el impulso necesario para darle culo al abuelo…con sus manos colocadas en sus nalgas abrió al máximo sus glúteos para que la verga del abuelo iniciara la penetración por su culito…fue dolor y placer…cada centímetro de ingreso de esa verga por su recto era una infinidad de emociones que se acumulaban en su cerebro, quería gritar, quería chillar quería patalear y saltar…el viejo por su parte sacando sus últimos alientos empezó a deslizar una y otra vez su verga por el ahora dilatado esfínter llevando al paroxismo a Ivonne… la joven clavada al máximo empezó a masturbarse frenéticamente y en un instante de placer máximo ambos llegaron a un orgasmo de locura…

El viejo temeroso que llegaran los padres se vistió rápidamente y salió de la casa no sin antes advertirle a su nieta que no fuera a contar absolutamente nada…Ivonne quedó acostada en el piso saboreando aún esas sensaciones tan placenteras… tomó a Pinocho y frotando la larganariz por su vagina empezó a acariciarse nuevamente…ahora Pinocho además de acompañarla sería partícipe de sus juego sexuales…

Publicación anterior Siguiente Mensaje