Falo, verga... Centro de poder

Falo, verga... Centro de poder
Escrito originalmente por Venus57 en Guiacereza.com

Músculo poderoso, potente e independiente. 

Gobiernas a los hombres que placenteramente se dejan dominar por tí.

Eres el precioso para ellos, el indomable, el que todos quieren mostrar, porque de no ser así, podria ser fatal.

Todos tienen el mismo falo tieso, la misma carita de angustia por meterlo una y otra vez.

La misma voz suplicante, pero combinada con esa miradita pervertida y morbosa. En un  principio era interesante pero son tan iguales, predecibles y fáciles de complacer... Que a la larga si me aburre.

Yo no tengo nada contra los falos, por el contrario me fascinan. 

Me considero una eterna admiradora de ellos. Sobre todo cuando se crecen y se mantienen por largo rato, duros como la roca...

En Villa de Leyva - Boyacá - Colombia están los enormes monumentos al Falo ¡Claro tenía que ser así!  Históricamente ha Sido demaciado poder confinado entre sus piernas.

Energía vital aglutinada en ese centro de poder que a través del placer los hace trascender... Supongo que esa es la razón de su existencia.

Yo sí que admiro el cuerpo masculino, me parece fuerte, potente... hermoso.  Me fascina su musculatura, toda esa testosterona convertida en vellos gruesos regados por todos lados... Me encanta.  Y si no los tienen no importa, porque igual esa fuerza, esa energía masculina que los envuelve sí que me excita. 

Los hombres y sus falos tiesos son como esos toros de Lidia a los que domino. Me monto en ellos y los llevo hacia el abismo para saltar juntos hacia el vértigo del extremo placer orgásmico, casi letal.

Soy un alma bellamente confinada en el cuerpo de una mujer. Por mi fabulosa condición, es decir, mi feminidad, he tenido la delicia de disfrutar de ustedes.

Gracias por existir.

Publicación anterior Siguiente Mensaje