experiencia con un amigo

experiencia con un amigo
Escrito originalmente por valitelo en Guiacereza.com

No había tenido sexo con una persona de mi mismo sexo. Lo conocí por medio de GUIACEREZA, tenía más de 65 años, era bien parecido y pude comunicarme con él.

Quedamos en encontrarnos en su casa, situada en Medellín y bastante cerca como para ir allá sin ningún problema. Yo le pregunté si no había más personas en su casa y me contestó que a esa hora, dos de la tarde, no había nadie en ella; eso sí, que después de las cinco, posiblemente llegaría su esposa quien estaba trabajando en un banco.

Así fue como nos encontramos Juan y yo; era una persona de regular altura de ojos azules y muy buena figura. Luego de saludarnos, me invita para seguir a su casa y vamos directamente a su alcoba, en donde me ofrece sentarme y pasamos a conversar sobre asuntos baladíes.

Yo no dejaba de pensar en esa verga fenomenal que había visto en las fotos de su perfil en GUÍACEREZA, y por lo tanto no dudé de proponerle que me prestara su sanitario con el fin de tomar un poco de agua para acompañar la pastilla de Sildenafil.

Cuando volví del sanitario me encuentro que mi amigo Juan seestaba haciendo una deliciosa Carezza, y tenía su pene erecto entre su mano la cual lo acariciaba con movimientos muy lentos de vaivén. Yo tampoco me quedé atrás, pues salí del sanitario también acariciándome suavemente mi verga que empezaba a ponerse en erección. Al ver semejante imagen, Juan me comentó: Si parece que te estás excitando a pesar de no haber hecho efecto la pastilla que te acabas de tomar.

Luego, abrí mi computadora portátil y le coloqué la memoria con clave en la cual se encontraban innumerables fotos mías, de mis amigas y amigos en poses bastante excitantes. Así comenzamos una masturbación mutua, Juan me recorría mi miembro con su mano mientras yo acariciaba el suyo con la mía. Fuimos mirando todas las fotos y además algunas películas que yo había tomado a mis amigas en un hotel del centro de la ciudad.

Ya estábamos bastante excitados, luego de media hora de estar en ese delicioso programa y entonces yo me arrodillé junto a las piernas de Juan, tomé su gran verga en mis manos y la llevé a mi boca para practicarle una buena felación; recorría todo su glande y bajaba por su tronco con mi lengua con movimientos siempre lentos, pues Juan me dijo que no fuera demasiado rápido pues podía eyacular muy fácilmente.

Juan no aguantó la tremenda mamada que yo le proporcioné; Mientras me decía que tuviera cuidado al mamar su glande pues estaba bastante excitado y fácilmente podría venirse y mientras tanto, mehacía mi buena "paja". Yo sabiendo de su facilidad de venirse, me dediqué a chuparle su glande muy suavemente mientras él me decía, ¡cuidado! ¡cuidado! hasta que sentí su vigoroso chorro de semen en mi boca.

Una vez terminó, me levanté y coloqué mi pene muy cerca del suyo, todavía con gotas de semen escurriendo de su miembro, y procedí a estimularme manualmente mientras mi pene se deslizaba sobre el suyo pleno de su semen esparciéndose por toda mi mano y mi verga. Así fue como me vine deliciosamente aquella inolvidable tarde en su casa.

Publicación anterior Siguiente Mensaje