Estrés ... mal del siglo XXI

Estrés ... mal del siglo XXI
Escrito originalmente por phantom44 en Guiacereza.com

Viridiana entró a su oficina muy temprano, era la gerente general de una importante empresa dedicada a diseños y construcciones, era una ejecutiva muy elegante, su esbelta figura y su estatura le daban un toque de distinción, rondaba por los cuarenta años pero aun así su cara lucía lozana y fresca como la de una quinceañera, estaba muy comprometida con su trabajo y ahora mismo tenía dos grandes problemas por resolver, el primero era ganarse una licitación importante y la otra era recuperar a su mejor empleadala arquitecta Adela , últimamente la veía decaída y su rendimiento en el trabajo había bajado…la notaba estresada y Viridiana como jefe y como amiga había decidido tomar cartas en el asunto…apenas llegó Adela la mandó a llamar a su oficina…esa mañana Viridiana la vio más bonita que todos los días, su traje sastre ajustado delineaba su figura impactante…además de su cuerpo espectacular la cara de Adela era la de una preciosa muñeca , pero había tomado tan en serio su trabajo que su vida sentimental era completamente nula…ella la comprendía y la entendía pues le había pasado lo mismo…Viridiana había perdido su matrimonio pues había preferido su trabajo a su vida marital…

Viridiana fue al grano…le planteó enseguida su preocupación y de una vez le dio la solución…desde ese mismo día salía unos días a vacaciones para que tomara un descanso con todas las de la ley…Adela trató de decir algo pero Viridiana fue enfática …saldría para una cabaña de su propiedad alejada del “mundanal ruido “para que se olvidara de todas las preocupaciones y problemas que conllevaba esa responsabilidad…esa era la única cura para el estrés…Viridiana lo sabía por experiencia propia…Adela le tocó aceptar esa decisión de su amiga…fue a su apartamento sacó lo necesario y espero el carro que su jefe le prestó para que la llevara a esa cabaña mágica…

Era un viaje largo y el conductor consciente de eso colocó una música relajante ,Adela fue olvidándose de sus problemas y pronto el sueño la venció… cuando despertó ya estaba llegando a su destino… a través de los vidrios del carro divisó un paisaje idílico…las verdes campiñas matizadas de rosales de diversos colores le daban un toque tranquilizador…el carro frenó y frente a ellos una pareja de color los esperaba … el hombre de porte atlético se llamaba Juan y estaba acompañado de su mujer Francisca una bella joven de cara sonriente y cuerpo escultural…aunque baja de estatura su figura era llamativa y su andar insinuante y provocador…Viridiana tenía en su casa de campo una pareja de cuidanderos y les había dado instrucciones expresas que atendieran a Adela sin escatimar ningún esfuerzo…los solícitos cuidanderos se encargaron de instalar a Adela en su alcoba…allí tenía todo lo que necesitaba una mujer exigente… se veía en cada rincón de ese aposento el gusto refinado de su dueña…Juan se retiró y dejó a Francisca para que le ayudara a Adela a organizar su ropa … Adela cansada del viaje quería ducharse para luego descansar en esa cama que se veía tan provocativa…mientras Francisca organizaba su ropa en el closet Adela se fue desvistiendo para ir a la ducha…el baño tenía las divisiones en vidrio y por este motivo se carecía de intimidad, cuando Viridiana iba a su casa disfrutaba hasta de ese raro placer del nudismo…pero ese día Adela no estaba sola, Francisca que había terminado de organizar las prendas de Adela al mirar hacia la ducha se quedó extasiada al ver la figura de la joven tomando la ducha…sus nalgas grandes y blancas eran tan diferentes a las de ella que el contraste era notorio…Adela dio la vuelta y su triángulo de vellos crespos resaltaba en la blancura de su cuerpo…Francisca se sintió atraída por esa mujer…su serena belleza era un imán para esa joven alegre y dicharachera… sus senos eran redondos, blancos , grandes y provocativos, los de ella eranpequeños , morenos pero con unos pezones grandes y puntudos… Adela sintió que los ojos de Francisca le recorrían todo su cuerpo, se sintió extrañada pero deseada, salió del baño y se sentó frente al tocador, todavía desnuda se miró al espejo, estaba ojerosa y sus labios estaban pálidos, su rostro también había perdido lozanía, esperaba recuperarse y volver a tener la energía de antes, ella lo necesitaba, su empresa lo esperaba y Viridiana su jefe lo ansiaba como nadie…Francisca se acercó por la espalda y le colocó las manos en los hombros…en voz queda lesusurró al oído que la sentía muy estresada pero ella si quería le daría un masaje por la mañana que la iba a dejar como nueva…la morena se despidió no sin antes observar esos bellos senos que se reflejaban en el espejo…Adela se sintió turbada y antes de que Francisca cerrara la puerta la volteó a mirar y le sonrió …Adela se sintió cansada y se acostó a tomar una siesta…serían las diez de la noche cuando se despertó, estaba haciendo una noche de plenilunio y salió al balcón a disfrutar de la quietud y soledad de la noche…a lo lejos divisó la cabaña de Juan y Francisca, la luz prendida le indicó que todavía estaban despiertos, aguzó el oído y le pareció escucharmúsica , picada por la curiosidad decidió ir a ver qué pasaba…se acercó sin hacer ruido y al asomarse por la ventana quedó extasiada…Francisca desnuda y sentada en la cama ansiosamente le mamaba la verga a Juan, debían de llevaralgún tiempo en esa felación porque los gestos del moreno presagiaban un inminente orgasmo, Juan gritaba más y más y Francisca con su boca devoraba el inmenso falo …un grito se oyó y un chorro de semen inundó la boca de la morena…fue tal la cantidad que Francisca no la pudo tragar de una vez y dos hilos de semen blanco se escurrieron por sus comisuras…en el rostro moreno de Francisca las manchas blancas de semen le daban un aspecto tragicómico…con sus dedos juntó la porción de semen que no pudo tragar y se la restregó en sus senos…Juan empezó a lamer esos senos condimentados con su propio semen…Francisca excitada se metía furiosamente sus dedos en la vagina y con sus efluvios untaba una y otra vez sus pezones…la rara mixtura entre semen y efluvios vaginales para Juan era una ambrosía afrodisiaca que nuevamente empezó a enderezar su cilindro de carne…a borde de cama cogió a Francisca que lo recibió con sus piernas abiertas al máximo… el negro penetró fácil la gruta vaginal y con un golpe de riñón clavó hasta el fondo su estoque fálico…Francisca ni se mosqueó…la hembra quedó clavada hasta el fondo, ella dobló las piernas y las colocó en los hombros de Juan que en esa posición la levantó fácilmente para clavar mejor a su briosa cabalgadura…fueron dos o tres minutos de parafernalia sexual hasta que Juan por segunda vez eyaculó en esa vagina complaciente…Juan quedó agotado pero Francisca hasta ahora estaba empezando, mejor aún, iba en la curva ascendente de su excitación …era una mujer insaciable y tenía deseos de más verga… de muchísima verga…sin embargo la flacidez de ese pene la preocupaba…se paró y acostó boca arriba al negro y empezó a chupar esa verga y lamer el glande con mucha ternura…el cilindro de carne trató de enderezarse pero su rigidez se había perdido…Francisca metió su dedo índice en la húmeda vagina y lo lubricó muy bien, abrió las piernas de Juan y empezó a mamar de nuevoesa verga pero el pene flácido parecía un borracho que no se podía tener en pie…con su dedo lubricado le penetró el culo a Juan, el moreno trató de reaccionar pero era tarde, el dedo de Francisca hacía círculos en su recto, una sensación de locura lo inundó, deseaba gritar cada vez que el inquieto dedo de la morena caracoleaba en su recto…la excitación fue inmediata y la verga de Juan recobró su rigidez…eso era lo que quería Francisca…nuevamente con su mano verificó la rigidez necesaria , tomó con sus manos ese falo recuperado y pudo constatar con inmensa satisfacción que la sangre circulaba por esa verga endurecida…se colocó en cuatro sobre la cama y en tono enérgico le dijo a su marido que lo único que quería era que le partiera el culo…Juan no se hizo esperar ni rogar y con su rígido ariete penetró por el orificio rectal a la ávida morena, que contoneando sus caderas , lo recibió con el agrado de quien recibe algo que espera con el alma…lo que siguió después fue el galopar intenso del moreno que sacaba y metía su herramienta con una velocidad impresionante buscando el anhelado orgasmo…Francisca apretaba sus dientes y movía con más velocidad sus caderas mientras se masturbaba como loca…el orgasmo llegó pleno y casi al mismo tiempo…los dos amantes gritaban enloquecidos de pasión, situación ésta que aprovechó Adela para alejarse de esa pequeña cabaña que por culpa de esos amantes impetuosos se había convertido en una mansión de lujuria y pasión. Adela excitada al máximo llegó a su alcoba…al recordar las escenas libidinosas de esa pareja empezó a acariciarse muy suavemente…sus manos se deslizaban por su cuerpo…frotó su vagina suavemente y empezó a sobar muy … pero muy suave su clítoris…fue sólo unos pequeños roces porque ya estaba a “ tiro de as “ pero fue un orgasmo controlado…un ascenso al clímax en forma pausada y no con la explosión frenética…Adela sintió una sensación de relajación por todo su cuerpo y luego se quedó completamente dormida.

Al otro día muy temprano Adela se despertó y sintió un ambiente completamente tranquilo…se había quedado desnuda y solo una sábana cubría su cuerpo…sin querer Francisca vino a su pensamiento…esa chica tenía un raro atractivo…de sólo verla caminar con el contoneo de sus caderas el deseo y la excitación aparecían…sus nalgas redondas y firmes eran una tentación ambulante…las manos de Adela empezaron a recorrer su cuerpo …sintió una rara sensación cuando sus manos tocaron sus grandes senos…los pezones rojos que parecían dormidos tomaron vida y se pararon desafiantes…sintió que su sexo se humedecía…bajó sus manos y con sus dedos palpó con cuidado su vagina… estaba deliciosamente lubricada...sin embargo un gran interrogante surgió en su mente…qué le estaba pasando con esa atracción tan intensa por esa morena endiablada…? Unos suaves golpes en la puerta la aterrizaron a la realidad…se colocó una bata y fue a abrir la puerta…era Francisca, venía en un short muy ajustado que realzaba su trasero y una blusa casi transparente que dejaba ver sus senos erguidos y sus pezones erectos… debajo de esa sencilla indumentaria no se veía nada…Francisca estaba casi desnuda como ella… con la excitación viva Adela decidió bañarse para tratar de amortiguar ese fuego uterino que la consumía…al salir del baño se colocó sólo una bata que anudó a medias…Francisca ya le había preparado un desayuno ligero y la estaba esperando para después del desayuno darle el masaje prometido…

Adela desayunó rápido, no porque tuviera hambre sino porque estaba deseando ardientemente sentir las manos de Francisca deslizarse por su cuerpo…Francisca le pidió que se desnudara y se acostara boca abajo…con un pequeña toalla cubrió el hermoso culo de Adela…sus nalgas paradas semejaban dos pequeñas colinas que sobresalían de ese torso delgado …Francisca mientras untaba sus manos de un aceite especial contemplaba extasiada ese hermoso trasero…la verdad sentía un raro cosquilleo en su vagina…tener esa hermosa mujer desnuda en esa cama y fuera de eso disponer con toda libertad de acariciarla era algo que le ponía la “la piel de gallina”… Adela también estaba tensionada…quería tener control sobre su misma para poder contener ese deseo desmedido de tener un contacto íntimo con Francisca…

Adela quedó acostada boca abajo , Francisca se arrodilló cerca de su cabeza y empezó a masajear la nuca de Adela hacia abajo, con presión y movimientos circulatorios fue localizando las contracturas en su espalda que lentamente fueron desapareciendo …la presión inicial para aumentar el flujo sanguíneo y estirar los ligamento y fibras musculares fue convirtiéndose en una caricia sensual que empezaba a despertar zonas erógenas aletargadas…antes de seguir bajando por su columna vertebral Francisca se despojó de su blusa quedando sus senos con libertad absoluta, se hizo al lado izquierdo de Adela y siguió deslizando sus manos hacia los glúteos que todavía estaban ligeramente tensionados , Adela se quitó la pequeña toalla y ahora las hermosas nalgas quedaron a disposición de la masajeadoraque estiraba al máximo sus brazos para desplazar sus manos desde la espalda hasta el final de las carnosas nalgas…los movimientos suaves en los glúteos distensionaron el área y al tratar de llegar al final del hermoso culo los senos de Francisca empezaron a rozar la espalda de Adela que sintió cómo los erectos pezones de la morena le daban un masaje adicional…sintió que no resistía más pero hizo de tripas corazón y en ese momento Francisca con un movimiento en el costado le indicó que debía colocarse boca arriba… Adela se volteó y ahora ese Monte de Venus se mostró con todo su esplendor…una inmensa vulva adornada con una pequeña tira de vello púbico en donde sobresalían lateralmente sus apetecibles labios y un clítoris que emergía en la parte superior de su vagina como un faro indicando la parte más erógena de la bella criatura…pero estaba tan alelada que no había mirado para arriba…dos hermosas tetas eran el complemento de ese bocado apetitoso…untó más aceite en sus manos y empezó a masajear esos bellos y apetitosos senos…se cuidó de no colocar aceite en los pezones para poderlos besar y lamer a su antojo…sus manos eran insuficientes para albergar en su totalidad las inmensas tetas…luego sus manos ansiosas empezaron a bajar en busca del hermoso coño de esa mujer que estaba quemándose de la pasión…Francisca cambió de posición y ahora quedó a los pies de Adela, delicadamente abrió sus piernas, tomó sus pies y empezó a masajearlos, luego sus pantorrillas y luego lentamente fue subiendo por las piernas… llegó al triángulo de la pasión…con sus manos empezó a masajear ese coño desafiante…sus manos iban desde el Monte de Venus hasta las tetas…luego descendía haciendo una leve presión y cuando llegaba a la vagina juntaba sus manos y las deslizaba lentamente por la húmeda raja del coño de Adela que empezó a estremecerse cada vez que esas manos pasaban por su vagina y tocaban delicadamente su clítoris… Francisca tampoco pudo contenerse y en una de esas pasadas se quedó chupando la raja de Adela que parecía una fuente de efluvios… lamió su clítoris y lo acarició lentamente en círculos concéntricos mientras sus dedos penetraban por la húmeda gruta…Adela empezó a sentir un calor intenso…intensos ramalazos eléctricos pasaban por su cuerpo y convergían en su coño que minuto a minuto parecía incendiarse…Francisca empezó a meter no uno sino dos y tres dedos los cuales empezó a mover frenéticamente dentro de la vagina de Adela provocando una series de espasmos en su cuerpo …Francisca de pronto paró sus movimientos de penetración y le dio media vuelta a Adela…ella recordando la tórrida escena de sexo anal que había visto la noche anterior adivinó que quería esa ardiente morena …quería sencillamente darle por el culo…pero lo más berraco era que ella en lugar de evitarlo lo estaba deseando ardientemente…antes que le dijera Francisca levantó su bello culo y lo puso a disposición de la morena… untó de nuevo sus manos y colocando una mano sobre cada nalgaempezó a masajear los apetitosos glúteos…colocando cuatro dedos en la nalga dejaba libre el pulgar para que se desplazara por la raja que dividía las nalgas , así empezaron a pasar esos pulgares alternadamente por la raja divisoria y cuando llegaban al cerrado esfínter disminuían su velocidad y penetraban el esfínter de Adela…después de unos minutos ese pequeño truco había expandido el cerrado esfínter y ahora su ano era de un diámetro considerable…Francisca empezó a darle dedo por el culo a Adela que empezó a masturbarse intensamente…cuando los dedos de la morena penetraron por el recto de Adela ya ella estaba al borde del orgasmo…bastaron unos movimientos circulares dentro de las paredes rectales para que un orgasmo intenso llevara a Adela al punto máximo del placer…fueron minutos impactantes…mientras Francisca con los tres dedos de su mano derecha en el culito de Adela la llevaba al clímax, ella se masturbaba con la mano izquierda con un frenesí inusitado…las dos hembras degustaron simultáneamente la delicia de un orgasmo en toda su intensidad… quedaron agotadas pero Francisca quería más …se acomodó para un 69 …era lo que faltaba…darse mucha lengua en esas vaginas hambrientas de sexo y de lujuria…pero no lo hicieron de afán sino muy despacio…querían paladear esos coños…deseaban saturar sus papilas de esos deliciosos sabores de su efluvios…anhelaban impregnar el olfato de esas fragancias que emanaban de esas vulvas …no querían un encuentro contra el reloj…más bien perpetuar esos bellos momentos para retenerlos en su memoria …el orgasmo fue distinto…no fue la explosión emocional…fue un orgasmo que se extendió por todos sus cuerpos provocando una delicia controlada…luego se besaron y quedaron dormidas en pleno día como si estuvieran en una noche de pasión intensa.

Adela se despertó y a su lado estaba Francisca…la besó tiernamente …se sentía inmensamente relajada…ese estrés que la tenía enferma estaba desapareciendo como por encanto… aprovechando la ausencia de Juan que se ausentaba por tres días Francisca y Adela tuvieron tres sesiones de masajes con mayor intensidad que la primera…cada día Adela se sentía mejor…era el momento de regresara su trabajo…así lo hizo no sin antes despedirse de Francisca en otra noche de pasión desenfrenada.

Al regresar a la empresa Viviana la esperaba impaciente, tenían que preparar la licitación y Adela era la encargada de sustentar y defender la atrevida propuesta…fue un éxito…la tan ansiada licitación se concretó…Viviana dichosa invitó a Adela a cenar para brindar por el éxito del proyecto…la cena fue corta pero la champaña abundó…Viviana sabiendo que Adela vivía muy lejos la invitó a su apartamento…fueron unos tragos más y la atracción entre las dos hembras estalló con toda la carga de lujuria represada…no había mucho que aprender pues resultó que ambas eran alumnas de Francisca…sólo fue repetir la lección…las dos hembras ansiosas sacaron lo mejor de su repertorio…además de todas las enseñanzas de la morena implementaron nuevas variantes…la noche fue poca para recorrer todos los caminos de sus cuerpos…todos sus orificios fueron llenados con pasión…uno, dos tres orgasmos hicieron vibrar esos cuerpos que se deseaban en silencio, por último el cansancio y el sueño las vencieron y entrelazadas como dos niñas se quedaron dormidas.

Viviana sabía cómo eliminar el estrés y compartió ese remedio efectivo con su mejor empleada y amiga, ahora al menor asomo de cansancio y estrés tomaban su medicina. Cada quince o veinte días viajaban a la cabaña mágica para agradecer losconsejos de Francisca y sobre todo poder disfrutar de sus masajes.

Viridiana 

Publicación anterior Siguiente Mensaje