Estrenándome en la oficina de un maduro.

Estrenándome en la oficina de un maduro.
Escrito originalmente por Sestrada en Guiacereza.com

Hace rato no escribía, no tenía mucho para contar, pero como he escrito en mis relatos anteriores, soy un chico que disfruta del rol pasivo y que he tenido sólo un par de experiencias donde he disfrutado mucho pero no había tenido la posibilidad de que me clavaran. Así que ya tenía muchas ganas de que esto sucediera. Con esto en mente, a través de una página logré contactar con un hombre mayor, de 70 años, con el que empezamos a tener una buena conversación y confianza. Me comentaba que era casado, con hijos y que su mayor deseo era estar de nuevo con otro hombre, que hace mucho no lo hacía. Yo le comentaba mi deseo por estrenar mi culito y después de un tiempo sólo podíamos hablar de eso, de cómo él quería abrirme el culito y mandarme su verga. Así que finalmente decidimos cuadrar vernos para el fin de semana, me comentaba que tenía tiempo, que podíamos ir a su oficina ya que trabajaba como independiente y nadie nos iba a molestar. Esa semana sólo pensaba en eso, hasta pasé por un sex shop para comprarme lubricante anal y la noche anterior al encuentro me metí un pequeño consolador que tengo como preámbulo. Hace ratico no lo usaba... lo necesitaba.
El día del encuentro, nos citamos en un café, por las descripciones que nos habíamos dado fue fácil reconocernos. Nos saludamos un poco nerviosos, como estaba lloviendo me mojé un poco, creo que él había llegado con tiempo ya que se veía seco, me invitó un café y hablamos cosas casuales. Después de un rato, yo seguía mojado y se me notaba el frío un poco, así que cuando acabamos el café, me preguntó si quería ir a un sitio más cómodo y caliente. A lo que yo le dije que sí. Así que salimos, fuimos a un edificio que quedaba a un par de cuadras del café. Entramos, me comentó que ahí quedaba su oficina, a lo cual yo no decía mucho. Saludó al celador y entramos a un ascensor. Yo seguía un poco nervioso, aparte no me imagino el celador que podía pensar, ya que era un fin de semana en la tarde/noche, pero bueno, todo era parte del suspenso. Ahí no hablamos mucho, salimos del ascensor, abrió una de las puertas y me dio paso. Era una bonita oficina, con una pequeña recepción, una salita con un sofá y un par de sillas y un par de puertas más. Se quitó su chaqueta y me pidió la mía que estaba mojada y mi maleta. Nos sentamos en el sofá y ya sólos, ya me imaginaba lo que iba a pasar.
Estábamos ahí, me dijo que le gustaba tenerme ahí, que me veía muy bien y que quería besarme. Lo dudé un poco al comienzo, ya que no lo había hecho, pero estando ahí ya sentí que quería experimentar, así que le dije que sí y empezamos a besarnos, fue curioso al comienzo pero debo decir que muy excitante. Sólo besándonos se me empezó a parar y sentía mi verga a toda. Él empezó a manosearme y pasaba su mano encima de mi pantalón tocando mi verga, se dió cuenta que lo estaba disfrutando mucho. A lo que me dijo que le encantaba como estaba y que yo lo tenía a él igual, miré a su pantalón y se le notaba un buen bulto sobresaliendo. Cuando vi eso ya estaba demasiado excitado, lo bese y lo empecé a tocar, le jalaba esa verga por encima del pantalón, duramos así un buen tiempo, besándonos y manoseándonos. Hasta que ya se desabrochó el pantalon y se los bajó, le salió esa verga bien parada y a todo dar. Me preguntó si se la quería mamar, claramente no tenía que preguntar, él seguía sentado en el sofá, así que me arrodillé en el piso, y se la cogí, primero le pasé lengua, se la lamí un rato, después me metí la punta en la boca y se la empecé a mamar suavemente. Él sólo gemia, me la empecé a meter toda y más rápido y me cogía de la cabeza de placer. Me encanta cuando lo cogen a uno de la cabeza para mamar. Yo me estaba saboreando esa verga hasta que me dijo que parara, que no se quería venir tan rápido. Se quitó la camisa, yo me paré, hice lo mismo y me ayudó a quitarme el pantalón, obviamente yo estaba a mil y cuando me quitó el boxer vio mi erección. No lo esperaba, pero se la metió a la boca y me la empezó a mamar. Era deli, yo estaba parado, él en el sofa chupándome la verga y ahora era yo el que gemía. Estuvimos así un rato, la mamaba deli, él se la empezó a jalar también mientras me mamaba, hasta que al rato, me jaló el brazo hacia el sofá, me dijo que me acostara, se hizo encima mío, se la seguía jalando, yo me la empecé a jalar, de repente me mandó un lechazo en todo mi estomago y pecho, se vino encima mío con toda. Eso me excitó mucho y al rato me vine también, como estaba acostado todo cayó encima mío. Estaba lleno de leche de los dos.
Él quedó fulminado en el sofá, yo seguía acostado, bañado en leche, le pregunté si tenía algo para limpiarme. Me dijo que ahí en la recepción había pañuelos, que cogiera. Así que me paré y me limpié, me tocó usar  varios. Me senté de nuevo en el sofá con él. Él se levantó y sirvió unos vasos con agua, le comenté que la oficina estaba muy linda y me dijo que si quería me hacía tour. Así que se puso de nuevo sus pantaloncillos pero yo sí no quería ponerme nada, me parecía excitante andar por su oficina completamente desnudo. Me mostró una de las puertas donde tenía una bodega y me llevó a la otra donde estaba su oficina, con un par de sillas y su escritorio. Me quedé viendo un par de libros que tenía, di un par de vueltas, él se sentó en el escritorio y me veía, me djó que tenía un lindo culo, me le acerqué, me dio un par de palmaditas y así empezó la segunda faena. 
Empezamos a besarnos de nuevo, él agarrándome las nalgas y yo tocándole su bulto. Cuando ya estábamos bien excitados le dije que me esperara que iba por mi lubricante y un condón, ya que esta vez lo quería dentro de mi. Me pasé por toda la oficina para llegar a mi maleta, sacar las cosas y devolverme con ellas. Era muy rico pasarse por esa oficina en bola y con una erección a más no dar. Cuando me devolví, él ya se había quitado los pantaloncillos y estaba jalándosela. Le pasé el condón y me puse lubricante en mi huequito. Me dijo que me pusiera en 4, así que me apoyé en el escritorio y le puse mi culo bien abierto para que fuera suyo. Empezó a meterme un dedo, dos, hasta que al rato empezó a presionarme su verga por mi culo y a mi me estaba doliendo un poco, le dije que lo hiciera suave y con mis manos le abría más mis nalgas. Poco después ya lo sentí adentro mío y no lo podía creer, era la primera vez que me culeaban y estaba ahí en cuatro, apoyado en el escritorio recibíendolo como una perrita. Él empezó a darme poco a poco, me lo hundía  todo, me lo sacaba y volvía a meter. Lo hacía suave pero empezó a aumentar la velocidad y ya empezó a darme parejo, yo sólo gemía de dolor y placer, yo sólo estaba pensando en cómo me estaba comiendo esa verga toda con mi culito. Así estuvimo un rato, me dío un par de nalgadas mientras me culeaba y me decía cómo le encantaba mi culo. Despúes paró por un momento, se sentó en una de las sillas  y me dijo que quería que lo cabalgara. Entonces me levanté del escritorio y le mandé mi culo, me le senté encima, él metió su verga un mi culo, se lo estaba presionando una delicia, y empecé a bajar y subir, yo estaba muy excitado así que mi verga también estaba a todo dar. Él me cogía la cola y me ayudaba a presionarle bien la verga cuando bajaba, yo también empecé a jalarme la verga mientras lo cabalgaba. Estaba a más no poder y tuve el orgasmo más deli que he tenido. No aguanté más y me vine ahí, fue deli sentir su verga en mi culo y cuando me vine sentí que le apreté esa verga con mi ano una delicia, él lo sintió y se arrechó mucho más, hasta que también al rato se vino dentro mío en el condón. Quedamos exahustos, seguía con su verga en mi cola, y yo estaba encima de él, me le acosté encima, me dio unos besos, me acarició la verga y me dijo que le había encantado. 
Nos levantamos, él fue por más agua, descansamos un rato más y ya se nos había hecho un poco tarde. Arreglamos el lugar, todavía desnudos, limpiamos, fuimos a la salita, nos pusimos la ropa, hablamos de lo deli que lo habíamos pasado y de lo que había disfrutado estrenarme el culo. Pedí un taxi y a la despedida me mandó un beso y una nalgada para que lo pensara para una próxima vez.
Publicación anterior Siguiente Mensaje