En una manga con mi amigo Hetero.

En una manga con mi amigo Hetero.
Escrito originalmente por Feloo21 en Guiacereza.com

Conocí a Sebastián por un chat hace ya algún tiempo, empezamos a hablar y nació una amistad. Sebas mide 1.75 , tiene el cuerpo marcado sin ser cuajo, de tez blanca, cabello negro, poco vello y ojos cafés, yo por el contrario mido 1.80, soy delgado, trigueño, ojos cafés oscuros, cabello negro y cejas pobladas, velludo y con la sombra de barba de tres días.

Sebastián visitaba poco la ciudad, ya que su trabajo lo obligaba a estar en otras partes la mayoría del tiempo y por este motivo tampoco podía tener novia o algún tipo de relaciones, eso y que estaba confundido, porque aunque se sentía atraído por las mujeres también le empezaban a gustar los hombres; un sábado que estaba en la ciudad me escribió a eso de las 5:30pm, yo estaba en el apartamento con unos amigos celebrando el cumpleaños de mi roomate, empezamos hablando de todo y tocamos el tema sexual (que ya era común), me dijo que andaba muy caliente y que estaba decidido a probar y quería hacerlo conmigo, ya que de cierta forma le inspiraba confianza, sin pensarlo acepte.

Llegó al apartamento 30 minutos después, me monte en su carro y empezó a manejar, hablamos de trivialidades y de que era lo que él quería hacer, acordamos que solo sería un poco de roce, solo morbo, yo no tenía problema con ello, empezó a conducir subiendo por palmas, en cierto punto se devolvió y luego giro hacia la derecha, empezó a subir por unaavenida destapada y paramos cerca de la construcción de unos edificios.

Apago el carro y sin pensarlo mando su mano a mi entrepierna, mi verga estaba parada por la conversación que habíamos tenido, lo deje manosearme y me lance a besarlo, se resistió al principio pero yo no desistí y al final empezó a besarme con ganas, a meter su lengua en mi boca y a gemir, yo puse una de mis manos en su cabeza y con la otra masajeaba su espalda y bajaba hasta sus nalgas.

Ambos estábamos muy calientes, Sebastián decidió parar y me dijo que nos pasáramos para la silla de atrás, así lo hicimos y vale decir que la ropa ya empezaba a estorbar, se quitó la camiseta y yo hice lo mismo, mientras me estaba sacando la camiseta, Sebas ya estaba sin pantalón y empezó a bajar el mío, era muy arriesgado estar desnudos en un sitio público, pero eso hacía todo más excitante, seguimos besándonos y tocándonos, faltaban manos. Sebastián empezó a besarme el pecho y el abdomen, llego a mi pene y sin pensarlo y sin pedírselo se lo metió a la boca, apoyaba sus manos en mis piernas y se lo metía hasta el fondo, lo sacaba, subía, me besaba y volvía a bajar, para no tener experiencia lo estaba haciendo muy bien, me tenía muy mojado y yo no hacía más que gemir y pedirle que no parara.

Empezó a buscar algo en su pantalón, cuando encontró su celular me lo paso y me pidió que lo filmara chupándome la verga, la excitación no me permitió decirle que no, active la cámara y empecé a grabar a mi amigo, él sonreía y miraba la cámara, y nunca paraba, incluso llego a picarme un ojo, pero yo ya había disfrutado mucho, era el turno de Sebastián.

Pare la grabación, deje a un lado el teléfono y me lance a besarlo, le tome las manos con una de las mías por detrás de la cabeza, mientras lo besaba y con la otra le tocaba su verga, empecé a morderle el cuello y las tetillas, baje hasta sus güevas y me los metí en la boca, sin dejar de masturbarlo; los saque y empecé a subir mi lengua por su tronco hasta llegar a la punta, su glande era una parte muy sensible y apenas me lo metí a la boca Sebas gimió, me metí todos sus 18cms, sentía que tocaban mi campanilla, saque su verga de mi boca y pase a besarle y morderle los oblicuos, él solo se estremecía y abría más sus piernas, volví a meterme su verga y a chuparla con muchísimas ganas, ya había soltado sus manos y él cogía mi cabeza y la empujaba para que no quedara ni un solo centímetro fuera, estábamos sudando, los vidrios empañados y no hacíamos más que gemir.

Los besos y las caricias no parabanpero decidí arriesgarme, o a mi amigo le gustaba lo que iba a hacer o definitivamente dañaría el buen momento que estábamos pasando, afortunadamente paso lo primero; volví a bajar a su verga y seguí bajando, besaba la parte interna de sus muslos y también sus güevas, seguí bajando hasta que la punta de mi lengua empezó a tocar su ano, ese hueco que mi amigo aseguraba nunca nadie (excepto él) había tocado, empezó a negarse, pero se le notaba que lo quería, al igual que al principio dejo de resistirse y se acomodó abriendo más sus piernas y apoyándose en su espalda baja.

Quiero que imaginen la escena: él con las piernas abiertas, sin ropa, únicamente con sus calcetines blancos, mientras yo con mi boca en su culito, dándole placer mientras me masturbaba.

Su huequito tenía un vello muy suave, estaba muy cerrado yconun sabor a sudor que me pareció un manjar, era delicioso chuparlo, pasarle mis labios y mi lengua, morderle suavemente los alrededores, mi amigo solo acertaba en gemir, en morderse los labios y en masturbarse, yo estaba en el paraíso con ese culo y él también, empezó a contraer su culo y a gemir con más fuerza, a pedirme que no parara, evidentemente no lo iba a hacer, era obvio que se estaba corriendo, lanzo tres chorros de leche que le llegaron hasta el cuello, deje de jugar con su culo y empecé a lamerle el glande, quería saborearlo todo, sufrió unos últimos espasmos y se le puso la piel de gallina.

Yo empecé a masturbarme e inmediatamente me vine llenando su abdomen de leche, él estaba prácticamente bañado con el semen de los dos. Le di un beso muy suave en sus labios y ya procedimos a vestirnos, nos limpiamos con su camiseta, nos vestimos (él se puso un buso que llevaba) y nos alistamos para volver a Medellín, puso música y arrancamos, en el camino hablamos de todo, nos íbamos riendo y nos mirábamos aun con ganas.

Llegamos a la portería del edificio, nos dimos un abrazo de parceros y esa fue la pequeña aventura en una manga con mi amigo hetero.

Espero les haya gustado y espero sus comentarios.

Publicación anterior Siguiente Mensaje