El Postre

El Postre
Escrito originalmente por Carolina0527 en Guiacereza.com

Esa noche de verano era perfecta, el ambiente festivo de la ciudad invitaba a dar un paseo, pero ya tenía planes con mi pareja. Un sms de ella me indicaba que ya estaba preparada, salí de inmediato en busca de mi amada. Allí estaba yo… tan nervioso como si fuera mi primera vez. Mis ojos no se apartaban de la puerta de su casa, esperando impaciente a que apareciera. De repente su delicioso cuerpo bajaba las escaleras cómo si fuera un etéreo, envuelto en un top, dejando al aire sus delicados hombros y asomando por el escote buena parte de la voluptuosidad de sus pechos. Una minifalda negra, medias transparentes y botas de caña alta ponían la cereza en el pastel a semejante belleza. Un profundo beso nos unió y la invité a subirse a mi auto. Vamos a ver cómo está el tráfico, le comenté mientras nos dirigíamos a la casa de su amiga Margot. Nos había invitado a cenar. Ella, además de comentarme de las habilidades gastronómicas de su amiga, me hacía intuir por el resto de sus comentarios que Margot era algo mas que su amiga.

- Es muy hermosa, te resultará un placer conocerla. Me dijo.

Una vez estacionado el auto, nos encontrábamos en la puerta de la casa de su amiga. Margot nos abrió, mi mirada se clavó ante esa mujer, de esas que te hacen voltear la mirada, elegantemente vestida pero sin excesos, pechos pequeños pero muy bien puestos y cara angélical. Se dieron un beso con lengua y ella hizo los honores de presentármela.

- La mesa está lista, pueden sentarse. Comentó Margot.

Mientras esperábamos a que Margot sirviera la cena, no pude resistirme a meter los dedos en la concha de mi pareja, me apetecía sin mas. Noté una humedad excesiva, fruto de lo que Margot había causado en ella nada mas de verla.

- Te gusta?

- Me encanta, siempre me ha fascinado. Me contestó.

Mientras respodía me sacó la mano de su entrepierna y empezó a saborear sus jugos mientras me miraba de forma lascivia. Ya sabía que tiempo atrás Margot había sido su compañera de juegos eróticos. Nos pusimos a saborear el exquisito menú. Algo sencillo, sin complicaciones, pero con mucho agrado. El vino corría alegremente mientras conversábamos entre bocado y bocado. La conversación empezó a tener un toque sexual según se iba vaciando la botella de ese vino espumoso. Margot se levantó de su asiento, dirigiéndose hacia donde estaba mi chica para posicionarse justo detrás de ella. Sus manos empezaron a deslizarse por aquellos hombros al aire… Margot me miró…

- Es muy bonita?… Me preguntó

Asentí, sin palabras de los que mis ojos comenzaban a ver. Las manos de su amiga comenzaban a masajear sus pechos, bajándole con facilidad su top. Margot se arrodillo ante ella y como si de un bebé hambriento se tratara, comenzó a besar sus pechos, perdiéndose los pezones en su boca de labios carnosos. El espectáculo estaba servido. Mi chica no se quedó atrás en cuanto a sensualidad: Besos muy profundos con lenguas se intercambiaban humedecidos en saliva… Margot se agachó aún más, directa a hacía esa concha chorreante de mi pareja, se levantó la falda para facilitar la maniobra, no había ropa interior que lo impidiera. Su boca empezó a succionar su sexo saboreando tan dulce elixir. Los gemidos de ambas hembras inundaron el pequeño apartamento minimalista. Mi excitación era evidente. Mi chica también se percató de ello y me invitó a participar. Me acerqué a su posición, aún sentada, pero con las piernas bien abiertas y con la cabeza de Margot entre las mismas. Mi falo bien erecto no podía aguantar más. La sujeté de la cabeza pero firme, colocándolo mi falo a la altura de su boca.

- Dame verga. Me suplicó mi chica.

Mi miembro entraba y salía lleno de su saliva de aquella boca, mientras observaba a Margot dirigir su mirada hacía mi verga. Sin dudarlo un instante me masajeó los testículos y tomó el relevo. Sus labios succionaban los restos de saliva dejados por mi chica. Me dedicó una felación suave pero exitante. Las dos hembras arrodilladas ante mi parecían pelearse por tener el mayor tiempo posible mi miembro dentro de sus respectivas bocas.

- Cómetela. Me dijo mi chica. - Quiero que mi amiga pruebe las delicias que eres capaz de hacer con tu sexo.

No lo dudé un instante. Posicioné a Margot contra la mesa, apoyada en ella, le levanté el vestido dejando su culo al aire, tampoco había rastro de su ropa interior. La penetración se me hizo cómoda, debido a la cantidad inexorable de humedad que salía de su concha. Los gemidos se iban intensificando. Mi chica me sujeta por detrás a la altura de mis nalgas y dirigía las embestidas que le daba a Margot.

- Le gusta a lo salvaje. Me susurraba al oído. - Dale más duro.

El sonido de mis huevos colgando contra su concha era potente, mezclados con los gritos de Margot. Mi chica se puso a su lado adoptando la misma posición.

- Métemela por el culo por favor.

Era uno de sus mayores placeres… Desapareció mi miembro tragado por sus nalgas mientras Margot se colocaba de forma estratégica para lamer la concha de mi chica y dedicarme una que otra lamida a mis huevos. El nivel de excitación era máximo. Mi chica llegó de repente al clímax, era inevitable el placer que sentía cuando su culo era atravesado por mi verga sumado a las lamidas en la concha que le daba Margot. Se agachó a la altura de Margot, y al unísono me chuparon con desesperación mi palpitante falo… Vi como se abrían sus bocas sacando sus lenguas y me masturbé para ellas. Chorros de semen caían sobre sus lenguas húmedas, intentando repartir equitativamente el fruto de mi excitación. Me la sacudí en sus caras llenas de mi licor para expulsar las últimas gotas. Se besaron profundamente, sus labios pegajosos de semen se funden como si fueran uno. Se incorporan y me besaron para compartir conmigo el sabor de mi semen.

- Y el postre? Preguntó nuestra anfitriona.

Las risas de los tres sonaron en el apartamento. Después de recomponernos nos sentamos en el sofá… comenzaba

nuestra serie favorita… You, me, her.

Mi nombre es Carolina, me gusta mucho leer, escribir,  rumbear, acampar, estar al aire libre y hacer muchas cosas locas! Busco chica para experimentar cosas nuevas, si te pareció interesante mi historia escríbeme!

Publicación anterior Siguiente Mensaje