El oso de peluche

El oso de peluche
Escrito originalmente por phantom44 en Guiacereza.com

Heladio estaba feliz pero al mismo tiempo preocupado, había conocido una chica muy bonita, para él era la mujer ideal…pero…su comportamiento era raro…tenía todo para estar feliz pero su rostro no lo demostraba, era como si estuviera escondiendo algo, con ese pensamiento martillando su cabeza se propuso averiguar que pasaba…la chica solo se veía con él en una cafetería pero nunca lo había invitado a su casa, intrigado seguía insistiendo en que quería conocer donde vivía y con quien vivía, Leonor en sus múltiples encuentros fue contándole que ella vivía con una madrina, habían vivido en un pueblo azotado por la violencia política y finalmente se habían venido para la capital ante el peligro de las bandas criminales…ella no tenía más familiares que su madrina Florinda, una señora de cuarenta y pico de años que había perdido su marido y que no tenía hijos, las dos vivían en una pequeña casa donde Florinda se encargaba de las labores domésticas mientras su ahijada trabajaba…eso era todo lo que había logrado sonsacar Heladio de su vida familiar , sin embargo el seguía notando que mientras Leonor estaba con él se sentía feliz pero apenas llegaba la hora de despedirse su cara se ponía triste…decidió que tenía que salir de dudas…la siguió a prudente distancia hasta que supo donde vivía…luego fue a averiguar en la tienda más cercana qué sabían acerca de la extraña señora…todos coincidieron en que era una señora muy reservada… salía muy poco de su casa, a pesar de su inmenso atractivo no le conocían ninguna amistad masculina.. sólo salía acompañada de su sobrina …de resto nada más.

Heladio con la insistencia de un hombre enamorado seguía tratando de sonsacar las infidencias de su amada, aprovechaba cuando excitada por sus caricias hablaba de su vida familiar, el nexo con su madrina era muy intenso y ella prácticamente le manejaba su vida y hasta sus emociones…pero por qué esa cara de tristeza y melancolía de Leonor…?

Un día llegó hasta la casa donde vivía Leonor y muy pacientemente esperó que doña Florinda saliera a la tienda a hacer algunas compras…la verdad quedó impactado con esa mujer…la imaginaba una vieja gruñona con cara de suegra pero se había equivocado, era alta y esbelta, su cara bonita estaba afectada por unas pocas arrugas que no le quitaban belleza sino por el contrario le daban un aspecto enigmático que la hacía más atrayente, Heladio sintió que esa mujer desde su primer encuentro le había creado en su interior una atracción fatal… cuando la mujer regresó de la tienda a la casa quedó deslumbrado de su forma de caminar, el cadencioso contonear de sus caderas y un culo muy bien puesto hacía despertar deseos muy pecaminosos.

Heladio regresó pensativo a su casa, tenía que saber qué pasaba con esa enigmática pero apetecible mujer, pensaba y repensaba cómo hacer para establecer el motivo de la tristeza de Leonor…sólo muy tarde en horas de la noche se le ocurrió una idea…al otro día muy temprano fue donde un amigo experto en cámaras de video y le planteó una loca idea…el amigo la vio factible y Heladio muy feliz se encaminó a una juguetería, allí compró un oso grande de peluche, lo llevó donde el amigo quien le instaló en el sitio de los ojos del oso dos poderosas cámaras de alta resolución , tenían dos micrófonos muy sensibles, un radio de acción de más de 180 grados que le permitía abarcar una extensa zona y para ser mas sofisticado una ayuda de rayos infrarrojo para detectar escenas en la obscuridad…las cámaras las podía monitorear desde su celular sin peligro de que lo descubrieran…Heladio empezó a preparar la logística de la ubicación del oso…entre charla y charla Leonor a petición de Heladio le describió el sitio donde dormían…según sus palabras las dos usaban una sola cama amplia ,enfrente tenían un mueble donde colocaron un televisor , Heladio pensó para sus adentros que ese mueble era el sitio estratégico para sus fines…Heladio le dijo a Leonor que le tenía un regalo muy especial pero necesitaba que lo colocara encima del televisor , la chica sin tener idea de lo que se proponía su novio le aceptó las condiciones , Heladio por medio de ese oso de peluche pudo meterse por fin en el interior de ese cuarto…Leonor siguió las instrucciones de su novio y muy feliz se llevó el oso para su cuarto.

Heladio al aproximarse la noche era una madeja de nervios, estaba ansioso de saber qué pasaba en esa habitación, aunque su objetivo principal era Leonor la sola idea de tener en pantalla a su madrina lo tenía muy excitado…no podía imaginar esa atractiva mujer desnudándose frente a las cámaras… el morbo que sentía por la madrina era más grande que el amor que le tenía a Leonor…

Eran aproximadamente las diez de la noche cuando ambas mujeres entraron al cuarto, encendieron el televisor para ver la telenovela y empezaron a desnudarse para colocarse sus piyamas , era la primera vez que veía a Leonor completamente desnuda, sus senos de regular tamaño se veían provocativos, sus pezones pequeños pero de un rojo carmesí estaban adormilados y su sexo se veía como una pequeña aplicación sobre el esbelto talle, era pequeña pero muy bonita, adornada con un tapiz de vellos pequeños y ensortijados formaba un triángulo dorado, luego se desvistió su madrina …el contraste entre las dos mujeres era muy notorio…las tetas de Florinda eran grandes e inmensamente atractivas…su pezones grandes y erectos, su vagina estaba adornada de una pubescencia negra y resaltaba de su abdomen plano…era una vulva muy hermosa…ambas mujeres se colocaron la piyama y se acostaron, doña Florinda le echó la ´pierna por encima de su ahijada , vieron el capítulo de la novela y apagaron la luz, ambas se quedaron dormidas…Heladio estaba desconcertado, aunque había gozado de la impactante escena del desnudo de las dos mujeres no había encontrado nada de extraordinario…miró su reloj y esperó una hora más sin que nada ocurriera…

Heladio al otro día esperó muy impaciente la noche a ver si cambiaba en algo la situación de la noche anterior…muy puntualmente a las diez de la noche las dos mujeres entraron a ver la telenovela pero esta vez doña Florinda traía en sus manos una botella de vino espumoso y dos copas…terminada la novela las dos mujeres hicieron un brindis… su madrina empezó a acariciarle su cara, la acercó a su boca y empezó a besarla, primero muy despacio casi que rozando sus labios, luego fue pegando su boca con más presión y por último metió su lengua en la boca de su ahijada que recibió esa caricia lasciva con resignación… la intensidad de los besos fue en aumento y la excitación natural de esa caricia provocó que Leonor le diera reciprocidad a esa caricias, sin querer queriendo Leonor también empezó a disfrutar de esa caricia compartida, las manos de la madrina empezaron a acariciar los senos de Leonor… el deseo fue incrementándose y la sed también…la madrina sirvió otras dos copas y el licor fue resbalando por esas gargantas sedientas… el vino mitigaba un poco la sed pero aumentaba los deseos inconfesables de las dos hembras…doña Florinda se paró de la sala, tomó de la mano a Leonor y se dirigieron al cuarto…cuando entraron al campo de acción de las cámaras Heladio se sorprendió, doña Florinda traía abrazada a Leonor y sus manos trémulas de la emoción la iban desvistiendo antes de llegar a la cama…Heladio sintió un sudor frío…sería que Leonor era lesbiana ..? doña Florinda haló hacia la cama a Leonor y las dos mujeres quedaron abrazadas prodigándose besos de una manera frenética…la madrina fue desnudando lentamente a Leonor mientras con su boca besaba una y otra vez esos senos pequeños y redondos… la boca de la madrina empezó a chupar con fruición los pezones pequeños pero erectos de Leonor excitándola de una manera violenta…de pronto doña Florinda se desnudó completamente y cogiendo la cabeza de Leonor la acercó violentamente a su vagina…Leonor como siguiendo un libreto pre establecido empezó a deleitara su madrina de un cunnilingus lujurioso… mientras Leonor en cuatro gozaba de ese manantial de efluvios de la madrina doña Florina con una pequeña fusta empezaba a propinar golpes fríamente calculados en las carnosas nalgas de Leonor, no eran violentos pero si marcaban huellas en los blancos glúteos de la ahijada, doña Florinda gozaba intensamente del sexo oral de Leonor y además se solazaba con los pequeño gritos de dolor de Leonor… era una mezcla de dolor y placer…ahora entendía porqué esa melancolía que la acompañaba…la escena terminó cuando el orgasmo de las dos mujeres llenó de fuertes bramidos la estancia y los agudos gritos casi dejan sordo aHeladio cuyos sonidos eran recogidos por las sofisticadas grabadoras…ante lo insólito del espectáculo en un arranque de ira y frustración el desconcertado Heladio apagó la grabación. Esa noche los pensamientos encontrados de Heladio casi no lo dejan dormir…no entendía cómo Leonor cuando estaba con él se comportaba como una mujer ardiente pero al pie de su madrina se transformaba en una lesbiana apasionada…al fin el sueño lo dominó y se quedó dormido.

La siguiente noche no pasó nada, Heladio dedujo que ese comportamiento no era todas las noches sino día de por medio…la siguiente noche volvió a repetirse ese ritual de lujuria…pero esta vez la que recibió el castigo de la fusta en sus carnosas nalgas fue la madrina…el toque suave pero enervante para esa masoquista era como una caricia excitante…la lengua de la madrina se metía avasalladora en la vagina de Leonor quien se retorcía al sentirse acariciada …Leonor estaba irreconocible…esa cara de niña indefensa era ahora la de una mujer lujuriosa y ávida de pasión…sus manos apretaban con fuerza y casi con angustia sus senos mientras su madrina se solazaba chupando sus jugos vaginales…Heladio siendo más objetivo en la observación se puso a mirar con atención el panorama que le regalaban las cámaras…en la aparte superior la cara de su amada Leonor trasformada por la apasionada relación , sus hermosas tetas eran masajeadas por sus manos y sus pezones violentamente pellizcados estaban que vertían sangre…abajo solo se veía el culo hermoso de la madrina …los enormes glúteos se movían acompasadamente mientras su lengua penetraba una y otra vez la hambrienta vagina de Leonor…los repetidos fuetazos en sus nalgas le daban visos morados y rosados que se marcaban en sus carnes… pero fijándose más detenidamente sus ojos se clavaron en el culito de la madrina… era un ojete grande y claramente definido… su color rojizo oscuro dejaba entrever el ano surcado por múltiples surcos entrelazados que le daba la apariencia de un entramado corrugado…a medida que la madrina recibía los fuetazos de Leonor el esfínter anal se expandía y luego se contraía… esa abertura y cierre del pequeño orificio parecía una lujuriosa invitación a penetrar por esa abertura ignota…por su mente súbitamente pasó un pensamiento abyecto …le iba a dar por el culo a esa maldita zorra…le iba a dar verga hasta que llorara de la emoción, del dolor y de pronto de placer…tenía que cobrarle esa afrenta y ése sin duda sería un castigo ejemplar.

Heladio había logrado infiltrarse en ese cuarto de manera virtual pero ahora debía hacerlo en forma física y real para ejecutar su venganza…al otro día cuando se encontró con Leonor, al ver ese rostro angelical y beatífico no podía concebir que fuera el mismo rostro lujurioso de la noche anterior…en un descuido de la chica le cogió las llaves y en una especie de almohadilla de plastilina que llevaba oculto tomó la muestra de la llave,la guardó en su bolsillo y después de charlar cosas intrascendente se despidió de Leonor…fue enseguida donde un cerrajero amigo y le encargó la difícil tares de elaborar una copia de la llave a partir de las muescas dejadas en la plastilina… después de una ardua labor ahora tenía un duplicado de la llave es decir podía entrar al cuarto de Leonor …ahora tocaba esperar…hasta que la noche esperada llegó …Heladio se había tomado la molestia y la paciencia de seguir paso a paso el ritual repetitivo y estaba en capacidad de adivinar con una gran certezalos movimientos de las dos mujeres…y no se equivocó…

Cuando abrió la puerta doña Florinda estaba acostada encima de Leonor…le estaba haciendo un sexo oral intenso…su lengua recorría sus labios vaginales en un barrido lingual que despertaba emociones fortísimas… Leonor con su mano derecha sostenía la pequeña fusta con la que azotaba las voluminosas nalgas de su madrina, mientras con la mano izquierda se frotaba sus senos en forma agitada…ambas mujeres estaban al tope de sus emociones y se acercaban de manera acelerada a su orgasmo …sus cuerpos temblaban casi al unísono e intensos corrientazos hacían cimbrar sus músculos…Heladio al ver esa escena tan erótica tuvo una erección inmediata… empezó a acariciar su verga completamente parada y sin poder controlar sus movimientos empezó a masturbarse… el movimiento de las dos mujeres le marcaba el paso a su loca masturbación…cuando miró el culo de doña Florinda quedó alelado…el esfínter anal se mostraba en todo su esplendor, ese orificio de pecado lo llamaba con sus movimientos, aprovechando el instante de máximo placer Eladio arremetió contra ese bastión inexpugnable , el ataque fue tan rápido que doña Florinda cuando se dio cuenta era tarde , un gemido lastimero tratóde salir de su garganta pero la mano de Heladio lo apagó… en unos segundos la verga de Heladio horadó el culito de doña Florinda, al principio la vieja sintió un escozor pero luego cuando el cilindro de carne empezó a tocar esas paredes rectales vírgenes se sintió sumergida en un mar de emociones desconocidas…Leonor inicialmente no se había percatado de lo ocurrido, lo único que sintió fue un acelere endemoniado de la lengua de la madrina y después un peso adicional que no sabía de donde había aparecido…ahora eran tres los que estaban en ese tren de lujuria y pasión …el orgasmo llegó pleno y los tres cimbreantes cuerpos se movían violentamente… doña Florinda estaba adolorida pero disfrutaba más y más esa penetraciónque nunca había sentido… Heladio que con esa acción demencial había querido castigar a la madrina de su amada le había abierto un portafolio de emociones que ella estaba experimentando y gozando con profunda alegría…

Cuando todo pasó Leonor quedó confundida , cómo estaba Heladio en su pieza?… qué había pasado que su madrina había explotado en una crisis de locura lujuriosa…? Iba a preguntarle a su novio cuando éste arremetió contra ella , le abrió sus piernas y en menos de un santiamén le estaba metiendo su verga… sus estrechas paredes le ejercían una deliciosa presión que hacía mucho tiempo no sentía…en ese momento metía su verga con furia…era unestado de locura que mezclaba el deseo de hacerle el amor a su mujer amada y al mismo tiempo querer borrar esa imagen de una mujer lesbiana que se revolcaba en la cama con su madrina… el encuentro fue fugaz, sus deseos reprimidos pronto generaron un orgasmo intenso que se tradujo en una copiosa eyaculación que lleno de una porción generosa de semen tibio y espeso sus paredes vaginales…doña Florinda todavía con el culo adolorido se fue en busca de ese excitante pene y empezó a mamárselo a Heladio que todavía no se había repuesto de su excitante encuentro…pero la boca de esa mujer pronto revivió el adormilado pene…mientras la vieja buscaba despertar el somnoliento pene Leonor dio rienda suelta a sus deseos y empezó a besar apasionadamente a Heladio, pronto las caricias de las dos mujeres volvieron a acrecentar el deseo y su miembro viril se levantó para delicia de las dos mujeres que empezaron a disputarse la ansiada presa…pero Heladio quería coronar ese fantástico encuentro comiéndose el virgo anal de Leonor…ella intrigada por lo que había sentido su madrina también anhelaba que la clavaran por el culo…se puso en cuatro y abriendo sus carnosas nalgas con sus propias manos le ofreció el delicioso orificio…su madrina aprovechó para situarse estratégicamente para que su ahijada la prodigara una suculenta sesión de sexo oral mientras Heladio la daba por el culo a la ahijada…ahí quedó conformado el incestuoso trío… doña Florinda sentada cómodamente en su cama con sus piernas completamente abiertas para que la lengua de Leonor le diera la más deliciosa caricia oral en su vagina húmeda de pasión , mientras Heladio empezaba a comerse ese virgo de un culito nunca antes penetrado… los movimientos iniciales lentos fueron incrementándose a medida que la excitación los iba llevando a la cúspide del placer…Leonor al principio lastimada apenas empezó a sentir esa inéditas caricias movía sus caderas para buscar la posición óptima que facilitara la entrada de ese tolete de carne que la hacía vibrar de pasión…después el devaneo fue más intenso hasta que se convirtió en un incesante galopar de Heladio sobre ese culo hasta ahora virgen que había aumentado su diámetro considerablemente y que ahora permitía la entrada y salida de esa verga erecta que recorría su recto arrancando aullidos de placer, Leonor por su parte recibía intensas emociones que muy rápido la llevaron a tener un orgasmo fortísimo que casi le arranca el alma…el orgasmo de Heladio llegó acompañado de una considerable eyaculación que llenó de un semen espeso , tibioy pegajoso todo su culo…los tres terminaron henchidos de placer y delicia…no había tiempo de explicaciones…Heladio se había apoderado esa noche de dos virgos impensables…y no se había equivocado que lo que le faltaba a doña Florinda era que le dieran por el culo…las dos hembras le echaron cada una la pierna por encima y se quedaron allí durmiendo plácidamente en los brazos de Heladio…antes de quedarse dormido se acordó del oso de peluche…sabía que había grabado todo ese espectáculo lujurioso e incestuoso, mañana mismo desmontaría las sofisticadas cámaras que de pronto serían de alguna utilidad más adelante …mirando las cámaras instaladas en los ojos del oso de peluche hizo con su mano derecha la V de la victoria y se acostó a dormir.

Publicación anterior Siguiente Mensaje