el mejor de los juegos

el mejor de los juegos
Escrito originalmente por cami_voyeur16 en Guiacereza.com

Este es mi primer relato, fue una experiencia real que tuve con mi esposa el año pasado, este fue el primero de algunos encuentros que hemos tenido y que nos cambio nuestras vidas como matrimonio.

Eso fue para Junio del año pasado llevábamos 3 años de casados con mi esposa Carolina, en algún momento empezamos a tocar el tema de hacer un trio, al principio como curiosos con cierta pena pero con el tiempo el tema lo empezamos a tocar con mas morbo y era mas recurrente, hablamos de como podría ser?, con quien?, en que lugares podría ser? y hasta imaginamos ciertas situaciones para cumplir nuestra fantasía, al principio coincidimos que fuera una mujer pero cuando ella empezó a ver que podía ser una realidad sugirió que fuera un hombre a lo que yo siempre le respondía que no, un día estábamos viendo videos en el computador y terminamos viendo porno, entre tantos videos que estábamos viendo ella selecciono uno y por casualidad era un trio hmh, (mas adelante me di cuenta que no fue tan casualidad), vi que le gustaba lo que veía y aunque no me lo dijo si creo que se imagino en esa situación, note que estaba excitada y que le estaba enloqueciendo la idea, eso nos puso muy calientes esa noche terminamos en una buena noche de sexo.

Después de ese día no volvimos a tocar el tema, sin embargo me empezó a rondar la idea de ver a mi esposa con otro hombre, ademas que recordaba ese video y aunque me costaba aceptarlo me excitaba imaginar a mi esposa mamandosela a otro mientras yo la penetraba. Al siguiente fin de semana repetimos el plan del porno esta vez ella estaba mas decidida y menos tímida, al igual que la vez pasada busco un video y se le podía ver la excitación que le provocaba, esta vez empezó a convencerme, me hablaba al oido lo rico que seria tener ese trio, se empezó a tocar, se quito la blusa y dejo ver esas hermosas tetas, que aunque no son muy grandes son bien paraditas, con un delicioso pezon pequeño claro, sostenidas por un sensual brasier rosado de encaje, al notar mi excitación que delataba mi pantalón metió su mano y empezó a masturbarme, mientras como niña chiquita me pedía permiso y me decía lo mucho que le gustaría tener una verga en cada mano y chuparlas al mismo tiempo, en un momento me preocupo la insistencia de ella por cumplir esa fantasía y las ganas de ser tocada y penetrada por otro hombre, pero me pudo mas la excitación y me deje llevar por ella, mientras me la chupaba imaginaba que otra persona pudiera estar detrás de ella, embistiéndola como a ella tanto le gusta, en ese momento me descargue en chorros dentro de su boca, ya me estaba convenciendo pero quedaba pendiente quien seria ese afortunado que pondría su verga en la boca y la cuquita de mi mujer.

Durante los siguientes días la idea se me volvió una obsesión, todo el tiempo pensaba en eso, no me desidia, no sabia si seria capaz de compartir a mi mujer, a que me arriesgaba y hasta donde permitiría que llegara todo esto.

El sábado en la mañana me levante temprano, tenia que realizar unos arreglos en la casa, después del desayuno mire a mi esposa y le pregunte si le gustaría acostarse con Oscar, inmediatamente abrió los ojos y casi me escupe el jugo encima, hubo un silencio corto y me dijo que no, que como se me ocurría, sin embargo su cara dejo ver otra cosa, le dije que me iba a poner a trabajar en los arreglos y que había llamado a Oscar, (mi mejor amigo desde el colegio) para que me ayudara; que no me respondiera de inmediato, lo pensara y si quería  que se pusiera ropa interior sexy y me lo hiciera saber mas adelante con una señal o algo, sabia que ya había tomado la iniciativa y me había atrevido a algo que nunca pensé, ya solo faltaba esperar que pasaba.

Al rato llego Oscar nos saludo cordialmente y empezamos a trabajar, al principio mi esposa se comporto normal pero en el transcurrir del día se le veía pensativa y miraba disimuladamente a Oscar, sabia que la propuesta y el deseo le estaban consumiendo la cabeza. En la tarde casi noche cuando terminamos de trabajar nos pusimos a jugar xbox y a tomar cerveza, en un momento levante la mirada y mi esposa me estaba mirando fijamente, en ese momento quede congelado y mas cuando con una sonrisa y una mirada entre tímida y coqueta, movió su cabeza dándole afirmación a mi propuesta, el corazón se me acelero y sabia que no tenia marcha atrás, yo le hice la propuesta y tenia que cumplirle, y tenia que organizar todo para que el encuentro se diera y aunque era mi mejor amigo no sabia como decirle “oye te quieres comer a mi esposa”, en ese momento no tenia ni idea que iba hacer, después de mucho pensar y maquinar propuse que jugáramos todos, así que apagamos el xbox saque una botella de ron y el juego de cartas UNO, empezamos a jugar y después de 2 partidas y con unos tragos encima propuse que le pusiéramos mas emoción, que apostaremos algo que si no tenían plata pues entonces prendas, todos se quedaron en silencio pero mi esposa complice de lo que sabia que iba a pasar dijo si tu no tienes problema y Oscar tampoco pues hagamole, Oscar me miro incrédulo de lo que pasaba y dijo que por parte de el tampoco había problema, así fue que empezó el juego, con los tragos y la buena vibra que teníamos el juego se torno divertido y así poco a poco fueron cayendo las prendas, hasta cuando mi esposa perdió y le tocaba quitarse la blusa, en ese momento vi que estaba decidida y con un baile sensual se quito su blusa blanca con rayas azules de cuello escotado dejando a la vista de los dos esas hermosas tetas que me enloquecían, tenia un brasier negro de un conjunto que le había comprado para un aniversario, era de encaje y tenia unas partes con transparencia que dejaban ver parte de sus pezones, ver a mi esposa así me puso a mil y creo que a Oscar también pues aunque la miraba con disimulo se le notaban las ganas de coger esas tetas y chuparlas, eso rompió el hielo y seguimos jugando, tomando y las prendas seguían cayendo, mas adelante mi esposa ya había perdido el pantalón, estaba con su brasier y una delicada tanga negra que se perdía entre sus deliciosas nalgas, adelante tenia un pequeño nudo y el encaje dejaba ver el inicio de esa hermosa cuca, ademas que se había depilado toda, ella perdió nuevamente, me miro como esperando mi confirmación, a lo que le respondí que el juego era hasta el final y que el que perdía era porque no tenia ni una sola prenda, en ese momento se levanto y mando sus manos atrás soltando el broche, bajo una tira mientras con la otra mano sostenía su brasier, luego bajo la otra tira y con delicadeza dejo caer su brasier poniéndolo sobre la mesa al frente de Oscar, en ese momento note como su piel se erizo y sus pezones se pusieron duros, se cuerpo estaba pidiendo que se devoraran esas tetas, yo estaba muy excitado, mi verga estaba muy dura, no lo disimulaba para nada y ya me estaba tocando encima de mi bóxers, finalmente para terminar el juego yo perdí, ya la excitación y las ganas nos tenia consumidos a todos, me quite mis bóxer y mirando a mi esposa me senté en el sillón y con un gesto llame a mi esposa, ella sin titubear se sentó junto a mi, la bese, tome su cabeza y la empuje hacia mi verga, ella muy sumisa abrió su boca e introdujo mi verga en su boca, empezó a darme una mamada tan deliciosa que hacia mucho tiempo no me daba, estaba llevada por la calentura, pasaba su lengua por todo mi pene, me chupaba las bolas, se la metía toda, una maestra del sexo oral, Oscar mientras tanto no le perdía mirada al culito de Carolina y vi como empezó a tocarse, mientras Carolina me la chupaba acerque mi cara y le pregunte si quería, en ese momento levanto su mirada y movió su cabeza suavemente, luego le empece a repetir mas fuerte si quería comerse la verga de Oscar, si quería saborearla, si quería tenerla adentro, y ella con mas ganas me decía “si quiero”, “quiero comerme esa verga” y de repente me pregunto “quieres ver como me devoro la verga de tu amigo” eso puso a mil y ella en un solo impulso termino al lado de el con toda la verga entre su boca, eso me excito mucho, me senté frente a ellos y empece a pajearme no podía creer el placer que me generaba eso, después de un tiempo baje la tanga de Carolina y empece a chuparle esa deliciosa cuca, tenia un sabor delicioso, estaba demasiado mojada, podía sentir sus fluidos saliendo de su vagina, me puse detrás de ella y empece a embestirla como poseído, mi verga entraba muy suave de lo mojada que estaba, cada vez le daba mas fuerte y mas rápido, apenas podía escuchar gemidos entre cortados ya que seguía pegada a la verga de Oscar, chupándolo como si fuera un caramelo que deseara acabar, después cambiamos, ella empezó a cabalgarlo mientras yo me pare al lado para que me la siguiera chupando, vi la cara de mi esposa como disfrutaba de la verga el (ademas que era un poco mas grande que la mía), gemía de una forma deliciosa, cada vez mas fuerte y pedía mas verga quería que le dieran mas y mas, así intercalamos un par de veces, hasta que le dije a mi esposa donde la quería, ella enloquecida dijo que se la quería tragar, en ese momento se puso de rodillas y cogio la verga de cada uno y la empezó a chupar alternando entre los dos cada vez mas fuerte, nos masturbaba hasta que Oscar con un pequeño gemido le dio aviso que ya venia, ella inmediatamente se giro y empezó a tragarse toda esa leche, inmediatamente yo le gire la cabeza le metí toda mi verga con fuerza y me vine a chorros dejando su boca llena de leche, abria un poco la boca para no dejar escapar nada y finalmente se la trago toda. Quedamos exhaustos, nos sentamos, hablamos un rato de lo que paso y finalmente nos fuimos a dormir, los 3 en la misma cama, eso será la continuación, espero les haya gustado, espero sus comentarios, me excito mucho escribirlo espero haya generado lo mismo en ustedes.

Publicación anterior Siguiente Mensaje