El maduro que me inició

El maduro que me inició
Escrito originalmente por AndresBogotanoJoven en Guiacereza.com

Para el momento de la historia tenia 20 años, desde pequeño habia tenido fantasias con que un señor mayor me iniciara, veia mucho porno de maduros con jovenes y empecé a entrar chats gays. Al comienzo, fue solo ver las conversaciones, luego empecé a hablar con personas que les interasaba iniciarme pero la mayoría no eran serios o no había buena química, si bien no queria relación, tampoco verme con la primera persona que apareciera. 

Después de estar en el tema un tiempo conocí un señor que por como escribia parecia educado y con experiencia, duramos hablando un tiempo mientras yo me decidía a hacer realidad mi fantasía, me daba mucho miedo que alguien se entarara y que al momento doliera demasiado.

Después de incontables arrecheras y pajazos, decidí contactarlo y cuadrar una cita. Acordamos vernos por la 45, yo me escape de una clase de la universidad. Cuando llegue al sitio el estaba esperando en su carro, me subí y de inmediato el puso su mano en mi pierna, eso me excitó mucho pero a la vez me puso más nervioso. Mientra manejaba al lugar me contaba de como habia iniciado otros jóvenes y que queria hacerme, yo estaba congelado de los nervios pero no esperaba para que hiciera en mi todo lo que estaba diciendo. 

Llegamos al lugar y al entrar vi que era un motel un poco averiado, todo parecía viejo y un poco descuidao aunque bien aseado. La imagen me excito aun más, estar con un señor mayor casi desconocido en un motelucho y el pagando por la habitación donde me iba a desvirgar me puso a tope.

Yo no sabia que hacer o decir, estaba sentado inmovil en la esquina de la cama mientras el pagaba, una vez cerro la puerta me empezó a decir que hacer y yo por inercia hacia todo lo que me decia, me pidio que me acostara y lo hice, se hizo sobre mi y empezo a tocarme todo el cuerpo, el pecho, las piernas, intentó besarme pero quite la cara, nunca me habia dado besos con un hombre y se sentia raro.

Me pidió que me quitara la ropa y lo hice de inmediato, sentia su mirada clavada en mi, seguia tocandome y besandome, llenandome de su saliva. Yo sentia que no me podia resistir, un señor de 50 y tantos años, gordo y velludo estaba encima mio morboseandome y tocandome por todos lados. Se empezó a concentrar en mi cola y en buscar mi ano, me decia al oido que estaba muy rico, que me iba a desvirgar, que me iba a comer la cola.

Se paro de la cama y me pidio que le quietara el pantalón, al hacerlo senti por primera vez una vega dura que no era la mia. En mi único momento de iniciativa la toma y la meti en mi boca, habia fantaseado mucho con eso momento y no pude controlar mi impulso, él lo noto y empezó a forzar mi cabeza contra su cintura, me sentia ahogado pero me encantaba la idea de tener por fin un pene en mi boca. 

Mientras jugaba con mi boca, saco un lubricante y una crema para el dolor, empezó a masajear mi ano, intetando entrar con un dedo, dolió un poco pero después empecé a gemir muy suave con cada movimiento, luego dos y luego 3, el tercero me dolió mucho pero empezo a hacer efecto al crema y sentiía como entraban y salian sin problema. 

Todo ese tiempo el me decia que era su zorra, su nenita, su puta, su pollo virgen y viendo la imagen de estar mamando un maduro mientras metia sus dedos en mi me hizo pedirle timidamente que entrara en mi, yo mismo me puse bocarriba y levanté las piernas, el me pidió que me quedara asi y mirandome busco un condón, se lo puso y se lubricó, se acerco poco a poco y senti la punta de su pene en mi ano.

Entró muy despacio y sentí cada centimetro, me dolió mucho mientras entraba e intente detenerlo con mis manos pero el aprovecho su peso para seguir hasta que entró todo. Mientras tanto me llenaba la cara de saliva y me decia: -tranquila putica ya te va a gustar. Empezó a moverse suave teniendola toda adentro y luego a sacarla más y más y aumentar el ritmo. Si bien el dolor estaba bajando yo seguia intentando detenerlo sin resultados, el decia: -aguanta puta... y yo le obedecia. Esa sumición me excitó aun más, poco a poco el dolor fue cesando y el lo notó.

Me pidió que me pusiera en cuatro y lo hice de inmediato, me penetró mientras me daba nalgadas y me insultaba. Me cambió a todas las posiciones que quizo y finalmente se vino en mi pecho, eso me hizo venir a mi también. 

Finalmente, me dio un beso y se fue a bañar, yo aproveche para vestirme e irme, algo adolorido y nervioso pero aun excitado por tener el culo abierto y su semen en mi. 

Publicación anterior Siguiente Mensaje