El hermano de mi esposa 2

El hermano  de mi esposa 2
Escrito originalmente por osocasadobi en Guiacereza.com

mi cuñado se va a su habitación y yo solo quedo en mi cama pensando lo que sucedió, los choques morales me invaden: por un lado, arrepentido de estar con el hermano de mi esposa, por otro lado, que rico tener bajo el mismo techo a mi mujer y un rico macho.

Al rato me paro de la cama y me cubro solo con una camiseta el cuerpo, la parte de abajo la dejo al desnudo, y regreso a la cocina a dejar el pepino en su lugar, tanto para ir a la cocina como para regresar a mi habitación tengo que pasar por la de mi cuñado, y allí estaba tirado en su cama solo con su ropa interior puesta, pero con una de sus manos dentro del bóxer sobándose la verga

Cuñado- te vi pasar con las nalguitas al aire y mira, ya se me paro de nuevo, ven para acá, ahora lo aremos en mi cama

Inmediatamente pasé al interior de su cuarto, sin mayores preámbulos, me tomó la cara con sus manotas y me besó, respondí a sus besos, su lengua comenzó a incursionar en mi boca, sus manos descendieron a mi cola y comenzaban a masajearla incesantemente.Prontamente me había desprovisto de la camiseta y succionaba mis pezones, y yo comencé a recorrer con mis labios todo su peludo torso, tomé su pene y me lo introduje en la boca, terminé de sacarle el bóxer y regresé a su miembro, lamí sus testículos parecían dos pelotas de golf, repasé su escroto con mi lengua y me los metí en la boca, su pene a ese entonces ya estaba durísimo, me hizo girar y comenzó a lamerme los glúteos, sentí que su lengua ingresaba a mi ano, cuando estaba a pleno climax, nos lubricamos y cuando quise acostarme nuevamente, me tomó de la cintura, me levantó en el aire y me llevó contra la pared.

Cuñado- siempre había fantaseado verte así aplastado contra el muro.

con mis piernas suspendidas me penetró violentamente y comenzó a mecerse dentro de mí, sus besos en mi cuello y espalda, se convirtieron en chupones furiosos y pasaron a mordidas cada vez más fuertes y constantes. Sentí que me gustaba esa experiencia y me dediqué a gozarlo, hasta que su semen caliente se derramó en mí interior.

Volvimos a la cama, limpié con mi lengua los rastros de esperma de su pene y prontamente tuvo otra erección, cuando estuvo listo me acosté boca abajo y levanté la cola.

Yo- te quiero dentro de mi otra vez.

lo hizo suavemente, con movimientos lentos me penetraba y salía, llegué a mi orgasmo, luego él comenzó a gemir apuró sus empujes, sus gemidos pasaron a gritos y resoplidos, estaba acabando, sentí que su cuerpo se relajaba, su respiración era profunda y de golpe su masa corporal se desplomó sobre mí y quedé literalmente aplastado en la cama, quedó inerte varios minutos y yo tendido bajo él, experimenté una sensación agradable, que nunca había sentido con tanta intensidad, me sentía contenido.

Cuando se recobró, giró su cuerpo hacia un costado y me rodeó con sus brazos, tomo mi oreja entre sus labios y comenzó a darle mordisquitos.

cuñado- ya me has hecho venir 3 veces hoy, creo que vas a romper el récord.

Yo- ¿cuál récord?

Cuñado- la mujer que más me ha hecho venir en un mismo día, me aguanto 5 polvos.

Yo- ¿piensas romper ese récord conmigo hoy?

Cuñado- sí, que peligro, creo que me estoy volviendo adicto a tu culo.

Luego mordió mi cuello y por último me besó profundamente. Mi oso es un dulce.

Acostados un rato reposando, se me ocurrió una idea loca, me pare de la cama y al querer salir de su cuarto me dijo:

Cuñado- para donde vas, aun no termino contigo

Yo- ya regreso, se me ocurrió algo

Sali a mi recamara y busque en el armario una tanga de mi mujer, me lo coloque, y sentí algo extraño, me gusto la sensación de tener puesta la tanga, como se veía mi culo, hasta a mí me gusto. Regrese a su cuarto, al verme puso un rostro de impacto, pero en vez de reaccionar mal me dijo:

cuñado- que estás haciendo, que es esto.

yo- quería sentir esta tela en mis nalgas y ver que te parecía,

Él primero quedo algo aturdido, pero se empezó a acercar, se sobaba la verga, se apegó a mí y me empezó a tocar el culo, lo amasaba como diciendo que era suyo y en eso me dijo:

cuñado- no sabes hace cuanto que quería tu culo, y ahora que sé que lo puedo tener cuando quiera, te voy a dejar preñadito.

yo- preñame pues

sin dejarme decir nada más, me cargo y me empezó a besar de nuevo como si no hubiera mañana, me llevo a la cama, me tiro y se empezó a quitar la tanga, al ver su rica, jugosa y gran verga, parece que cuando la vi se me erizaron los pelos, pero mi cuñado no me dejo pensar mucho, porque me abrió la boca y me la metió.

yo- ahgggg, ahgggg (me atragantaba)

cuñado- ESO, cómetela, trágatela, ohhhhhhh!!!! mmmmm!!!!, eso, es tu juguete, cómetela como una paletita, ohhhh.

me atragantaba, pero me aguantaba, estaba deliciosa, mientras se la seguía mamando, me dijo:

cuñado- ahora te vas a poner en cuatro patitas igual que una perrita, y vamos a tener un hijo.

yo obedecí, sin decir nada, me puse en cuatro y me empezó a chupar mi culo, que rico lo hacía, me hacía gemir. después que me chupeteo el hoyo bien chupeteado, me dijo:

cuñado- ahora sí, te va a doler, se te ve irritado por las tres anteriores cogidas ,pero te va a gustar

yo: por favor hazlo despacio.

cuñado- nada que despacio, si te colocaste esa tanga para provocarme, ahora te aguantas.

y sin más, me lo empezó a meter, lento pero sin parar, sentí como me partía el culo, no paraba de gemir, y cuando ya me la metió toda, empezó con un mete y saca rápido, que hizo que todo el dolor se convirtiera en placer. Luego probamos distintas posiciones, y termino eyaculando dentro de mí. terminamos ambos tumbados en la cama.

cuñado- estas delicioso, ahora eres mío, y esto te lo voy a hacer por siempre.

yo sin decir nada asentí con un coqueto y me di vuelta dejando que viera una vez más mi culo, y reacciono dándole una palmada más a mi rajita. Al poco rato de estar acostados reposando un rato me dice:

Cuñado- te la quiero dar otra vez

de una me le fui abajo para hacerle sexo oral, el empezó a tocarme las nalgas, luego comenzamos a disfrutar del sexo oral hicimos el 69 me chupo ese culito de lo más rico que yo gemía de tanto placer de sentir esa lengua en mi culito, yo por un momento se lo quise hacer, pero el no quiso, me volteo boca abajo y empezó a chuparme más a fondo, cuando me dice:

cuñado- lubrícame el huevito que te voy a ser mío otra vez.

de una me lo metió en la boca, se lo deje lo más lubricado posible, el también se lubrico con su saliva y me hecho en el culito. cuando empiezo asentir esa verga rica en mi ano, entro de una, ya me tenía amoldado a su tamaño, empezó a darme suave, poco a poco, después de unos minutos él se acostó boca arriba y me le monte encima a cabalgar uffff mi cuñado comenzó a darme más duro.

Cuñado- ya me voy a venir.

Cuando siento esa leche caliente dentro de mí, guao, eran como 5 chorros de leche, no se dédonde tiene tanta reserva, quedamos por fin exhaustos, que de una nos quedamos dormidos, ya casi entrada la noche empiezo a sentir que me está buscando de nuevo y cuál es mi mayor sorpresa que bajo a hacerme el sexo oral, nunca pensé que me lo fuera hacer, fue tanto la excitación que me hizo acabar en su boca, subió a besarme con mi semen y nos dimos unos besos tragándonos entre si la leche mía, luego él quiso hacer lo mismo con su leche y guao fue fantástico tener ese lechero en mi boca porque soltó como 6 chorros de leche.

Cuñado- definitivamente eres un peligro para mí, no te voy a mentir diciendo que eres mi primera vez con un hombre, pero si es la primera vez que me meto una verga en la boca y más aún me trago la leche.

Yo- entonces, ¿por qué lo hiciste?

Cuñado- quiero que te des cuenta que me encantas y que estaré dispuesto a complacerte en muchas cosas, para que ya mas nunca tengas que hacer esto con otro hombre, solo conmigo.

Al rato me pare de su cama antes que llegara mi esposa, pero ella me llamo y me dice que llegara más tarde por que la entrada a Bogotá estaba complicada, me dio tiempo de ducharme y reposar. En verdad cuando ella llego me encontraba en el quinto sueño

Publicación anterior Siguiente Mensaje