El culo de la suegra

El culo de la suegra
Escrito originalmente por phantom44 en Guiacereza.com

Sebastián estaba preparando el desayuno para darle una grata sorpresa a Julia su esposa, era un sábado que prometía ser una jornada de descanso, su relación matrimonial estaba funcionando más o menos bien, su esposa aunque era una persona chapada a la antigua le trataba de dar gusto a sus aficiones pero no a todas , su cuerpo era muy bonito, sus senos prominentes eran a todas luces muy deseables pero su trasero era muy lindo y ahí estaba un punto de quiebre, Sebastián deseaba al máximo el culo de su mujercita pero ella no le había querido complacer con el sexo anal…era algo que lo mortificaba pues como dicen las viejitas entre más le nieguen algo a uno más se encapricha y se convierte en un deseo obsesivo…Julia esa mañana estaba con una pequeña bata de dormir…le recibió el desayuno y al agacharse sus senos exuberantes se mostraron en toda su magnificencia…sus pezones eran grandes y rosados y una de las cosas que más lo enervaba y lo excitaba era chuparlos intensamente, ella trataba de apartarlo de esos melones provocativos pero él se rehusaba al máximo…gozaba como un niño ante una golosina cuando veía esos pezones erectos que de tanto chuparlos habían aumentado su volumen… ese día Sebastián estaba muy excitado, la noche anterior su esposa se había quedado dormida muy temprano, él no tenía sueño y se puso a mirar TV , era ya muy tarde cuando presentaron una película de sexo, la escena más libidinosa era una escena de alcoba de una pareja haciendo sexo anal, aunque la película no mostraba escenas explícitas Sebastián con su pensamiento las imaginaba muy ardientes, cuando llegó a acostarse Julia estaba dormida boca abajo, la prominencia de sus nalgas se destacaban de manera amplia, con mucho cuidado empezó a tocar ese par de nalgas que parecían dos excitantes semiesferas, Julia no se despertó pero al intentar besar su trasero ella enseguida lo apartó y se acostó hacia el lado de la pared para evitar las caricias de Sebastián…otra noche que se quedaba ese hombre ardiente con las ganas de tener acceso a semejante tesoro…

Julia ya se iba a acostar a hacer un poco de pereza aprovechando esa mañana sabatina cuando sonó el teléfono…al contestar Julia lanzó una exclamación de sorpresa y alegría…la estaba llamando doña Sara su mamá…tapando un poco la bocina con la mano le susurró a Sebastián que la estaba llamando su querida madrecita…su progenitora había querido darle una sorpresa y había viajado de España a Bogotá sin decir nada… ahora estaba llegando a Bogotá y quería que la recogieran en el aeropuerto…Julia quedo impactada…hacía años no veía a doña Sara, es más ni siquiera cuando ella se casó con Sebastián había venido…´por esta sencilla razón su esposo no conocía su suegra… cuando Julia colgó le contó todo el rollo a Sebastián , pero lo más importante era apresurarse pues tenían que dirigirse al aeropuerto…así lo hicieron y partieron a esperar a doña Sara…

En el trayecto Sebastián se puso a pensar que su deseado fin de semana tranquilo se había esfumado… una sensación de angustia y rabia lo invadieron… ese sábado no podría hacer algo que había deseado desde hace tiempos, quería tomarse unos vinos con Julia, deseaba embriagarla un poco para ver si accedía a sus peticiones…de hecho el recordar la película de la noche anterior lo tenía cachondo…por no decir arrecho…Julia le contó algo de su progenitora para que estuviera enterado y se fuera acostumbrado al carácter de doña Sara.

En primer lugar el hecho de ser la mamá de Julia no implicaba que fuera una mujer de edad, apenas tenía 45 años y era una mujer muy liberada, su cuerpo era atrayente de por sí, senos grandes aunque ligeramente caídos, una cara muy atractiva, la tez ligeramente morena le daba el toque latino que era muy apreciado por sus amistades, pero lo que llamaba más la atención era su culo… así como suena…tenía un culo espectacular…dos nalgas grandes y tonificadas acompañado de un caminado supremamente sensual hacía que su presencia no pasara desapercibida…además su permanencia en España la había liberado de los pocos prejuicios que tenía, se rodeó de amistades con gustos similares, las fiestas que frecuentaba la llevaron muy pronto a gozar de las delicias del sexo no sólo con hombres sino también con algunas amigas, su especialidad era el sexo oral, le gustaba darlo y recibirlo, sobre todo le encantaba que le lamieran y besaran su clítoris…tal vez por el exceso de esa caricia su pequeño órgano era un poco más grande de lo común…cuando la besaban y le lamían ese “gallito” ella subía al cielo y volvía, todas esas parafilias no las conocía Julia, pero eso no le importaba a doña Sara pues durante su rápida permanencia en Colombia quería pasar muy desapercibida, estar al lado de su hijale iba exigir un comportamiento ejemplar…al menos eso creía ella…

Julia y Sebastián por fin recibieron a doña Sara, el abrazo entre madre e hija fue emocionante, Julia le presentó a su marido a doña Sara y ésta lo estrechó tan fuerte que Sebastián sintió que le faltaba el aire…su suegra en un movimiento que pasó desapercibido para Julia bajó sus brazos y le apretó fuertemente las nalgas a su yerno… Sebastián quedó perplejo… cogió la maleta de su suegra y se fue caminando detrás de las dos mujeres… al observar elcadencioso andar de su suegra sintió un cosquilleo en su pene…el trasero de su suegra lo empezó a inquietar… era tan llamativo que provocaba deseos incestuosos…de paso para su apartamento Julia llegó a un supermercado y compró dos botellas de vino de la marca que le encantaba a su madre…lo complementó con otras cosas para que sirvieran de pasa bocas … Julia esa noche estaba contenta y quería festejar la llegada de su progenitora…doña Sara estaba encantada de estar de nuevo en Colombia…también ella quería tomarse sus vinillos y ponerse al día con los chismes de su familia…apenas llegaron al apartamento doña Sara se dirigió a la habitación de huéspedes y mientras su hija organizaba la comida ella entró a ducharse y a cambiarse de ropa…Sebastián fue a la cocina a ayudar a Julia y cuando volvieron a la sala ya doña Sara estaba esperando en un sofá que sus anfitriones la atendieran…Julia le indicó a su marido que acompañara a doña Sara mientras elle terminaba la cena… Sebastián sirvió dos copas de vino y se sentó cerca su suegra…hicieron un corto brindis y degustaron la exquisita bebida…Sebastián quedó sorprendido con doña Sara , se había colocado una bata de dormir que le dejaba transparentar sus enormes senos y sus amplias caderas …su cara era atractiva y su cutis era muy suave…no tenía cara de suegra…Julia se unió a la reunión y pronto se enfrascaron en una conversación amena y divertida…Sebastián sirvió otra ronda de vino y esta vez le ofreció a Julia una copa de vino mucho más llena que la de ellos…la charla fue tomando ribetes picantes y doña Sara empezó a comentar anécdotas de su vida pero endosándolas a otras personas para no escandalizar a su hija…Julia no salía de su asombro al enterarse de la vida libertina de las mujeres en ese país…después de oír historias de muchas pequeñas aberracioncitas Julia se dio cuenta que ella estaba completamente desactualizada en cuanto al comportamiento sexual de las mujeres modernas…Julia fue a la cocina para revisar el plato que estaba preparando situación ésta que fue aprovechada por doña Sara para buscar la entrepierna de Sebastián…la charla picante, el alcohol en la sangre y la presencia de esa mujer tan deseable tenían al hombre con una erección incipiente…su suegra fue al grano, cogió la verga de su yerno y la acarició, Sebastián sintió que la sangre se subía a su cabeza…Julia ya venía de la cocina y doña Sara rápidamente soltó su presa…mientras Julia preparaba la mesa doña Sara se dirigió al baño…sus caderas moviéndose cadenciosamentey sus dos nalgas macizas incitando al pecado dejaban ver sus pequeñas tangas que se metían deliciosamente en medio de esas dos nalgas …Sebastián la siguió con su mirada y un deseo lujurioso lo invadió…cuando doña Sara regresó del baño ya la cena estaba lista, la vieja zorra se sentó en medio de su hija y de su yerno…antes de cenar tomaron otra copa de vino que además de refrescarlos les aumentó su lujuria …doña Sara volvió a mover su mano hacia la verga oferente de su yerno…ya estaba rígida y su volumen estaba que se salía de su ropa interior…sin embargo se contuvo y al terminar de cenar volvieron a sentarse en el sofá …Julia que no estaba acostumbrada a tomar fue sintiendo que el alcohol la vencía…hizo de tripas corazón pero Sebastián aprovechó para hacerla tomar otra copa de vino, la somnolencia fue incrementándose y muy pronto se quedó dormida…Sebastián trató de alzarla para llevarla a su cuarto pero no fue capaz por si solo…doña Sara se ofreció a ayudarlo y entre ambos la llevaron al aposento…la dejaron dormida y volvieron al sofá…doña Sara antes de sentarse fue al baño…cuando regresó Sebastián quedó de una pieza, su suegra se había quitado las tangas y la bata transparente dejaba ver la mancha oscura de su sexo…era una vulva grande, apetitosa, surcada de rizos negros que formaban un triángulo de lujo…el pene de Sebastián ya estaba erecto y rígido como una palanca de acero…doña Sara se sentó y empezó a besarlo…los besos ardientes empezaron a incrementar los deseos incestuosos de su yerno…mientras lo besaba ardientemente las manos de doña Sara empezaron a tocar el inmenso tolete de carne…Sebastián ansioso se fue desvistiendo y su suegra al tener cerca esa verga erecta la tomó con las dos manos y empezó una felación ardiente, siempre con las dos manos manejaba ese pene y su lengua se desplazaba muy lentamente de la base a la cabeza…cuando llegaba al glande se metía toda esa cabezota en su boca y empezaba a chupar como si fuera la más deliciosa golosina…Sebastián había recibido muchas veces esa caricia, tanto de Julia como de algunas otras amigas pero nunca le habían hecho sentir emociones tan intensas…definitivamente su suegra era una mamadora de verga espectacular…mientras Sebastián gozaba de esa mamada doña Sara empezó a sentir como suvagina se volvía una fuente de jugos libidinosos…sus efluvios vaginales ya la tenían húmeda y ese era el indicador que debía pasar a recibir sexo oral…quería que su yerno le metiera la lengua y algo más por ese bizcocho lleno de jugos…se paró de repente dejando a Sebastián con su verga erecta y se acostó en el sofá, colocó su cabeza en el descansa brazos y se desnudó completamente, abriendo sus piernas al máximo invitó a su yerno con un gesto que deseaba recibir sexo oral…Sebastián acercó su cabeza a esa vagina y doña Sara lo cogió del pelo y prácticamente lo enterró en su vagina con fuerza…Sebastián empezó a lamer esa vulva apetitosa sus líquidos tenían un sabor ligeramente salino…luego tomó por su cuenta el delicioso clítoris de doña Sara…nunca había visto un “gallito” como ése…largo y grueso parecía un pequeño pene…Sebastián empezó a lamerlo y chuparlo…en un momento dado se sintió como si estuviera mamándole la verga a un hombre…un escalofrío le recorrió el cuerpo…doña Sara empezó a agitarse violentamente, sus gemidos fueron en aumento, los lametazos en el erecto clítoris fueron enloqueciendo a doña Sara , su cuerpo empezó a vibrar y Sebastián enardecido de ver a su suegra en ese paroxismo también se puso muy arrecho , empezó como loco a penetrar a doña Sara con sus dedos , le metió tres dedos en su amplia vagina y empezó a introducirlos y sacarlos vigorosamente, su suegra gritaba de la emoción, de pronto Sebastián sacó sus dedos y en un arranque de locura le metió un dedo por el culo a su suegra… la vieja pegó un chillido pero cuando el dedo de su yerno empezó a resbalar por su recto empezó a sentir que se le acababa el mundo…nunca le habían metido el dedo en el culo y ahora lo único que quería era que su yerno sacara el inquieto dedo y le clavara mas bien la verga…quería perder ese virgo que tanto había cuidado…era tan intenso el placer que apartó con sus brazos a Sebastián y se acostó boca abajo en la cama, alzó sus caderas y colocándose en posición de perrito le puso el culo a su yerno para que la desflorara …Sebastián vio admirado ese culito de su suegra …era redondito y bastante amplio en su diámetro…no iba a desperdiciar ese pago…con su verga erecta le empujó su cilindro de carne hasta el fondo del culo…doña Sara gritaba y pedía más verga…lloraba como una puta implorando más y más sexo…Sebastián empezó una cabalgata impetuosa mientras doña sara se masturbaba violentamente …el orgasmo llegó para los dos…una copiosa cantidad de semen le inundó el culo a doña Sara mientras ella se elevaba al cielo en un clímax irrepetible…ambos quedaron allí tendidos en la cama …al rato se pararon y se fueron para sus alcobas respectivas…

Cuando Sebastián llegó a su alcoba Julia estaba acostada de espaldas, su bello culo estaba allí en todo su esplendor…todavía arrechoal ver ese tesoro que siempre le había sido esquivo le provocó una erección casi inmediata, se acostó y colocó su cara muy cerca del trasero de su esposa…con maña empezó a desnudarla…Julia no se despertaba, el licor había surtido un efecto adormecedor…empezó a besar ese esfínter rosado , limpio y provocativo …lentamente el orificio se fue dilatando…lubricando su pene con mucha saliva empezó a tratar de meter su excitado glande en ese pequeño orificio…la tarea era ardua pero la insistencia de Sebastián fue dando sus frutos…el ojete de Julia había aumentado su diámetro y Sebastián se atrevió a tratar de penetrar con su verga la pequeña puerta del preciado esfínter…por fin entró la puntica, Julia se movió tal vez presa de un pequeño dolor pero el efecto del vino había sido muy fuerte y el pene erecto de Sebastián se coló muy forzado pero se fue hasta el fondo…Sebastián no tuvo tiempo de jinetear su briosa alazana, el solo hecho de penetrar a su mujer por el culito le produjo una eyaculación precoz que le lleno de esperma el culo deJulia…sacó su pene adormecido y con mucho cuidado le limpió el culito a su esposa, luego limpiósu glande y se acostó junto a su esposa…

Al otro día doña Sara amaneció radiante de la dicha, había probado el sexo más delicioso de los últimos años…su yerno era muy avezado en las técnicas del sexo oral, su lengua la había hecho alcanzar placeres nunca antes sentidos y esa culeada que le pegó por su culito fue de antología, además todo había quedado en casa, no había peligro de que sus parafilias se supieran pues su yerno era el más beneficiado con el silencio cómplice…por su parte Sebastián había hecho una moñona completa, hacerle un sexo de locura a su suegrita, haberse comido ese culo que era un verdadero premio y además de eso haber logrado el premio mayor…el virgo del culo de Julia…parecía algo inalcanzable y unas copas de vino lograron que se realizara ese milagro…dos culitos en una noche…que más le podía pedir a la vida…? , la otra cara de la moneda era Julia…tenía una resaca de los mil demonios…le dolía la cabeza y su cuerpo estaba adolorido, como si una tracto mula le hubiera pasado por encima…pero lo que más le ardía era su culito…un escozor agudo le lastimaba esa zona tan delicada…no sabía por qué le ardía su culo…por un momento pensó en que su marido se había aprovechado de su borrachera…pero su comportamiento no lo delataba en lo mínimo…una pregunta inconsciente pasó por su mente …serían así todas las resacas ? se duchó por un tiempo prolongado para mitigar su dolor de cabeza, luego se secó y buscó una crema No.4 especial para quemaduras , con su dedo embadurnado en la crema empezó a embadurnar su esfínter anal, en un momento dado su dedo resbaló cerca al pequeño orificio y se metió un poquito por su recto…quedó pensativa cuando su dedo resbaló sin ningún impedimento como si aquella pequeña abertura no estuviera cerrada como de costumbre…el dedo en su recto en lugar de molestarla le dejaba una grata sensación…se acordó de su marido…si el sexo anal brindara las sensaciones placenteras que su dedo en el culo le estaba brindando en ese momento era hora de revaluar el concepto que tenía del sexo anal, desde ese momento experimentaría con sus dedos las emociones hasta ahora ignoradas de las caricias rectales …esperaría una oportunidad para brindarle a su esposo ese deseo por tantas veces negado…por ahora esperaría que doña Sara retornara a España…lo que Julia no sabía era que su querida madre había quedado demasiado amañada con su yerno y ahora estaba revaluando su regreso a la Madre Patria…

|l

Publicación anterior Siguiente Mensaje