Diario de una ninfomana Capitulo 2

Diario de una ninfomana Capitulo 2
Escrito originalmente por Danielasissy94 en Guiacereza.com

Capítulo 2

Me desvestí en la sala, dejando los tacones, las medias y la tanga que estaba mojada de lo excitada que venía, en el lavado para limpiarlos después.Tomé una ducha rápida para relajarme del espectáculo de porno del que fui participe esta mañana por una madura. Gracias a la forma en que me vestí, perdí esa enorme oportunidad de trabajo. Pero no me puedo quedar de manos cruzadas, tengo que seguir adelante como sea. 

Salí de la ducha y fui a mi cuarto-ropero para escoger nueva ropa. No quería cometer el mismo error de esta mañana. Lo mejor sería irme más formal y menos provocativa. Opté por un pantalón de color negro entubado, un body blanco un poco escotado, unos botines negros de 10 cm de tacón con un blazer azul elegante. Recogí mi cabello en una cola de caballo, me maquille con unas sombras azules, un labial morado, rubor, rimel e iluminador, y fui a la cocina a terminar de hacer mi almuerzo. 

Mi segunda entrevista era a las 2:30 de la tarde. Tenía el tiempo para almorzar y llegar con tiempo de sobra. Al terminar mi almuerzo y mientras lavaba mis dientes, pedí el Uber para la Uni. Me quedaba más retirado así que salí con una hora de anticipación para prever el tráfico. Mi segunda entrevista fue a cargo de un Ingeniero, en la facultad de la universidad, que transcurrió con normalidad, dandome el aval de que podía ingresar de nuevo a estudiar. Por lo menos una de las dos entrevistas la había pasado. Necesitaba llegar a la casa para seguir enviando hojas de vida, pero no me podía sacar a Janneth de la cabeza, ni lo que había sucedido en la mañana. Salí a caminar a un Centro Comercial cercano a la Uni donde pase la tarde dando vueltas. 

Estuve de vuelta a las 6 pm en mi casa. Estaba rendida y lo primero fue quitarme los tacones. Me senté en el sofá y prendí la tv. Me detuve en un canal de HBO para ver una película, pero era inútil, mi cabeza seguía divagando entre conseguir trabajo y que se volviera a repetir mi experiencia de hoy. Fui hasta el cuarto a por una cobija y la computadora para enviar unas cuantas hojas de vida. Después de unas horas de ver vacantes y estar en Facebook me venció el sueño. 

 << No te vas a ir. Eres, y por mucho, la mujer más linda que ha ingresado a esta empresa y no voy a desaprovechar la oportunidad de tener a una muñequita para jugar y divertirme aquí >>. Janneth me beso mientras me llevaba hasta su escritorio. Bajo el escote de mi blusa y yo le abrí el vestido azul, bajandole el brasier para ver sus lindos y enormes senos. Jugamos con nuestros pezones sin para gemir. << Por favor Doña Janneth, debemos parar. No soy lo que usted cree >>, le dije entre besos mientras me tomaba los pezones y me los pellizcaba. << No te preocupes, me encanta la idea de que tengas pene >>. Sus manos bajaron hasta mis piernas acariciandolas, subiendo por ellas directo hasta el encaje de las medias, deteniéndose allí por unos instantes y después llegando hasta mi pene. Su mano me lo acariciaba por encima de la tanga haciéndome gemir entre sus labios. Se sentó en la silla mientras yo me levantaba la falda. Me hizo la tanga a un lado y me hizo un delicioso oral. Sus labios carnosos dejaron pintado mi pene con su labial. Sus manos suaves me masturbaban mientras su boca me daba grandes chupones. << por favor Doña Janneth, no voy a aguantar mucho. por favor pare >>, le dije entre gemidos agitados. En unos instantes me vine entre su boca, haciendo que sus cachetes se inflaran a causa de la descarga de leche. 

El sonido del celular me despertó. Me levante agitada y sudando. Mi pecho subía y bajaba apresuradamente. Tenía la boca seca y me costaba pasar saliba. El celular dejó de sonar e intente calmarme. Me recosté en el sofá y fue cuando sentí el pantalón mojado. Como me habia quedado dormida con la ropa puesta, tenia el pantalon mojado. Me había venido y una gran mancha se dibujaba en mi entrepierna. Más ropa para lavar a causa de Janneth. Me levanté para quitarme el pantalón y el body que quedaron repletos de mi leche. Los deje encima del lavabo y me dirigí al baño para limpiarme. Abrí la llave del agua caliente de la ducha y me senté en el inodoro mientras se calentaba. Fue cuando escuché de nuevo el celular timbrar. Corrí por toda la casa desnuda para alcanzar el celular. Era de un número desconocido y pensé que me habían aceptado para otra entrevista de trabajo. Me apresure a contestar y la sorpresa más grande fue al escuchar que era María, la secretaria de Janneth. Me llamaba para coordinar la segunda y última prueba para la vacante de la empresa. Me quede muda al escuchar esto. Pensé que en verdad había perdido la oportunidad y que lo que mons quería Janneth era volver a saber de mi. << Señora Laura, ¿usted podría acercarse a nuestras instalaciones el día sábado? >>. No sabia que responderle. En la vacante decía que solo se trabajaba de lunes a viernes, que era otra razón más por la que deseaba ese puesto además del buen sueldo. << ¿Señora Laura? >>. << Disculpame, si aquí estoy. Pensé que los sábados no se trabajaba >>. << No no señora, no se trabaja. Pero la Señora janneth tiene que trabajar y la puede atender sin la presión del trabajo que hay entre semana, por lo que puede hacer la última entrevista con más tranquilidad y más tiempo. Por esta razón me pidió que me comunicara con usted >>. Si antes estaba confundida, ahora estaba peor. << ¿Señora Laura? >>. << Sí, sigo aquí. perdon es que estaba un poco ocupada. Por favor dile que el sábado está perfecto. ¿A qué hora debo llegar? >>. << Perfecto Señora Laura. La Señora Janneth le enviará personalmente un correo confirmando la hora. Muchas gracias y que pase un buen día >>. << Muchas gracias. Igualmente >>.

Viernes

La semana transcurrió rápido. Solo faltaba un día, y era la hora que no llegaba el correo de confirmación de la cita. No he podido dormir bien por la ansiedad que me ha dado. Me la he pasado en el gym, de compras, incluso caminando para distraerme, pero nada funciona. Mi ansiedad es cada vez más intensa y a este ritmo me volveré loca. 

Son las 9 am. Me levanto de la cama y voy al baño para darme una ducha rápida. Al salir, me pongo una tanga con leggins y un top gris deportivos, una chaqueta para el frio. Voy a la cocina para preparar un batido de proteína, alisto mi botella de agua, una toalla, tomo el celular, me pongo los auriculares y salgo a trotar. 

Después de una hora vuelvo a casa. Estoy sudorosa y bastante cansada. Tan pronto cruzo la puerta me desnudo y preparo la ducha. Tomo un largo baño para relajarme y al salir llega una notificación al celular.

Hola Laura.

De antemano agradezco aceptaras la segunda entrevista. Se que mi reacción del lunes no fue la mejor. La verdad no me esperaba que fueras una chica trans. Como te lo había dicho, eres, y por mucho, la chica más hermosa que ha trabajado aquí, y de lejos llegaría a pensar que fuiste hombre alguna vez. Por favor perdóname y mi propuesta sigue en pie. Quédate y te subiré el sueldo.

 Espero verte mañana. Estaré esperándote desde las 9 am.  

Posdata: Espero verte igual de linda.

Janneth

Mi pulso subió inmediato. No sabía si ponerme feliz, o triste, si saltar, si llorar, no sabía que expresar. Tenía un nudo de emociones atrapado en mi pecho. Y un montón de mariposas recorriendo mi estómago.  El día se me hizo eterno y estaba al punto de enloquecer al tener los sentimientos cruzados entre el ansia de que llegara y no llegara el sábado. 

Sábado

Mi alarma sonó a las 7 am en punto. Aunque no fue necesaria para despertarme. Pase la noche en vela pensando en lo que iba a pasar hoy. Desde que me levanto de la cama siento el corazón a mil por hora. Tomo una ducha rápida, me dirijo para mi cuarto-ropero, y al entrar no se que ponerme. El correo era muy claro. ella queria verme sexy, y por una parte tambien lo queria estar. Pero por otra, sentía el miedo a raíz de su reacción de cuando vio mi pene. Se me va a hacer tarde y en verdad, el sueldo con el aumento me sirve, y mucho. 

Me paro enfrente de un stand lleno de solos vestidos. Me muerdo una uña mientras pienso que ponerme, y entonces mis pensamientos son interrumpidos por una ola de recuerdos de Janneth. De su boca, su cuerpo, de la forma en que me miraba y me tocaba. Solo con pensarlo tuve una erección. Sacudí la cabeza y me apresure a alistarme. Sabía bien que hoy me haría suya, y me encantaba la idea, mi erección era la prueba. Así que tomé la determinación de ir lo mas linda y sexy que pudiera. 

Saqué una tanga negra de amarrar a los lados en encaje, y adicional me puse encima un cachetero también negro en encaje. Tomé un vestido negro con la particularidad que lo había comprado en un sex shop. No era transparente, pero la tela era delgada y ceñida, estilo lycra. Era totalmente atrevido y no lo compré con la intención de ponerlo para salir a la calle. El vestido de una sola pieza, venía descubierto en la espalda y solo tenia una pequeña tela que cubría a duras penas mi cola. Por delante, el vestido venía con un escote profundo que llegaba unos cm arriba de mi ombligo y era de amarrar en el cuello. La tela de la parte de los senos quedaba suelta, como en caída, tapando mis pezones y dejando una parte de mis senos libre en el centro, para darle la libertad a Janneth de que se aprovechara de ellos con gran facilidad. Hacía frío, y mis pezones duros se notaban por encima de la tela haciéndolo más provocativo. Adicional, entre mi cuarto-ropero, tengun un cajón donde guardo algunos de mis juguetes sexuales. Una de las particularidades, es que soy estrecha y para ser penetrada fácilmente, necesito estar bien dilatada. Cogí uno de mis juguetes que es un plug anal con vibrador. La diferencia, es que compré uno más largo que los normales. Consta de 3 bolas, la primera delgada y la última es la más ancha. Los plug vienen por lo general de 7 cm de largo. El mio era de 15 cm. Unte lubricante y me incliné enfrente del espejo para ver como yo misma me penetraba. Saqué el celular y me tomé una foto, la cual más tarde necesitaria. Después de unos minutos, el plug está totalmente adentro, escondido entre mi cola y cubierto por la tanga y el cachetero. Me enderecé y revise para que no se viera nada extraño. Busque entre mi cajón de medias y saque un liguero negro con sus medias, apunté las tiras a las medias, baje la falda, y tome unas botas en cuero negras que me llegaban hasta la rodilla. Me maquille con un labial rojo pasión, unas sombras cafes, me aplique rubor e iluminador, delinee mis ojos, me puse rimel y me di un último vistazo en el espejo. Estaba lista.

Pedí el Uber y alisté mi bolso. Tomé un abrigo rojo de apuntar desde arriba hasta abajo, largo, que me llegaba un poco más abajo de la mitad de las piernas. Lo apunte completamente, guarde el celular en un bolsillo y el control del plug en otro, y salí tan pronto llegó el conductor. Al cruzar la puerta me temblaba todo. Me quedé allí un segundo al pensar en lo que estaba apunto de hacer. Sacudí la cabeza y comencé a caminar. El plug se movía con cada paso que daba, rosandome por dentro generando tanto placer que caminaba despacio, y en el ascensor, al estar quieta, movía las piernas para que se siguiera moviendo. 

Al salir, el conductor me esperaba parqueado al frente. Abro la puerta y, para que no se me vea nada, primero me siento dándole la espalda al conductor. Al sentar, siento como el plug se adentra más, obligandome a taparme la boca para no gemir. Subo las piernas y el conductor avanza. El trayecto es normal, excepto por que cada reductor o bache que cogiera el conductor era una tortura para mi. Hacía que el plug se moviera bruscamente, me hacía sentir como si me estuvieran penetrando rápido y profundo y eso me encantaba. el camino se me hizo eterno, y prácticamente me la pase con la mano en la boca o tapandome la cara para no demostrar la excitación tan grande que llevaba, 

Después de unos 10 minutos que parecieron 1 hora, llegamos. Le pago al conductor, le doy las gracias y continúo mi camino. Me recibe en la puerta el mismo portero del lunes quien me dedicó una cálida sonrisa y me hace pasar, anunciandome que la Señora Janneth me está esperando. De nuevo mi pulso se acelera. le doy las gracias y continúo mi camino. 

Las instalaciones están vacías, Hay un silencio sepulcral, pero al llegar a la recepción, se puede escuchar algo de música a lo lejos. Desabrocho los botones del abrigo y lo dejó medio cerrado de forma que aun no se me vea nada. Al empezar a sonar mis tacones y antes de llegar a la puerta, escucho una voz familiar. << Sigue Laura, por favor >>. Se me hiela la sangre y las piernas me tiemblan ahora peor. Al llegar a la puerta me sale un “Buenos días Señora Janneth”, pero ni yo misma me reconozco la voz. << ¿Estas enferma? >>. Me aclaro la voz, << No señora, discúlpeme por favor. Buenos días >>.  Le digo sonriendo. << No te preocupes. Estas muy linda. Pensé que rechazarias mi oferta >>. Le digo que no mientras ella me invita a pasar. Lo extraño es que esta vez no se levanta para saludarme, lo que me pone inquieta, y me hace pensar que esta vez no quiere nada, sino que en verdad me llamó sólo para la segunda entrevista. 

<< Por favor sigue ponte cómoda >>. Estoy empezando a creer que estoy tomando las peores decisiones en esta empresa. Camino hasta la mesa circular en donde fue la primera entrevista. Lo primero que veo es mi hoja de vida. Escucho a Janneth levantarse mientras me siento. Entonces escucho la puerta cerrarse y a Janneth caminando hacia donde estoy. Cuando volteo para mirarla, me encuentro de frente con un pene negro grandísimo. Me levanto de un brico de la silla. << ¡¡¡Señora Janneth!!! >>. Me quedo de pie pasmada, mirandola a los ojos con la boca abierta. Llevaba puesto un pantalón en cuero negro con la pretina alta, un body vinotinto straple en encaje, y un blazer negro, ademas de unos tacones también vinotinto.  << Perdoname. Pensé que te gustaria >>. Dio un paso hacia atrás mientras yo pasaba saliva. Más que el hecho que llevara un arnes con pene, que no me lo esperaba, era el hecho de ver un pene tan grande. La última vez que vi uno así, fue la vez que uno de los amigos de Carlos, Miguel, me penetro, y el que tenía puesto Janneth era casi igual de ancho, y unos 2 cm más largo. O por lo menos, en comparación a lo que me acordaba de cómo era el de Miguel, este parecía un poco más grande. << Laura por favor no te quedes callada, di algo. Por favor no me asustes. Mira, me disculpo por como reaccione el lunes, se que no fue de la mejor forma, pero no me esperaba que fueras un chica trans. Pero lo estuve pensado y no me molesta, de verdad. Antes es todo lo contrario. El poder compartir con una mujer tan bella y que tenga pene, me encanta. Por favor perdóname, me lo voy a quitar y … >>. Antes que terminara de hablar, me abalancé sobre ella. Esta vez yo tome el control. Mi lengua jugaba con la suya mientras besaba sus labios carnosos. Una que otra vez le daba una mordida mientras ella apretaba mis caderas. La separé de mi mientras la miraba mordiéndome los labios y dedicándole una sonrisa picara. Me abrí el abrigo dejando ver mi atrevido atuendo. << ¡¡¡Laura!!!>> me dijo con la boca abierta. 

Mis pezones duros eran visibles al igual que la erección que tenía. Me di la vuelta dándole la espalda a Janneth y deje caer lentamente el abrigo sacando antes el control del plug y escondiéndolo entre mis manos. Le deje ver mi espalda descubierta, la corta tela que tapaba mi cola y el hermoso liguero que llevaba puesto. Me incline poniendo mis manos sobre la mesa, haciendo que se subiera un poco la tela. Después, sentí una palmada fuerte en mi nalga derecha. Un gemido se escapo de mis labios. Janneth puso el pene del arnés entre mis piernas rozando mi bolas sobre mi ropa interior mientras me besaba la espalda. Su boca me daba dulces chupones mientras sus manos se colaban entre la tela suelta del vestido para alcanzar mis senos. La separé de mi y me di la vuelta otra vez quedando de frente. Me arrodille y como pude, le deje ver mis habilidades como mamadora. Chupaba, succionaba, lamía y besaba ese enorme pene sin dejar de mirarla. Me tomó del cabello haciendome una cola de caballo metiendome, sin soltarme, ese enorme pene que me obligaba a tener mi boca bien abierta, atragantandome hasta que me tuve que soltar a la fuerza para poder respirar. Me levanto del cabello bruscamente, empujándome sobre la mesa para que me inclinara totalmente. Me levantó el vestido dándome varias palmadas fuertes. Yo levantaba las piernas y me movía para mitigar el dolor, hasta que me las dejo calientes y ardiendo. Se arrodillo enfrente de mi cola, donde me comenso a bajar el cachetero lento. << ¿Qué es lo que tienes metido en esa cola Laura? >>. Voltee a mirarla sonriendo picaramente. Extendí mi mano entregandole el control del plug. Janneth me hizo la tanga a un lado y tomo el plug con la mano para sacarlo y ver el tamaño de lo que tenía metido. << Mi Laurita que rico >>. Dijo mientras lamia el plug. << Por favor, vuelvalo a meter y enciendalo >>.  Le dije. janneth escupió en mi cola y lo introdujo lento, poniendo la primera velocidad. Mis gemidos no cesaban de lo rico que se sentía. Janneth siguió jugando con el plug por varios minutos, probando las diferentes velocidades hasta llegar a la máxima. Sentía que no iba a aguantar. Metía el plug cada vez más rápido y mis gemidos cada vez eran más fuertes. << Por favor Señora Janneth, penetreme, hágame suya >>. 

Janneth me tomo del cabello y medio la vuelta, me subió encima de la mesa y me dejó las piernas bien abiertas. Me desamarre la tanga de ambos lados la cual tomó Janneth junto con el cachetero y los metió en mi boca. Me escupió en la cola y después a su pene y lo puso en la entrada de mi ano. Sentia como ese enorme dildo lleno de venas falsas y cabeza grande abría mi cola hasta donde hace mucho no se abría. Mis gemidos pasaron a gritos con cada embestida que me daba esta hermosa mujer. Se quitó el blazer y bajo el straple dejando sus enormes senos por fuera, despues me volvio a tomar por la cadera y me dio sin piedad. 

Me sacó el pene de mi cola y bajo un poco su mirada para ver que tan abierta me tenía. << No es suficiente. Quiero ver ese hueco más abierto >>. Me tomó de un brazo y me bajo al piso. Me quitó el vestido dejándome solamente en ligueros, mientras ella me pasaba su celular. << Tengo un huevo vibrador adentro, lo puedes controlar con esta aplicación. Usalo como gustes >>.

Tomó mi abrigo y su blazer de cama, poniendome sobre ellos. Abrió mis piernas, se acostó sobre mi y me empezó a bombear mientras yo jugaba con las velocidades del vibrador que ella llevaba puesto. Sentía su pene hasta casi mi estómago y comenzaba a sentir dolor de lo lejos que estaba llegando, pero no quería que se detuviera. Yo aumentaba la vibración de su huevo a medida que ella incrementaba la velocidad y profundidad con la que me daba sincronizando nuestros gemidos. Me continuó dando así por unos minutos más hasta que, << Por favor Señora Janneth no pare. ¡¡¡Más duro, así, más duro!!! >>, su pelvis comenzaba a chocar contra mis nalgas haciéndome comer todo ese pene mientras yo ponía toda la velocidad del vibrador. << ¡¡¡ Por Dios, me estoy viniendo!!! >>. Janneth apretó los ojos y abría su boca conteniendo la respiración mientras me enterraba el pene más fuerte y profundo. Yo no podía aguantar más, y cuando Janneth me lo enterró todo, yo solté una gran descarga de semen dejando mi estomago y parte de mis senos llenos de leche.

Mis piernas temblaban si poder controlarlo y Janneth no paraba de bomberarme. << ¡¡¡Apágalo por favor, apágalo!!! >>. Le quité la velocidad al huevo desde el celular y por fin Janneth dejo de penetrarme. Su cuerpo tembloroso por el orgazmo quedo tendido sobre mi cuerpo también tembloroso. Me sacó el pene de mi ano haciendo que gimiera de nuevo de placer. Acercó su boca a mi abdomen y limpio todo el semen con su boca sin pasarselo. Me tomó por la cadera de nuevo levantando mi cola y poniendo mis piernas lo más cerca que pudiera de mi cara. Con sus dedos abrió mi ano y escupió todo el semen que había limpiado con su boca en mi ano totalmente dilatado.  << Siente tu propia leche caliente >>, me dijo mientras sentía como todo mi semen se comenzaba a escapar de mi ano untando mi pene y mi cola. << Expulsalo todo >>, me dijo Janneth.

Hice fuerza haciendo que se saliera todo de mi cola bañandome en mi propia leche. Janneth atrapaba todo lo que podía sus manos paramelo a comer. Deje sus manos limpias y ella dejo mi cola, piernas, pene y por donde tenía leche también limpios con su lengua. También la pasó sobre mi ano para limpiarlo, la metió toda sacandola, metiendola y succionado para comerse hasta la última gota. Bajo mi cadera y se acostó a mi lado para darme un beso suave y apasionado.

Por último me dijo: << Estás contratada >> 

Publicación anterior Siguiente Mensaje