DESPUES DE ESTA EXPERIENCIA NO CAMBIO LOS MADUROS

DESPUES DE ESTA EXPERIENCIA NO CAMBIO LOS MADUROS
Escrito originalmente por juanitaa en Guiacereza.com

Yo acababa de cumplir 18 años, siempre he sido una mujer juiciosa, estudiosa, responsable, muy casera y no tan de mente abierta como lo soy ahora, había tenido encuentros con un amigo del colegio, pasaba muy rico con él y aunque no teníamos nada serio llegamos a tener sexo casual una que otra vez...

Cierto día estaba yo en una finca con mi familia y amigos de mi papa también con sus familias, el dueño era el jefe de mi padre que por temporadas venía a quedarse en Medellín la finca quedaba en santa fe de Antioquia. Cuando llegamos a la finca el señor don Fernando él tenía entre 45-50 años, un hombre canoso, alto, de piel blanca, ojos café claro y bien vestido, olía siempre delicioso,  nos recibió muy bien y cuando mi papá me presento como su hija en su cara se le notó el morbo al verme me gustó nada más por el morbo que sentía por mí se le notaba que me desvestía con la mirada, que quería devorarme; nos instaló en una habitación a mis padres y en otra más pequeña a mí. Al pasar de los días yo notaba su interés de el por mí pero nunca se me ocurrió pensar lo que pasaría, simplemente pensé que era solamente porque quería ser atento.

Un día como era costumbre nos levantamos a desayunar temprano y en medio del desayuno a uno de los amigos de mi papa se le ocurrió ir al pueblo almorzar, yo no quería ir le dije a mi papa que prefería quedarme bronceándome que si no había problema y él me dijo que si porque don Fernando también tenía que quedarse por algo que tenía que hacer que estaba bien mientras no lo molestara; llegaron las 12 y todos se subieron a los carros y se fueron.

Me quede yo en el cuarto cambiándome al rato baje a la piscina y me acomode bien para tomar el sol, como yo estaba dándole la espalda a la puerta que da a la piscina sentí unos pasos y me hice la dormida como mis gafas de sol eran bien oscuras veía todo, era el señor Fernando, mientras él creía que estaba dormida veía sus caras de morbo como queriendo demorarme hasta paso su lengua por los labios como si se saboreara, espere unos minutos y me hice la que desperté, amablemente me saludo y me dijo que creía que estaba sólo, le dije que no. estaba muy bien acompañado, a lo que el asintió con la cabeza corrió una silla y me dijo voy a sentarme aquí a esperar que llegue mi empleado, le respondí dale nos hacemos compañía entonces.

Empezamos hablar y aunque al principio me sentí un poco incómoda al cabo de un rato la conversación fluyó bien y hasta nos reímos un buen rato. Como llevaba un buen tiempo al sol decidí tirarme a la piscina para enfriar mi cuerpo, cuando me levanté de la silla no pude evitar notar nuevamente esa cara de morbo como la de la primera vez que me vio, sensualmente me tire a la piscina y cuando salí volví a la silla y empecé a ponerme bronceador en todo mi cuerpo, empezando por mis piernas, siguiendo por mi entrepierna, mi estómago y mi deliciosa cinturita, en los brazos y finalmente en mi pecho esta vez lo hice para provocarlo, me excitaba mucho sentir y ver esa mirada tan morbosa que sin decir palabra se le notaba que estaba teniendo los pensamientos más degenerados que jamás me imaginaria; cuando estaba tocando mis pechos frotando el bronceador noté una erección y decidí dejarlo hasta ahí, aunque me excitaba mucho era más el miedo de que mi padre se enterara, pero cuando me voltee para broncearme por la parte de atrás él se ofreció a echarme el bronceador y yo estaba tan excitada que no pude evitarlo, inmediatamente le dije que sí, me voltee y estando acostada boca abajo me solté el sostén el inmediatamente me dijo así me la pones más difícil le respondí con una risa coqueta y le dije que no quería que me quedarán marcas, el respondiendo con lógica me dijo que entonces me los hubiera quitado para que no me quedarán marcas adelante, sin pensarlo entonces me quite sólo el sostén vi su reacción de sorprendido pero se quedó callado y empezó a echarme el bronceador en la espalda masajeándome y momentáneamente pasaba sus manos por los lados de mis pechos cuando empezó por mis piernas empecé a mojarme cada vez más hasta llegar a mi trasero y me lo masajeaba cada vez más y más hasta que metió sus dedos pulgares por dentro de mi panti y me pregunto si no me importaba que me quedara la marca del panti? De lo excitada y concentrada que estaba no me faltaron ganas de decirle que me lo quitara, pero mejor dije,,, “no hay problema, igual ahí nadie me va ver”, siguió masajeando mi trasero y yo lentamente abriendo mis piernas, él lo entendió y poco a poco fue bajando su mano hasta que llego a tocar mi mojada cuquita la toco por varios segundos y sorprendido me dijo que no era muy ético lo que estaba haciendo se levantó de la silla donde estaba sentado y se fue sin decir nada.

Fue demasiado oportuno el momento de irse porque no pasaron más de 5 minutos antes de que empezara a llegar la gente, escuche los carros parqueando entonces me puse otra vez el brasier del vestido de baño y me tire a la piscina a nadar para calmarme un poco…

Con el pasar del día fue un poco incómodo pero igual nos hablamos con normalidad, por la noche tenían planeado un asado y tomar entonces aproveche para ser la que servía y emborracharlos a todos (bueno, todos los que tomaban que eran la mayoría).

Como a mí también me gusta tomar, me tome uno que otro, no me gusta tomar mucho en familia y menos ahí que eran amigos de mi papá para no dar mala impresión.

Mientras yo servía y estaba muy pendiente de que nadie se quedara sin tomar, don Fernando y yo nos mirábamos de una manera indescriptible, como si supiéramos lo que estaba a punto de pasar.

Como a las 11 de la noche se acabó el licor y yo me despedí y dije que me iba ir acostar, al rato escuche que él dijo que iba ir con su trabajador a comprar más licor, entonces yo en la habitación poniéndome la pijama cuando el llego, le dije que, que hacia aquí, de pronto se daban cuenta, me respondió que mando a alguien por el licor y eso nos daría un tiempo a solas. Después de decir eso me rodeo con sus brazos, me cargo y me dio el beso más excitante de mi vida, nos besamos y nos manoseamos un buen rato hasta que escuchamos un ruido afuera de mi habitación, entonces mejor decidí parar ahí y le dije que había mucha gente, que lo dejáramos para después, saco su celular y guardo mi número, me dio un último delicioso y excitante beso y se fue, al otro día fue igual que la noche anterior, con las miradas nos demostrábamos lo mucho que nos deseábamos, después del almuerzo estaba yo en la habitación terminando de empacar y don Fernando me escribió al WhatsApp y me dijo que quería despedirse de mí, que me esperaba en el garaje, me asegure que no había nadie me viera y allá llegue, fue mucho más intenso que la noche anterior, me dijo que no se explicaba que le pasaba conmigo (pensé que solo eran ganas de comerme pero no dije nada), lo bese me cargo y me sentó encima del capo de una camioneta y ahí me empezó a besar más excitante e intensamente que la noche anterior (pienso que eso de pronto se debió a que ambos nos teníamos muchas ganas) de repente me dejo de besar y me dijo que no quería que fuera así, que me llamaría.

Nos devolvimos un lunes para la casa y el no llamo ni escribió hasta el sábado, me dijo que tenía muchas ganas de verme, quedamos de vernos en su apartamento dijo que mandaría a alguien por mí, pero preferí irme en taxi por miedo a que mi papa se diera cuenta.

Ese día sabía que iba a pasar algo más de lo normal y me preparé con ropa muy sexy.

Toqué la puerta y me abrió, desesperado comenzó a besarme y tocarme me sentía aún más excitada que las veces que me beso en la finca (no sé si lo hacía intencionalmente o solo era porque yo sabía a lo que iba), me cargó y me sostuvo en su cintura, me llevó al cuarto, ahí me empezó a desvestir, sacó mi blusa luego el brasier, me chupó los senos de una manera sensacional, bajó a mi vagina, me quitó la tanga y empezó a hacerme un oral... Mmmmh... Era maravilloso, yo solo gemía y le pedía más... después de un rato un orgasmo tras otro, me volteo y empezó a chupar mi culito y a meter su lengua en el mientras metía los dedos lentamente en mi cuquita, sacaba los dedos de mi cuquita y me pasaba la lengua y se saboreaba todos mis juguitos. Cuando ya estaba bien mojada me penetró, lo fue metiendo poco a poco fue algo que me encantó, fue subiendo el ritmo de sus embestidas hasta el punto que no podía hacer más nada que gemir y gritar, luego de un rato me senté en el y me metí su deliciosa verga, empecé a moverme lentamente y después un poco más rápido entre más sentía su deliciosa verga dentro de mí, más me excitaba y más rápido me movía, mientras el me tocaba mis tetas, las chupaba, a ratos me las mordía y cuando sentía sus dientes morder mis pezones él podía sentir mis orgasmos cada vez más intensos, el noto mis orgasmos cada vez que me mordía y cada vez lo hacía con más frecuencia y con más fuerza (no al punto de hacerme daño), eso me excitaba demasiado,me acerque para darle un beso y el aprovecho para bajarme de encima me volteo y me puso en 4 y me volvió a meter su grande y dura verga, yo feliz yo no quería que ese sexo tan delicioso terminara me moje más cuando la volvió a meter lentamente y para después empezar a darme duro (aclaro no era anal) después de un rato de darme duro y de hacerme mojar a chorros (squirt) en su cama varias veces, sentí que lo saco y empezó a masturbarse, me senté en la cama y empecé a mamárselo y a masturbarlo así seguí intercalando mano y boca hasta que me pregunto que donde quería que terminara, le dije que en mis tetas y así fue después de seguir mamándoselo un rato.

Después de el terminar nos sentamos en la cama y el prendió un cigarrillo, me ofreció uno y lo acepte, se sorprendió al saber que yo fumaba pero igual no dijo nada, me dijo que si quería tomar whisky era lo único que tenia de licor, hablamos un rato mientras tomábamos y lo volvimos hacer varias veces ese día, y ese día fue el día que empezó una larga relación entre don Fernando y yo, primero fue solo fue algo de sexo casual pero con el tiempo nos acostumbramos cada vez más uno al otro y ahí las cosas se pusieron un poco mas serias.

Nota: me disculpan si estuvo largo, algún error de ortografía o de redacción, hice lo mejor que pude

Publicación anterior Siguiente Mensaje