Del Gimnasio

Del Gimnasio
Escrito originalmente por manuelferrara en Guiacereza.com

Por esos días en el gimnasio había una mujer de unos 50 años muy buen puesta, peliroja, con un cuerpo muy bueno proporcionalmete hablando  y con una cara de "cómeme", la veía de vez en cuando y solo cruzabamos el saludo. Un día la entrenadora me mencionó que la señora me mandaba saludes, lo tomé normal pero con animo de: "esto está listo". Pasaron unos días sin verla y cuando coincidimos la salude como siempre y ese día si la empece a mirar con mucho morbo mientras hacia sus ejercicios, total sin pena, que lo notara y lo hizo porque mas de una vez se sonreia. En un momento me acerqué y le empecé a hablar , y entre la coversacion muy normal me dijo que estaba preocupada porque ese día se habia ido el agua en la casa y como se iba a bañar, pues entre charla sin apostar por un si le ofreci mi casa para que se duchara despues del entrenamiento, abrió sus ojos y me dijo que no porque mi esposa podria decir algo, le dije no soy casado, vivo solo en este momento, comenzo a decir que le daba algo de pena sin embargo despues decirle en varias oportunidades que no habia ningun problema aceptó. Salimos del gimnasio y en el trayecto la piropeaba de forma muy leve sacando sonrisas, llegamos a la casa, le ofrecí algo de tomar, la conversacion era amena, le dije que si se queria duchar ya y le saque una toalla y la dirigí al baño de mi habitación, entró y me dijo que iba a dejar la puerta medio abierta para que siguieramos conversando mientras se bañaba, entró a la ducha y desde mi cama no podia ver nada la verdad pero seguiamos la conversación, comencé a imaginarla desnuda y me empecé a tocar un poco, en ese momento me puse muy caliente, no sabía si entrar de sorpresa o esperar a que saliera en toalla, decidí esperar hasta que me dijo que por qué no ahorrabamos agua, la frase por el planeta, inmediatamente me acerco al baño y le digo que me repita y me lo dijo nuevamente, en ese momento lo tenia muy parado y sin pena me quite la ropa y me meti a la ducha, ahi se puso nerviosa pero sonriendo me lo fue cogiendo con las dos manos y diciciendome varios piropos para que me acercara mas, no la creía, la empecé a besar mientras me lo cogía, le cogía las tetas mientras el agua caía, dejé que ella se arrodillara y comenzó a mamarmelo delicioso, que imagen tan excitante, le comí esa boca muy rico, estaba muy excitado, se lo sacaba para pajearme mientras la tomaba de la cara para que me mirara mientras lo hacia, la levante y era el turno mio, se la chupé hasta cansarme, se estremecía , gemía delicioso, me paré me pajeaba unos segundos para que me viera mientras la cambiaba de posición, ella se giró sola, me paró su culo y abrío un poco las piernas, cogí mi verga y le pegaba por todo ese culo y en ese chocho antes de penetrarla, me preocupaba la lubricación por el agua entonces la accedí suavemente, se lo metí todo y los gritos y gemidos empezaron a salir, movía ese culo delicioso, recosté la espalda en la pared y le daba durisimo, cogiendola de los brazos hacia atras, dandole nalgadas, estaba demadiaso excitado, empezó a decir: "asi, asi, asi, que pipi tan rico, metelo todo", eso me pone a punto, "dame que me vengo, dame", se vino con un gemido muy largo y yo no paraba, cuando sentí que ya venía la giré y la arrodillé nuevamente, cogí su cabeza y ella me masturbó hasta que saltó toda la leche en su cara, se lamía, yo gemía, se pegaba en la cara con mi chimbo, un polvo muy bueno.

Publicación anterior Siguiente Mensaje