CON UNA LINDA TRANS

CON UNA LINDA TRANS
Escrito originalmente por CINCUENTASEX en Guiacereza.com

Entramos en mi carro al motel, le había pedido que se vistiera lo mas femenina posible para evitar las miradas suspicaces del portero. Se vistió con un jean y una blusa de flores escotada que dejaba ver sus pechos firmes. Ella tenía un rostro con facciones suaves, se había operado la nariz y usaba lentes de contacto verdes, cualquiera pensaría que era una linda mujer. Se maquilló de forma discreta y peinó su cabello largo con ondulaciones, nadie dudaría que era una mujer.

El portero nos recibió a la entrada del motel, miró hacia adentro del carro y se detuvo unos instantes en mi amiga, no puedo decir si notó o no que se trataba de una trans, aunque en realidad ya no me importaba. Le dije que queríamos una habitación por un rato y nos indicó hacia donde dirigirnos, corrió adelante del carro para abrirnos la puerta del garaje de la habitación asignada. Una vez entramos con el carro y se cerró la puerta me sentí mas relajado, ya estábamos solos, aislados de miradas recriminadoras.

Entramos a la habitación que era amplia y tenía una cama inmensa preciosamente tendida con muchas almohadas y cojines y un gran espejo de pared. En una esquina estaba el baño y la ducha estaba separada de la habitación por una pared de vidrio.

Ella empezó a desnudarse de una vez y quedó solo en unos diminutos pantyes negros de encaje que difícilmente ocultaban su sexo. Sus tetas operadas eran preciosas y con su cola redonda el cirujano también había hecho un gran trabajo, era realmente una mujer muy bella. Yo ya estaba completamente desnudo y mi erección ya era notoria. De pie nos abrazamos y nos enredamos en un beso de lengua apasionado, ella empezó a masajearme el pene, después me pidió bajar para hacerle sexo oral, no lo dudé, me arrodillé y saque su pene del diminuto panty que llevaba y lo empecé a lamer y lo introduje totalmente en mi boca. Lo disfrutaba, le lamía el glande y le acariciaba sus pequeños testículos. Así estuve por un rato hasta lograr excitarla y tener una erección firme. Me pidió que parara y nos acostamos. Yo me recosté boca arriba y ella empezó a chupar mi pene que estaba ya con una gran erección. Nadie como ella me hace sexo oral, me lame los testículos pasa toda su lengua por mi pene y después se lo traga todo, es una locura. Después hicimos un 69, ella aprovechó y empezó a lamer la base de mis testículos y recorrió con su lengua el camino hacia mi agujero y empezó a meterme la punta de su lengua, eso me excita mucho.

Me puso de espaldas y empezó a comerme el culo, me lo mordisqueaba suavemente y lo lamía, me estaba preparando. Después me puso en cuatro y me abrió un poco de piernas y volvió a lamer mi culito, después acercó su pene erecto y lubricado y empezó a rozarlo por mi ano, sentí un delicioso cosquilleo, preludio de lo que estaba por venir. Empecé a mover mi cola en círculos y a empujarla hacia atrás en señal de deseo, ella lo entendió y empezó una penetración suave. Siempre es un poco doloroso al principio, a pesar que su pene no es muy grande. Esta vez quería resistir y que me lo metiera en esa posición, clavé mi cara en la almohada y dejé que taladrara mi culito. Finalmente me lo introdujo todo y ya no sentía dolor, empezó a bombearme suavemente y luego aumentó el ritmo y ya lo disfrutaba plenamente, echó su cuerpo sobre el mio y buscó mi boca y nos fundimos en un apasionado beso de lengua mientras no dejaba de culearme, que delicia. Así estuvimos por mas de 15 minutos mientras me masturba por cortos períodos y alternaba pellizcándome las tetillas, que rico se siente. Después me voltea y me pone en posición de pollo asado y sigue bombeándome, no sé como se las arregla pero me hace sexo oral mientras me penetra, estoy a punto de estallar, ella lo sabe y deja de chupármelo y continúa dándome verga solamente, nuestros cuerpos ya están sudorosos, me pide que le chupe las tetas y así lo hago, esto la excita demasiado, está a punto de venirse en mi culito. Le pido que pare un momento y así lo hace, lo saca y seguimos besándonos solamente por un buen rato. Después le pido que me penetre de pie. Me acomodo apoyando mis antebrazos contra la pared y le ofrezco mi cola sacándola un poco para facilitarle la tarea. Ella abre un poco mis piernas, me toma de las caderas y apunta su pene nuevamente en mi culito abierto y lubricado y empieza un mete y saca delicioso. Todo esto lo hacemos frente a un espejo lateral que me permite observar toda la escena y puedo ver como entra y sale de mi, y puedo ver sus lindas tetas. El morbo que me despierta saber que una mujer me está penetrando es indescriptible. Ambos estamos a punto de reventar, no aguantamos mas, ella me dice que quiere venirse ya, yo le digo que me masturbe para terminar los dos, y así lo hace, el ritmo final es frenético, estamos a punto de llegar, ella empieza a bombearme furiosamente y no deja de masturbarme, finalmente vemos estrellas, no puedo evitar un quejido profundo y siento simultáneamente como su chorro tibio inunda mis entrañas y de mi pene salen borbotones de semen que se estrellan contra la pared, que final tan alucinante, es el mejor sexo que he tenido en mucho tiempo. Así estamos por unos momentos, mis piernas están temblorosas y nos acostamos jadeantes en la cama para recuperar fuerzas.

Ha pasado casi media hora de descanso, creo que alcancé a dormir unos momentos. Quería asearme un poco y fui a la ducha, me paré por un buen rato bajo el agua tibia que me relajaba, ella se me unió y nos enjabonamos mutuamente, le pasaba el jabón por sus tetas y esto la empezó a excitar otra vez, ella metía su dedo enjabonado dentro de mi culito, era un juego delicioso. Así estuvimos varios minutos hasta que empezamos nuevamente a calentarnos. Nos besamos apasionadamente mientras acariciábamos nuestros cuerpos, ya nuestros penes empezaban a tener una nueva erección.

Ese día quería ser yo la mujercita, así que le pedí que me penetrara otra vez. El baño tenía unos 100 x 130 centímetros y en un lado tenía un escalón de unos cincuenta centímetros de altura que tenía la intención de servir de asiento para los amantes, ella se sentó y me pidió que me sentara sobre ella, de frente. Le obedecí y me senté sobre su pene ya erecto, apoyando una pierna en el piso y la otra pierna montada sobre ella y apoyada en el escalón, y con mis brazos la abracé por el cuello, en esta posición empecé a introducirme su pene poco a poco, movía mi cola en círculos y bajaba lentamente hasta tenerlo todo enterrado. Empecé a cabalgarla lentamente mientras ella chupaba mis tetillas, que sensación tan deliciosa e indescriptible, me sentía como una putica. Nos besábamos apasionadamente y yo subía el ritmo cada vez mas, mi pene erecto se bamboleaba al ritmo de mis movimientos. El vapor ya inundaba todo el recinto y nuestros cuerpos húmedos se fundían en uno solo. Fueron momentos eternos y sublimes. Ella me pidió algo nuevo, quería terminar en mi boca, era tanta mi excitación que no pude negarme, así que me desmonté y le juagué su pene con el chorro de la ducha y procedí a darle la mamada que quería. Puse todo el empeño de mi parte para hacerla sentir bien, me lo metía hasta el fondo de mi garganta, le lamía el glande, lo masturbaba, era tanta mi pasión que no tardé mucho en tenerla a punto de venirse, se puso de pie y tomo con fuerza mi cabeza y me empezó a marcar el ritmo de la mamada, empezó a dar resoplidos, era inminente su eyaculación, aumenté la velocidad y logré una explosión de semen en mi boca, saqué el pene y la segunda descarga la recibí en la cara, era una experiencia nueva para mi, restregaba su pene sobre mi cara y lo lamía mientras ella resoplaba de placer. Me puse de pie y le pedí que me penetrara antes de que perdiera su erección para terminar yo también, así que me volteé, y yo mismo le abrí mis nalgas y le ofrecí mi culo, sin dudarlo me penetró y me empezó a culiar fuertemente mientras me masturbaba. Era alucinante, nos fundimos en un apasionado e intenso beso de lengua, y así, bajo la tibia lluvia de la ducha y en medio del vapor que inundaba el baño, acabé en medio de espasmos y tuve uno de los polvos mas espectaculares que he tenido oportunidad de vivir.

Publicación anterior Siguiente Mensaje